La situación de Duro Felguera se complica aún más. El administrador único de Petroza, sociedad de responsabilidad limitada, ha presentado una denuncia ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la que se refieren graves ocultaciones de datos fundamentales para los inversores y que podrían «considerarse constitutivos de infracción muy grave o, subsidiariamente, grave por parte de la sociedad cotizada Duro Felguera de sus obligaciones en materia de transparencia e integridad del mercado».

Ante esta denuncia el actual presidente, Acacio Rodríguez, ha acusado a su antecesor, Ángel del Valle, de ser el instigador de esta denuncia que, por otro lado, también se refiere a su gestión. Sin embargo, en todo ello hay mar de fondo ya que los últimos movimientos del actual Consejo de Administración, de los que ya informamos en Diario16, son una «patada hacia adelante» que sólo beneficia al pool bancario por la amortización de avales. Bajo algunos de los aspectos denunciados podemos encontrar un intento de rebajar las provisiones que tendrían que prever mientras se están vendiendo empresas estratégicas, como Núcleo, a un ex consejero, además de agotar las vías de recuperación espantando a inversores muy importantes cuya entrada sería la única luz para el calvario que está viviendo una empresa que fue referencia mundial en los sectores en los que trabajó.

Por otro lado, hay incógnitas importantes en cuanto a la decisión de prohibir a los accionistas mayoritarios acudir a la ampliación de capital que, sin duda, han impuesto los bancos a un consejo sometido que pilota Acacio Rodríguez consejero y precursor de la gran trama del fiscal anticorrupción del blanqueo de capitales del grupo petrolero venezolano.

Según el documento presentado ante la CNMV, al que ha tenido acceso Diario16, «cierta información relevante […] no ha tenido el reflejo adecuado en su información financiera».

En primer lugar, la denuncia de Petroza se refiere a que existen deudas de Duro Felguera con la Agencia Tributaria que no fueron comunicadas a los accionistas.

En cuanto a esta deuda, la Audiencia Nacional ha impuesto el criterio de que debe ser avalada o, de lo contrario, no se podrá recurrir. Duro Felguera recurrió ante el Tribunal Supremo pero, según fuentes judiciales consultadas por Diario16, dicho recurso tiene pocas o nulas posibilidades de prosperar.

En referencia al proyecto de Venezuela, según fuentes consultadas por Diario16, la fiscalía ha denunciado a Duro Felguera por los pagos a PDVSA y éstos han sido desgravados como gastos. ¿Qué pasará con Hacienda y todos esos millones si la Justicia determina que son pagos ilegales? Tampoco se ha hecho provisión ni existe ningún hecho relevante.

Sin embargo, a pesar del proceso tributario, según la denuncia, no hubo un reflejo de esta información en las cuentas anuales. El 13 de marzo de 2.018 el Consejo de Administración presentó ante la CNMV las Cuentas Anuales del Ejercicio 2.017, y 13 días después el auditor Ernst & Young cerró su informe de auditoría. El 10 de mayo se convocó la Junta General de Accionistas para aprobar las cuentas, nombramientos y ratificaciones de consejeros, compensación de pérdidas a cargo a reservas por 160 millones de euros, reducción de capital mediante amortización de acciones por 8 millones y con «disminución del valor nominal para reestablecer el equipolibrio entre capital social y patrimonio por 70.560.000 euros»; también se hizo propuesta para ampliar capital por 46.560.000 euros mediante la emisión de acciones, tal y como ya informamos en Diario16, que tenía una prima de emisión de 0.017 euros, lo que podría ser un reparto de dividendo presuntamente encubierto.

Sin embargo, el día 22 de mayo se convocó una Junta Extraordinaria para, en primer lugar, emitir obligaciones convertibles a suscribir por entidades bancarias por compensación de créditos y para ampliar capital para atender la conversión de obligaciones con el pool bancario.

A la vista de esto, el denunciante cree que este hecho «reviste carácter esencial para la ordenación y disciplina del mercado de valores y, por tanto, pide a la CNMV que tome en cuenta la información facilitada sobre la deuda tributaria y que actúe en su calidad de supervisor del cumplimiento por el consejo de administración de sus obligaciones, dado que Duro Felguera se encuentra en la actualidad en causa de disolución por tener un patrimonio neto negativo de 181 millones de euros, una cantidad que se duplicaría si se le añadiera «la deuda con la Agencia Tributaria y el coste del aval necesario para garantizar su pago». Por otro lado, según la denuncia, la ocultación de dicha deuda va en contra de los accionistas e inversores puesto que les impide «ejercer plenamente sus derechos políticos en las Juntas, tanto la general como la ordinaria. Por otro lado, la obligación de presentar aval bancario para garantizar la deuda tributaria es inminente, lo que implica que «todo el efectivo captado mediante el aumento de capital propuesto para su aprobación en la Junta se emplearía para pagar dicha deuda tributaria» lo que afectaría claramente a las expectativas de rentabilidad para el accionista.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 19 =