El candidato a la alcaldía de Málaga por Libres, Iván González, ha visitado este jueves las obras de remodelación que se están acometiendo en el Parque Central de Bomberos de Málaga, sito en el Paseo de Martiricos, y que están poniendo en jaque la seguridad de los ciudadanos al entorpecer el trabajo de los propios efectivos de bomberos.

“Dragados se comprometió a sectorizar la obra por fases para no interferir en el trabajo de los bomberos y mantener unas mínimas condiciones de higiene. Sin embargo, hemos comprobado que no es así, que todo el centro está en obras. Taladran, pican o percuten en cualquier sitio sin importar el polvo que levantan y sin la mínima atención a los detalles”, ha denunciado González, quien ha constatado de primera mano que “la suciedad y el polvo han invadido el Parque y llega a las mangueras, a los almacenes, a los productos sanitarios, incluso al interior de los vehículos”.

El problema se acentúa cuando, en guardias de 24 horas, los bomberos intentan descansar. “Los obreros usan los martillos percutores al mediodía para así no molestar a los alumnos de la escuela de idiomas. Pero es la hora en la que, después de comer, los bomberos suelen descansar. Ahora el ruido no sólo lo hace imposible, sino que incluso, en ocasiones, no se ha podido escuchar ni la sirena del centro ni las instrucciones por megafonía”, ha declarado el dirigente de Libres.

Según han comentado algunos efectivos del Cuerpo a González, “la orden que tienen es la de no interferir en las obras, estas tienen prioridad. Es la consigna que han recibido desde la Jefatura cuando debería ser al revés: que las obras no interfieran en la actividad de los bomberos”.

En todo caso, para el candidato a la alcaldía de Málaga, esto podría haberse evitado “si hubieran trasladado a los profesionales al Parque de Campanillas o se hubiera habilitado alguna nave de manera temporal. Pero parece que Francisco de la Torre olvida que la seguridad de los ciudadanos está en juego”.

Por no hablar de que la remodelación tiene un presupuesto de 3,2 millones de euros, 2 más de lo que costó el Parque de Campanillas. “Y mucho nos tememos que ese coste aún será mayor. Y eso que nos han comentado algunos arquitectos que hay partes de los edificios que no se van a remodelar sino a revestir colocando placas encima de una estructura original que data de 1969. La solución más económica hubiera sido derribar las instalaciones ya antiguas y construir un nuevo Parque”.

De ahí que Iván González denuncie “las condiciones inhumanas en la se encuentran los bomberos en el Parque de Martiricos” y proponga “que Dragados cumpla con las condiciones pactadas para la obra, de tal modo que los bomberos puedan realizar su trabajo con normalidad para que los malagueños estemos a salvo en caso de emergencia”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =