Ahora se dedica a los criptogramas el presidente del PP Pablo Casado. O eso al menos parece con los mensajes que lanza en la red social Twitter. Mensajes extraños a descifrar que indican su incapacidad para expresarse en términos comunes y normales, sin mentiras y que indiquen algo verosímil cuando menos. También indican este tipo de mensajes que no hay mucho en esa cabeza que porta sobre los hombros y que los títulos parece ser que se los han regalado. En más de una ocasión hemos afirmado que él habrá pasado por la Universidad pero la Universidad no ha pasado por él. Con este tipo de mensajes queda claro que habría que dudar de su paso por aulas de escalafón menor a la Universidad.

“1+1+1= Iceta” ha escrito en solitario. Como ustedes comprenderán nadie en su sano juicio ha visto más allá del significado, salvo para recordarle que tres eran tres los miembros del trifachito. O que esa suma genera 66 escaños de hundimiento. Pero no, gracia a Rafael Hernando, más conocido en ciertos círculos periodísticos como “el Hienas”, hemos podido descifrar que se referían al mensaje que circulaba por España pidiendo el voto en el Senado para el primer candidato de cada partido del trifachito. Como han perdido la mayoría senatorial y ahora la tienen “esos rojos aliados de los comunistas y los que quieren destruir España” está enfurruñado. Aún no ha asumido que está de salida porque las personas no aguantan el hedor a corrupción que se encuentran impregnado en la piel de sus candidatos. Sigue erre que erre con la teoría del Senado, que es falsa además. Eso sí, deja Hernando un insulto por el camino, propio de quien anda escaso de argumentos.

Expliquémoslo. Tomemos como ejemplo la circunscripción al Senado de Madrid donde el PSOE ha obtenido 2, PP 1 y Ciudadanos 1 de los cuatro posibles. Si extrapolásemos los datos del Congreso al Senado se vería que el PP no hubiese sacado ni uno. Hubiese ganado el PSOE, si todas las personas votasen a los tres candidatos del mismo partido, al reunir cerca del millón de votos, seguido por Ciudadanos que obtuvo setecientos mil votos. El PP no hubiese sacado ni un senador. Sin embargo, como las personas cambian en cierto sentido el voto al Senado, el PP logró captar bastantes de Ciudadanos y Vox. De hecho su senador más votado obtuvo un millón de votos, lo que supone trescientos mil más que el propio Pablo Casado.

Si las tres derechas hubiesen utilizado el “1+1+1” el resultado hubiese sido el siguiente: PP 1, PSOE 1, Cs 1 y Vox 1. Clara mayoría de la derecha. En votos hubiesen estado en unas cifras cercanas a un millón ochocientos mil, dejando al PSOE muy lejos con el millón de votos que obtuvo. Si esto, que es un cálculo sencillo, suponiendo, que es mucho suponer, y que las personas no tuviesen estómago para votar a neofascistas o a corruptos, les hubiese dado la mayoría en el Senado al trifachito. Hubiesen ganado casi todas las circunscripciones senatoriales y hoy los 142 senadores serían del trifachito. No serían del PP, pero sí de los tres grupos de la derecha. Y es aquí donde se encuentra la mentira y el enfado de Casado y su troupe de mentirosos odiadores. Lo que le molesta no es el “1+1+1”, que estratégicamente les daría mayoría sino carece él de esa mayoría.

Como piensa que la ciudadanía española es poco menos que idiota sigue con su mantra de que el “1+1+1” le ha quitado el poder en el Senado, cuando quienes han realizado ese gesto ha provocado que en lugares como Madrid haya conseguido un senador que de otra forma no habría visto y sería un fracaso mayor. De utilizar esa estrategia hubiesen conseguido sumar entre los tres, pero Casado, además de ignorante, es un totalitario en potencia. O todos míos o el resto sois culpables de lo que pase. No entiende, ni quiere, la pluralidad de pensamiento que existe en España y no precisamente por el nacionalismo secesionista, sino por la propia derecha que tiene tres cabezas como Quimera (ser con una cabeza de león, otra de serpiente y otra de cabra, ahora ajusten ustedes mismos la cabeza al partido). No es contra Miquel Iceta realmente el mensaje, sino contra la democracia plural. No quiere el “1+1+1” porque no son suyos.

En el PP siguen riéndole las gracias a su presidente sin percatarse de que no sólo es un político nesciente, sino que algunas gárgolas tienen más visión estratégica. No le gusta Iceta y le ha puesto un cordón sanitario cuando ni es senador todavía. No le gusta la gente dialogante, que entiende la democracia como una deliberación y su expresión en acuerdos o desacuerdos con votaciones. Para Casado la política es que gobiernen los suyos y los demás miren y protesten. El partido único en el Gobierno y los demás para dar imagen de pluralismo y así engañar al pueblo. Esa es su idea y por eso manifiesta su odio con los que no se ajustan a sus parámetros doctrinales (aunque no es el único de todos los políticos que tenemos en este país llamado España). Es un odiador profesional y un mentiroso compulsivo, y con mensajes como esos parece un tonto a las tres, a las cuatro y a la hora que se mire el reloj.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + dos =