Se venía avisando desde estas mismas páginas, en el PSOE se temían que el presidente de la diputación de Almería, Gabriel Amat, quería cerrar parcialmente la Residencia Asistida (para enfermos de Alzheimer) y no hacer obras como había manifestado. Las familias, como también se expuso, tenían temor a que ese cierre supusiese que poco a poco lo que se pretende es el cierre total de la Residencia. Se confirma que el Partido Popular ha pedido formalmente la reducción de 47 plazas de las 167 con las que cuenta la residencia tras el cierre que llevará a cabo del ala de poniente.

De momento quedan a salvo, por hoy no por mañana, las otras 120 plazas, aunque la falta de inversión, que han denunciado los familiares de los residentes, se observa con sólo entrar en la propia residencia, hace prever que se quiere deteriorar y retirar gasto de la Diputación para acabar cerrando la Residencia a medio plazo. Se recortarán plazas con gotero hasta que se pueda culpar a la Junta del cierre. Cuando, como denuncian desde el PSOE, Amat y su equipo llevan años sin invertir dinero en la residencia.

Juan Antonio Lorenzo, portavoz del PSOE en la Diputación, ha estallado contra Amat y el PP almeriense porque, pese a que lo advertían, se han acabado por confirmar las mentiras del presidente. “Nos han tomado el pelo, nos han mentido durante años, y lo que es peor, han mentido a los residentes, a los familiares y a los trabajadores” ha dicho Lorenzo. Para Gabriel Amat, ha querido recordar el socialista, cualquier inversión social supone un gasto, esto es, algo que no produce beneficio.

Nunca ha querido hacer obras Amat y su equipo. Lo sabían desde el principio pero así han estado jugando con los trabajadores, los familiares de los residentes y la Junta durante dos años. “Ha intentado durante todo este tiempo echar la culpa a la Junta engañándonos a todos y poniendo en riesgo a usuarios y trabajadores” ha culpabilizado a Amat el portavoz socialista. Juan Antonio Lorenzo ha recordado que Amat ordenó en 2011 el cierre del ala de levante y, ahora, seis años después, el ala de poniente corre la misma suerte puesto que “no hay intención de rehabilitarla para un futuro”.

Desde la diputación Ángel Escobar ha querido tranquilizar a los familiares de los residentes dándoles a entender que quienes ya están siendo atendidos seguirán estándolo. Que han solicitado el cierre de esas 47 plazas (no todas están ocupadas) para que la Junta deje de enviarles residentes y así poder trabajar en las reformas necesarias que necesita la residencia. Algo que no han hecho hasta la fecha. Los familiares han pedido también explicaciones a la Junta de Andalucía y han quedado en contestarles en cuanto los servicios jurídicos les comuniquen qué puede pasar.

Por otro lado, Diario 16 Mediterráneo ha tenido acceso a una nota informativa interna del CSIF donde se comunica al personal que antes de cerrar la unidad de Poniente se habilitará parte de la Unidad de Levante. Para ello comenzarán las obras el mismo lunes a fin de dotarla de las mínimas condiciones de habitabilidad y poder desplazar allí a residentes. Que todo apunta a que serán las mujeres pues sólo se dispone de un cuarto de baño completo. Una Unidad, por cierto, que carece de homologación. Además, según el comunicado, las intenciones de la Diputación es dejar la residencia en esas 120 plazas, con los perjuicios laborales para los trabajadores que se puedan derivar de ello. El CSIF manifiesta que tomarán todas las acciones pertinentes en defensa de los derechos de los trabajadores y el bienestar de los residentes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 4 =