La periodista Gauri Lankesh fue asesinada por unos hombres armados el pasado martes por la noche frente a su residencia en Bangalore, hecho que hace saltar las alarmas sobre la situación de la libertad de expresión en el país. El director general de la Policía de la ciudad de Bangalore dijo en rueda de prensa que unos hombres no identificados habían disparado a quemarropa a Gauri Lankesh: tres balas en el cuello y el pecho.

Asmita Basu, directora de Amnistía Internacional en la India, ha declarado que “Gauri Lankesh nunca tuvo miedo de decir la verdad al poder. Su asesinato debe investigarse a fondo, y los perpetradores deben responder ante la justicia. La policía debe investigar si ha sido asesinada debido a su trabajo periodístico”.

Gauri Lankesh, de 55 años, era la editora del semanario de Kannada Gauri Lankesh Patrike. Era considerada una periodista y activista independiente y franca, y una crítica acérrima de los grupos hindúes radicales de Karnataka.

En los últimos años, quienes ejercen el periodismo crítico y el activismo en India sufren cada vez más amenazas y ataques. Los gobiernos de los estados indios deben actuar para proteger a las personas cuyas voces disidentes se están silenciando. Hace demasiado tiempo que las investigaciones sobre estos homicidios son ineficaces.

El 30 de agosto de 2015, unos hombres no identificados mataron a tiros frente a su casa de Dharwad (Karnataka) a M.M. Kalburgi, un importante experto que criticaba la superstición religiosa y a los grupos hindúes más radicales. Han pasado dos años del hecho y ha habido muy pocos avances en la investigación y aún no se han presentado cargos.

En enero de 2017, el Tribunal Superior de Bombay criticó a la Oficina Central de Investigaciones por su lentitud en la investigación de los homicidios de Narendra Dabholkar y Govind Pansare, activistas asesinados en 2013 y 2015, respectivamente.

El Comité para la Protección de los Periodistas de Amnistía Internacional ha declarado que no se han dictado sentencias condenatorias en ninguno de los 27 casos de periodistas asesinados por su trabajo en India desde 1992. En 2016, Amnistía instó al gobierno central a que reuniera a periodistas, estudiosos y expertos en liberttad de expresión para que presentaran propuestas para un mecanismo nacional de seguridad y protección de periodistas.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 1 =