La verdad es que en Ciudadanos siguen las encuestas a rajatabla. Si sus asesores en la materia dicen que bajan en tal estrato social, rápidamente utilizan frases y palabras con las que intentar hacerse con su cuota del estrato. Así ocurre que, de la noche a la mañana, pasan de defender a la clase media y la sociedad civil (si es que saben qué es esto) para defender a la clase trabajadora. Eso ha hecho Begoña Villacís, la “cuñada de turno” del domingo, para tratar de criticar al gobierno y atacarle en su propio flanco. Han pasado de ser un partido de clase media a ser obrerista… sin mancharse las manos, que todavía hay clases.

“Ciudadanos no apoyará los Presupuestos podemizados del PSOE con subidas de impuestos a la clase trabajadora” ha afirmado Villacís. Obrerismo barato para captar la atención de quien les ve como lo que son, los hijos e hijas del Ibex-35, pese a que Juan Carlos Girauta lo niegue en una entrevista. O para hacer demagogia que también es parte del cuñadismo ideológico de Ciudadanos. O porque Villacís no sabe de qué habla ya que el gobierno del PSOE y su socio Unidos Podemos en ningún momento han hablado de subir impuestos a las rentas más bajas. En ningún documento de los que han facilitado hasta el momento se habla del precariado, de la clase trabajadora, de los parias de la Tierra, ni nada por el estilo. A ver si es que Villacís se ha equivocado y quería decir clase capitalista o clase media trabajadora.

Parece ser que, por el nivel de precariedad tan elevado que han generado las políticas austericidas, el expolio neoliberal y el salvamento a la fracción financiera, sólo queda en España una clase que pueda recibir tal y nombre y que trabaje: la clase dominante y capitalista. Por eso Villacís dice que le van a subir los impuestos a la clase trabajadora porque para ella los únicos que trabajan son los capitalistas. El resto es el lumpen social que vive a costa del dinero de ese 20% de la sociedad que acumula el 80% de las riquezas. Como ella y su familia que atesoran más de 100 casas/pisos y lleva mucho trabajo cobrar las rentas y utilizarlos para alquiler turístico, entre otros.

Tienen cara para decir esto y mucho más, de hecho mienten en los CVs y no dimiten nunca, como lanzar el bulo del aumento de los impuestos para la clase trabajadora y así defender que se quiere hacer pagar a las rentas altas, a los especuladores financieros, a los que eluden pagos mediante artimañas como las Sicavs. Tiene cara para declararse casi obrerista y afirmar que “el PSOE está generando inseguridad jurídica” sin saberse el porqué. Sueltan frases para generar odio o miedo. Mienten a sabiendas para no quedarse fuera de cuadro político y que el sistema sea inestable hasta que consigan su objetivo. Como han hecho en Cataluña y les ha salido mal. O como pretenden seguir haciendo en España hasta que gobierne la derecha naranja, o azul-naranja. Mienten como mentían los fascistas alemanes e italianos, por cierto, intentando un interclasismo para beneficiar al capitalismo.

Sólo hay que escuchar a Inés Arrimadas que sigue arremetiendo contra la tesis doctoral de Pedro Sánchez. Sigue erre que erre desde una posición que le impide distinguir si hubo plagio, copia y pega, o regalo de una universidad privada. Pero ella insiste pese a no tener ninguna cualificación profesional para opinar. Como la mayoría de personas que hablan y hablan de la famosa tesis. Curioso que el único doctor en Economía, y prestigioso académico Luis Garicano, que hay en Ciudadanos no haya dicho nada hasta el momento. El caso, como sucede con los impuestos a la clase trabajadora, es seguir mintiendo para emponzoñar la política. Por suerte hay medios que no les deben nada a sus jefes del Ibex-35 y siguen contando las mentiras de Ciudadanos.

Post Scriptum. Los lectores se asombrarán de que hablemos de obrerismo cuando Villacís ha hablado de clase media trabajadora, ese constructo que no significa nada en realidad y que tanto utiliza también Pedro Sánchez. La cuestión reside, como pueden ver en los tuits que acompañan la información, en que desde Ciudadanos se ha cambiado tanto en nota de prensa enviada a los medios de comunicación como en Twitter para hacer ese énfasis. Sigue siendo lo mismo porque clase media-trabajadora sigue significando otra cosa distinta a lo que las personas normales entienden por clase media o clase trabajadora. Como se explicará otro día la clase media trabajadora no existe salvo en la mente de unos y unas cuantas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 10 =