Se queja la candidata del PP que la prensa le malinterpreta todo lo que dice. Isabel Díaz Ayuso dispara al mensajero cuando es ella solita la que lanza memeces por no pensarlas o por pensarlas, lo que a veces es casi peor. Lo de los trabajos basura lo dijo sin presión alguna en una entrevista hecha a comodidad de la candidata. También las plumillas y los analistas se mueven por Madrid y hablan con unos y otros para acabar intentando que la verdad salga a la luz. Pensar en el PP madrileño es pensar en opacidad y doble sentido en todo lo que prometen. Cuando hacen una promesa de tinte social con partida económica asignada no hay nada mejor que seguir la pista del dinero para hallar la verdad escondida. Y eso es lo que ocurre con la última propuesta de la amiga de Casado.

En su Manifiesto por Madrid afirma que creará 25.000 viviendas públicas (como las que tenían antes de regalarlas a fondos buitres) las cuales se alquilarán por habitaciones, enteras o se cederán para espacios de trabajo en común (coworking que dicen aquellos que aman España pero nada más que hablan en inglés). A esto se añade una suma, que estima en 12 millones de euros, de los cuales 8 millones serán para ayudas a los arrendadores, de esta forma ganarán lo mismo pero los arrendatarios pagarán un poco menos. Vamos que, en vez, de potenciar que los precios abusivos bajen, los disfraza de la única forma que entienden en el PP, regalando el dinero de los demás. Curioso que cuando los partidos de izquierdas hacen gasto social desde el PP clamen acusando de colectivismo, pero cuando son ellos los que despilfarran el dinero público es acción social. O capitalismo de amiguetes pues son esas capas de propietarios, especialmente los que tienen una buena cantidad de inmuebles (como la madre de Begoña Villacís, de ahí el título del artículo), quienes se beneficiarán.

Blackstone, el fondo buitre al que Ana Botella regaló a precio de saldo miles de viviendas, y diversas Socimis que tienen la mayoría de viviendas vacías sacarán una tajada de esta propuesta si llegase al gobierno Díaz Ayuso, que parece que no. Eso supondría que se les beneficia doblemente, al regalarles las viviendas que eran públicas, y ahora cuando se les regala dinero para que alquilen todas esas casas vacías. Capitalismo de amiguetes de manual porque en la candidatura del PP deberían conocer, más o menos, la disponibilidad de viviendas. Y si no lo saben peor porque demuestran que llevan casi tres décadas gobernando en Madrid sin enterarse de lo que pasa en la región. Un despilfarro en toda regla que pagarán todos los madrileños (es lo que tiene disparar con pólvora del rey) para que los beneficiados sean tres o cuatro grandes rentistas. Porque el señor o señora que tiene un piso en alquiler poco va a ganar en comparación. Eso sí, al dar ayudas al alquiler lo que provocará Díaz Ayuso es un aumento mayor de los alquileres. Al haber dinero fresco público los buitres acudirán a sacar la mayor tajada posible. Un mínimo análisis les haría ver esto, pero como están a lo que están, a entregar lo público al establishment, pues no quieren verlo. Eso sí, lo de rebajar algún día los 33.000 millones de deuda para otro día.

Curioso también que el programa del PP se llame “Manifiesto”. Después de pedir el voto a los marxistas cristianos, parece que están escorándose tanto al centro que ya están en la lucha de clases total. “Manifiesto” como el comunista o como los que se realizan para defender una causa o persona. La derecha ya no sabe qué inventar para destruir los conceptos, como hacen con el de libertad por ejemplo, y parecer lo que no son. Si no pasa nada por estar al servicio del poder económico, todo el mundo lo sabe y no pasa nada. Por eso son de derechas y no de izquierdas. Pero ese giro al centro les está sentando mal, hasta han llamado a ciertas personas de los partidos de izquierdas (si es que Más Madrid puede ser considerado de izquierdas y no transversal, diverso y arriquitaun).

Como ven en el tuit adjunto Alfonso Serrano ha dejado por escrito: “Esta campaña comienza con niñatos de familias pudientes, enrolados hoy en Podemos y Más Madrid atacando a una mujer como Isabel Díaz Ayuso que lleva desde los veintipocos fuera de casa ganándose la vida honestamente. Contra una mujer del PP todo vale”. Si no es lucha de clases poco le falta. “Esos pequeños burgueses que se creen de izquierdas” le ha faltado escribir para ajustarse más al lenguaje de la izquierda. Pero en busca del centro se señala a la pequeña burguesía como desviacionista, en este caso de la derecha y de la izquierda. Un sindiós esta campaña en el PP, aunque no va desencaminado Serrano en algún caso todo hay que decirlo. Eso sí, habría que decir que la casi totalidad (excepto un breve período de becaria) de la vida laboral de la candidata ha sido en lo público como cargo del PP. Así que tampoco nos vendan la imagen que no es. No es una proletaria que con su esfuerzo ha salido adelante es, como su amigo Casado, una aparatera.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =