Ya hemos visto cómo desde la extrema derecha mundial se han manipulado elecciones para que populistas ultraconservadoras alcancen el poder. Estados Unidos o el Brexit son el mejor ejemplo. Sin embargo, esos métodos no los están utilizando sólo para ganar comicios, sino que disponen del nuevo sistema para manipular la voluntad de los hombres y mujeres de las democracias. Se trata del control absoluto del Big Data, del manejo de metadatos que vamos dejando en redes sociales o en nuestro propio historial de navegación de internet.

Los expertos en Big Data conocen los gustos culinarios, el consumo cultural, el tipo de mujer o de hombre que gusta a cada una de las personas, la hora a la que se van a dormir o se levantan. Lo saben todo con un solo clic. Para controlar esto hace falta, no sólo expertos, sino dinero porque acceder a esos metadatos cuesta mucha pasta.

La extrema derecha está utilizando el Big Data para influir en la voluntad de los ciudadanos

Esto es lo que está utilizando la extrema derecha mundial y, por extensión, el partido de Santiago Abascal para manipular la voluntad de los y las ciudadanas. A diferencia de la utilización acertada de las redes sociales que hicieron las nuevas organizaciones de izquierda, el control del Big Data necesita de mucha inversión que un partido fiscalizado no podría acometer. De ahí las dudas por los canales de financiación de estas formaciones ultras, entre las que se encuentra Vox. ¿De dónde sacan el dinero? Evidentemente, las élites financieras están más unidas a aquellos partidos que están dispuestos a destrozar el sistema de bienestar social democrático antes que a aquellos que, incluso desde el lado conservador, están dispuestos a recortarlo, pero no a eliminarlo.

En el año 1.988, Guy Debord alertaba del peligro de la desinformación en nuestras sociedades: «La desinformación se despliega ahora en un mundo en donde no queda sitio para verificación alguna». Ese fenómeno, hoy denominado posverdad, se une al conocimiento de las preferencias de casi toda la población. Ahí es donde está el triunfo de los neofascismos, su poderío y el fracaso de los demás partidos que siguen pensando en términos casi analógicos. El Big Data, que sirve para informar/desinformar, está controlado por unas pocas empresas, por unas pocas personas que tienen accenso a millones de datos y de conversaciones en internet. Así está Santiago Abascal construyendo el fenómeno neofascista de Vox gracias al Big Data.

Es sorprendente el crecimiento meteórico que ha tenido un partido minoritario. Hace unos cuantos meses, cuando Vox era algo extremadamente minoritario, Abascal entró en contacto con Steve Bannon y aquello se vendió como una alianza estratégica para acabar con la propaganda separatista. Les creyeron y no quisieron ver más. Bannon es presidente de Breitbart News y uno de los controladores de ese Big Data mundial. Así logró colocar a Donald Trump en la Casa Blanca y parece que a Vox en Andalucía. Está también vinculado a la Lega Norte italiana, el Frente Nacional francés, Vladimir Putin, el Partido de la Libertad de Austria, o la internacional neofascista.

Gracias a Rafael Bardají, miembro de Vox, Bannon podría haber ayudado a colocar sus mensajes a la formación ultra fascista española. Por esta razón, desde que entablaron contacto, Vox se comenzó a colar en encuestas, a aumentar sus afiliaciones, a llenar pabellones y a sacar 12 escaños en Andalucía.

Los contactos con Steve Bannon hicieron que Vox pasara de ser un partido residual a obtener representación parlamentaria en Andalucía

El discurso y las propuestas de Vox tienen cabida por la grave crisis económica, política y social que se está viviendo. Hay un posible caldo de cultivo, pero no todos los mensajes llegan a calar en todas las personas. Sin embargo, con una utilización adecuada del Big Data se realizan estrategias de propaganda prácticamente personalizadas: xenofobia para los xenófobos; antiestablishment para los más anarcoliberales; machismo para los que siguen creyendo en la supremacía del hombre sobre la mujer; tradición para los más conservadores; España mucha España para los nacionalistas españoles. Todo ello medido a la perfección y adaptado al contexto en el que se mueven.

Esto es muy peligroso para nuestra democracia porque saben a qué grupos mandar o colocar sus mensajes, porque ellos han sacado todos los datos de esos mismos grupos. España no está llena de fascistas, por muchos que haya, sino que en un periodo de crisis como el que se vive están colocando bien sus mensajes gracias al Big Data. Saben lo que tienen que decir y, algo que es más importante, cómo decirlo.

Los tiempos de crisis suelen ser los mejores escenarios para el surgimiento de los liderazgos transformadores. En España hemos juntado en esta época a Rivera y Casado lo que es un mal síntoma. Eso también está medido en el Big Data y los neofascistas lo utilizan y saben si hay que dar más presencia o no a sus principales dirigentes. Parece que a Vox que no le hace falta sufrir el desgaste de estar constantemente en los medios de comunicación y seguir subiendo. Salen cuando hace falta sin tener que ejercer un liderazgo con autoridad. La internacional neofascista está digitalizada gracias a tipos como Bannon que ya se lo cobrará de alguna forma en el futuro.

A diferencia de los fascismos del pasado, Abascal no necesita tomar el Estado en su totalidad, le basta con gobernar mediante la propia democracia y bajo los parámetros del capitalismo que les alimenta. Sin embargo, nos controlan y ahora quieren el Big Data del Estado para dominarnos completamente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × dos =