Error garrafal en el periódico El País que ha provocado las reacciones más airadas y una cascada de improperios contra el presidente del Senado Manuel Cruz. Una frase fake, un intento de clikbait del periódico ahora controlado por el Banco de Santander. Uno de esos errores que en otros tiempos significaban algún cese o alguna dimisión al ser tan evidentes y al tener una clara intencionalidad, que no es otra que hacer de la mentira una forma de lograr visitas o, habría que sospechar, modificar la jornada de reflexión con una invención. No desestimen ninguna de las dos opciones, ni que ambas estén entrelazadas.

En la guerra por captar más audiencia en internet debe ser que El País está flojeando y han decidido utilizar un titular llamativo, exagerado, cuando no falso, con la finalidad de captar visitas, lo que se conoce en el argot como un clickbait. Si esto lo hace un periódico que se dice serio, aunque todo el mundo sabe que es la pantalla del establishment para dar de comer a los que se califican de progres, imaginen lo que tendríamos que estar titulando por estos lares. Cosas del tipo “Vox hace misas satánicas en el Valle de los Caídos”. En ocasiones, especialmente cuando son declaraciones de Rivera o Díaz Ayuso parecen clickbait pero son ciertas, ellos son un clickbait andante. Retomando el tema, El País ha puesto en boca del filósofo Manuel Cruz las siguientes palabras que han conformado el titular: “Una sentencia absolutoria de los líderes del procés lo reconciliaría todo”. Normal que las personas de bien se extrañen y alteren, así que imaginen lo que han podido babear en la Caverna mediática y en las sedes del trifachito.

Era mentira porque Cruz jamás dijo eso, lo que ha obligado al medio a hacer un rectificación pública. Reconocen que han mentido con las declaraciones del presidente senatorial y lo más grave es que muestran un video donde se ve la entrevista completa como prueba del engaño que han querido colar. Un caso claro de búsqueda de cierta exclusividad por un día. Bien es cierto que El País ya no es lo que era, llevan sin dar una exclusiva de verdad años; sus artículos de opinión (salvo muy contadas excepciones) son infumables y unos circunloquios acomodaticios al sistema en el mejor de los casos; y como tienen controlados a los profesionales para no zaherir a los nuevos dueños pues les queda recurrir al formato fake. Eso sí todas las personas han entrado a la entrevista para verificar si tal salvajada era cierta. Un millón de visitas conseguidas utilizando una técnica amarillista.

¿Creen que esto ha frenado a la Caverna mediática? No. Casimiro García Abadillo, de El Independiente, rápidamente ha hecho su artículo poniendo esas mismas palabras en su medio, además, afirmando en un tuit “Una condena absolutoria en el juicio del procés lo reconciliaría todo”, algo que no se ha expresado así por el presidente del Senado. ¿Piensan ustedes que un filósofo va a exponer un dictum tan contundente? Acomodan la frase a lo que ellos quieren para malmeter en el día de reflexión. Esto es lo que ha dicho Cruz: “Habría un escenario que podría reconsiderar esto, y es que la sentencia fuera absolutoria. Bueno, es una posibilidad, yo no voy a entrar en eso”. Pero a García Abadillo le paga quien le paga y le ordena que atice a la izquierda si quiere seguir teniendo un periódico y no engrosar las listas del paro. No sólo no se hace eco de la rectificación sino que tiene la cara dura, por no decir otra cosa, de decir que: “A esto se le llama rendición incondicional”. Como ven una mentira que lleva a una reflexión, perdón, mejor dicho, a un vómito mental donde se añade más leña a la falsa emergencia nacional que vienen incitando Ciudadanos y PP.

Claro, visto lo visto, Pablo Casado inmediatamente y con toda la furia del mundo ha salido a “exigir” que el presidente del Senado se retracte de sus palabras. “Exigimos que se retracte y pida disculpas por tan indecente injerencia. Es una vergüenza inadmisible en democracia” ha dejado por escrito el sinsorgo. Lo primero es una vergüenza que, tras la retractación del medio, no haya eliminado su tuit. Lo segundo hay que tener caradura para decir que, aun siendo mentira, le parece una injerencia indecente cuando el PP, sí su partido, lleva cometiendo injerencias en los procesos judiciales desde hace años para impedir que les enchironen por robar a los españoles. No sólo miente sino que, como dijimos hace tiempo, vive en una realidad paralela donde no hay pasado en el PP pero sí en el resto de partidos.

El País no sólo se llevó las visitas sino que ha creado el caldo de cultivo para que el sistema de noticias falsas y el amarillismo de la Caverna mediática, más la necesidad de inocular odio y dañar a la izquierda del trifachito, irrumpan en la jornada de reflexión. Deben tener mucho miedo en El País o en el Banco de Santander para querer provocar este escándalo precisamente en este momento. Debe ser que quieren dar más gasolina l pirómano Albert Rivera, quien tampoco se ha podido callar y tampoco se la ha envainado cuando se ha conocido la metedura de pata. Eso sí, como su amigo de correrías destruyendo España, ha exigido que retire las palabras que provocan una injerencia. Y recuerden que todo esto lo recordará día tras día porque aunque sea falso a él le da igual.

A todo esto ¿por qué es una injerencia hablar de un posible resultado judicial? Estábamos tan liados con las mentiras del periódico de Prisa y la señora Botín que no hemos parado a reflexionar sobre las tonterías dichas por Casado y Rivera. La opinión de una persona, por mucho que sea presidente del Senado, difícilmente pueden ser una injerencia si las hubiera dicho, es más visto el poder que tiene de influencia el Senado en España los jueces pueden estar tranquilos. Debe ser que ambos dirigentes del trifachito se saltaron las clases de derecho constitucional sobre la división de poderes y el poder que tienen las distintas instituciones del Estado. Dicho de otra forma, el presidente del Senado puede pedir lo que sea que, salvo referido a su cámara, no le hará nadie ni caso. Una vez más El País se ha lucido y ha intentado manipular no sólo las palabras de un dirigente del Estado sino la jornada de reflexión contra el PSOE. Igual piensan que exageramos pero estando la señora Botín detrás y con la batalla mediática que existe (y una dura batalla por pegarse mucho al poder y sus rendimientos económicos en publicidad) no descarten nada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 16 =