Dos ataques en el espacio de media docena de horas se perpetraron en Cataluña el jueves 17 de agosto. Barcelona, una de las ciudades más atractivas del turismo español, y Cambrils, una localidad de la Costa Dorada, fueron atacadas por la organización nebulosa del Estado Islámico más conocida como DAESH.

Un ataque en “Las Ramblas”, el equivalente de los Campos Elíseos de París, frecuentado por miles de turistas. Un ataque en el que la onda de choque sólo puede sonar en los cuatro rincones del mundo con las víctimas de 35 nacionalidades. No hay que ser un genio para adivinar el objetivo buscado por los terroristas. Es una especie de reacción desesperada por una desaceleración del DAESH y purificando varios reveses en su propio feudo, Siria e Irak. Dar un golpe así es espectacular para la organización terrorista con el fin de que se siga hablando de ella.

El daño podría haber sido de mayor magnitud si en el accidente de la pequeña localidad de Alcanar no hubiese quedado destruido el arsenal de bombonas de gas. Esto ocurrió en Alcanar, en el sur de Cataluña, donde una explosión mató a una persona e hirió a varias en la noche del miércoles al jueves, es decir, el día antes de los ataques de Barcelona y Cambrils, lugar donde deberían estar preparado las acciones terroristas asesinas.

España muy cerca de los países musulmanes

Todo este daño, todos los muertos y toda la tragedia, cometido en nombre del Islam, está firmado por la mano asesina del Estado Islámico organización. Para el gran pesar de los musulmanes que condenan sin ninguna ambigüedad a DAESH, su organización y sus acciones terroristas.

Anouar Malek, periodista argelino y escritor, especializado en ciencias islámicas es inflexible: “No necesitamos ir muy lejos para condenar tales actos ya que el Islam es claro sobre este tema. En el Corán, se dice “cualquier persona culpable de asesinato o corrupción en la tierra, es como si matara a toda la humanidad. “(V 32 de la meida sura). Los homicidios y suicidios (el caso de los terroristas suicidas) son fuertemente condenados en el Islam y considerado como uno de los pecados capitales.

Y cuando las mentes enfermas intentan explicar los actos terroristas como parte de la Yihad, siempre que se llevan a cabo contra los no musulmanes y extranjeros, un imán de una mezquita en la ciudad de Lille, en el norte de Francia, ofrece su oposición abierta al referirse al Corán “Nosotros hemos hecho pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros” (Versículo 13 de la Sura Al-Houjourate) y el Imam continuó “Como se dice en el Corán, Dios nos creó a diferentes nacionalidades y sabemos que queremos y se matan entre ellos”.

Otros entrevistados no dejaron de señalar que España es el único país europeo que tiene dos enclaves en el mundo musulmán, en el norte de Marruecos, Ceuta y Melilla, donde la mayoría de los habitantes son españoles de origen marroquí y son musulmanes. Mejor aún, es precisamente en España y en Andalucía donde se guarda los monumentos más prestigiosos de la civilización islámica, como la famosa”Alhambra”.

Además, España es el destino turístico más popular por miles de argelinos y de otras muchas nacionales de países musulmanes.

Como prueba uno sólo tiene que dar una vuelta en Benidorm y Alicante para ver el gran número de turistas del Magreb.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + 5 =