La nueva crisis abierta en Duro Felguera por las presuntas filtraciones de información confidencial a la Fiscalía por parte del Director Financiero, José Carlos Cuevas, el confidente de Zorita y de Acacio Rodríguez, el hombre que ha vendido las oficinas y otros activos por precios inferiores a otras ofertas recibidas y que no se preocupó del cobro de las deudas con países como Venezuela, Argentina, India o Australia, provocó la reunión de urgencia del Consejo de Administración. El posible despido del directivo ha generado que, incluso, la cotización en bolsa de la compañía asturiana se disparara.

Sin embargo, a pesar de que había razones de sobra para cesarlo de su cargo, el Consejo de Administración ha decidido abrir una comisión de investigación antes de tomar ninguna medida. El único que ha votado a favor del despido de Cuevas ha sido, precisamente, el anterior presidente, Ángel del Valle. Los 6 consejeros que han votado en contra del despido alegan que no tienen razones claras por las que tomar esa decisión ni la documentación que realmente ha llegado a la Fiscalía. No obstante, Diario16 sí que ha tenido acceso a esos documentos desde el mismo momento en que se abrió el secreto de sumario utilizando el mismo derecho que podría haber utilizado el presidente Acacio Rodríguez. Son estos:

 

En una reunión maratoniana también se ha tomado una decisión que puede ser controvertida y, además, presuntamente ilegal en la situación económica en la que se encuentra Duro Felguera. Señor Cuevas, ¿esto también ayuda a sus trabajadores? En concreto, el Consejo de Administración de la epecista asturiana ha decidido repartir 0,02 euros a los accionistas que vayan a la Junta en concepto de prima de «asistencia». Lo que se pretende con esta prima es provocar que los accionistas que no puedan o no quieran asistir a la Junta deleguen su voto en el actual Consejo para conseguir una mayoría y poder mantenerse al frente de la compañía para llevar a efecto los acuerdos que quieran con los bancos y seguir vendiendo los activos de Duro a quien ellos quieran aunque se reciban propuestas de un mayor precio.  De este modo, se repartiría una cifra aproximada de 4 millones de euros. La propia prima es un reparto de capital, lo que la Comisión Nacional del Mercado de Valores podría determinar que se trata de un reparto de dividendos encubierto, algo que está absolutamente prohibido en las empresas cotizadas que estén en la situación económica similar a Duro Felguera. A esta medida también se ha opuesto Ángel del Valle y ha renunciado a cobrar las primas que le corresponderían por sus acciones.

Por otro lado, la delegación de voto por parte de los accionistas en los consejeros supone que, con el presidente actual, el Santander podría lograr una mayoría en el Consejo y tomar el control definitivamente. Por tanto, lograría hacer efectivo el proyecto por el que se impuso a Miguel Zorita y que sólo se pudo implementar a partir de la salida de Ángel del Valle, con la connivencia del actual presidente y del director financiero. Ambos intervinieron en la operación de Venezuela. Acacio Rodríguez porque fue quien, a través de la esposa de Rafael Ramírez, inició el proyecto. El director financiero porque, aunque entró en la empresa después de la firma de la operación, en su función de director financiero debió pagar parte de las comisiones a Villalobos y tenía conocimiento de que faltaba un 0,5% en las cuentas. La llegada de Miguel Zorita, que representaba los intereses del Santander, hizo que, para cubrirse las espaldas, tanto Rodríguez como Cuevas le contaran la operación y se filtrara la documentación a la Fiscalía.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =