Parece que la “doctrina Villacís” es parte de los estatutos de Ciudadanos, pues no sólo la candidata oculta sus verdaderas actividades empresariales y sus conexiones de lobby, sino que otros candidatos también lo hacen. En el caso que presentamos, además, se añade que el candidato naranja se encuentra en fase de investigado (antigua imputación) por una fraude a la Hacienda Pública. José Manuel Egea, candidato a la alcaldía de Leganés y conocido karateka (varios campeonatos del mundo a sus espaldas), ha ocultado las actividades económicas de, al menos, una de las empresas que posee. Con el agravante de que podrían entrar en conflicto con sus actos como consejero de algunas sociedades municipales en las que participa.

Como desveló eldiario.es hace unos días, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Navalcarnero ha imputado a Egea por delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social tras la querella emprendida por la Fiscalía. Todo gira en torno a la empresa Construcciones Roleda SL donde, como reconoce Egea, es socio de la misma con “una participación muy pequeña”. Es más el propio imputado ha expresado que él mismo debería estar en la acusación porque es un perjudicado más. Desde el diario digital apuntaban a que estaría incumpliendo la Carta Ética de Ciudadanos, pero según fuentes internas de la formación naranja, al no ser caso de corrupción y ser una cuestión meramente mercantil no tienen intenciones de actuar. Igual que en el caso de Begoña Villacís.

El problema es que la Carta Ética de Ciudadanos expresa lo siguiente en su punto 5: “Efectuar una declaración jurada de sus bienes al acceder, en su caso, a un cargo público o institucional en representación del partido, y otra declaración jurada al abandonar dicho cargo”. Pues en la declaración jurada de bienes que consta en la web del Ayuntamiento de Leganés no están todos sus bienes o no están correctamente escriturados. En la misma declara poseer sólo tres empresas, las cuales son calificadas como sin actividad. Estas son SDV Partners SL (como Administrador Único); Yucata Sport Productions SL (como Administrador Único); y Sensei-Do Martial Arts SL (como Administrador Único). No posee casas ni automóviles a su nombre. Respecto a Yucata aparece en los datos oficiales como administración mancomunada con Ana Pilar García Ribacoba, pero no tiene actividad desde 2013. Sensei-Do también está sin actividad en AEAT y Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME). Pero son muchas otras las empresas que no han sido dadas de baja: Ottawa City SL (Alicante-Administrador Único); Egea Sport System SL (Lérida-Administrador Único); Club Deportivo Egea (Administrador); Global Sport Espectaculos (Administrador); Promociones Venta Carranza SA (Secretario); Turismo Integral Balder (Socio); más las dos sociedades municipales (Leganés Gestión de Medios y EMSULE) que es lógico no apareciesen en su declaración de bienes.

Declaración de Bienes Pública en Ayto. Leganés

Egea ha manifestado que todas las sociedades o bien están cerradas o en manos de sus hijos, algo que por lo que aparece en los datos de la AEAT y el BORME sorprende, bien por dejadez o por mentiras. Es más, escudriñando en esos datos públicos aparece una sociedad, que sí escribe en su declaración de bienes, y que sí tiene actividad. Aquí es donde el candidato miente SDV Partners ha tenido actividad durante el tiempo que ha sido concejal, tanta actividad como para cambiar este mismo año el epígrafe de actividades añadiendo la número 501: Construcción Completa, Reparaciones y Conservaciones. Justo lo que conllevaría un conflicto de actividades con su pertenencia a EMSULE, que es la empresa municipal de suelo y viviendas públicas.

No sólo esconde la actividad sino que el Ejercicio de 2019 (evidentemente es del año anterior) ha tenido unos beneficios de 2.249.773 euros. Dos millones y cuarto de euros para una empresa sin actividad igual es cuando menos sorprendente. El por qué esconde estos datos Egea, pues jura y perjura que no tiene esa empresa, no se sabe. Lo que es cierto es que es accionista mayoritario en una sociedad unipersonal pero tiene como Administrador Único a Eduardo Santos Simoza. Por tanto el candidato está ocultando que su empresa sí tiene actividad, que la tiene en manos de alguien de su confianza pero que le sigue reportando ingresos, los cuales se ocultan en el ejercicio de transparencia. De esta forma Egea incumple el punto 4 de la Carta Ética: “Abstenerse de realizar cualquier actividad privada que ponga en riesgo el ejercicio desempeñado como cargo público, o que pueda suponer un conflicto de intereses”. Una empresa de construcción activa entra en conflicto con los intereses de quien está en una empresa de construcción y viviendas de carácter público.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 4 =