Enma López Araújo es concejala socialista en el Ayuntamiento de Madrid. Esta abogada, que pertenece al Cuerpo Técnico de Hacienda y al Cuerpo Superior de Inspectores de Seguros del Estado, ha dedicado una parte de su carrera profesional a la gestión en el sector público. Directora de la Fundación Estatal Salud, Infancia y Bienestar social, dedicada a la cooperación al desarrollo en temas de salud y la lucha contra la pobreza infantil en España. Además, ha ejercido funciones de asesora en el ámbito legislativo en el Gabinete del Presidente de Gobierno en la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero y en la primera de Pedro Sánchez, ejerciendo funciones de coordinación interministerial en diversas áreas.

López ha sido la responsable de presentar al Pleno del Ayuntamiento de Madrid una iniciativa de creación del Consejo Municipal del Trabajo Autónomo de la Ciudad de Madrid, como órgano colegiado de seguimiento y asesoramiento en materia de fomento e impulso de las políticas de desarrollo y promoción del trabajo autónomo en la ciudad de Madrid.

Esta iniciativa, que fue aprobada con el voto favorable de todos los grupos representados en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, se justifica por la necesidad de que exista este Conseja para que se debatan, en exclusiva, asuntos de interés de los trabajadores autónomos, además de que se trabaje conjuntamente con el resto de administraciones y expertos en el fomento e impulso de las políticas de desarrollo y promoción del trabajo autónomo.

 

A nivel general, vamos a hablar de la situación de los autónomos a quienes se utiliza como arma política, se deja de utilizar, y sin embargo, el autónomo es el pilar del mercado laboral español y está en una situación de desprotección y desigualdad frente al trabajador por cuenta ajena. ¿Por qué se sigue dando, por qué se le da tan poca importancia a quien es el pilar tanto de creación de empleo y del mercado de trabajo?

Es una buena pregunta y creo que nos la deberíamos hacer todos porque en campaña siempre se acuerdan de ellos, todo el mundo es el partido de los autónomos, pero luego cuando llega la hora de la verdad… Es cierto que es muy difícil legislar para los autónomos, porque son muy diversos, porque tienen necesidades muy variopintas. Hablamos de los autónomos como si fueran sólo uno, pero es un bloque mucho más amplio. Lo que hay que hacer es tomárselo en serio.

Es verdad que el gobierno de Pedro Sánchez ya ha avanzado en ello. El último año se han hecho muchos avances de protección social, como la reivindicación del subsidio de los 52 años, pero el mero hecho de que se hayan iniciado las conversaciones para la cotización por tramos de la Seguridad Social, que es un tema vital, pues creo que es un avance. Es vital porque, por un lado genera una bolsa de fraude muy grande para autónomos que cotizan poco y que ya se han pasado de la tarifa plana de los 50 euros, pues claro, decirles que tienen que pagar 250 o 350 euros de autónomos que les sale más la cuota de la Seguridad social que lo que ingresan. A los ciudadanos no se les pueden poner barreras que les pidan comportamientos heroicos. Tenemos que facilitarlo.

Esta situación de desprotección y desigualdad de los autónomos frente al trabajador por cuenta ajena está generando fraudes y abusos por parte de las empresas tal y como lo estamos comprobando con las últimas sentencias en referencia los «riders»…

Totalmente. De esto hablábamos también en el pleno en referencia a los falsos autónomos. Ser autónomo tiene que ser una elección libre y voluntaria. No puede ser que una persona vaya a una entrevista de trabajo y le digan «o te haces autónomo o no hay puesto de trabajo» cuando, en realidad, está claramente definido es un empleo por cuenta ajena, donde te ordenan los medios de producción, te dan una jornada, te dicen los días de vacaciones. Esto no es un autónomo. No puede ser que haya personas que vivan lo peor de los dos mundos, lo peor de ser trabajador por cuenta ajena y lo peor de ser autónomo. Las dos cosas tienen partes buenas y malas, pero lo que no puede ser que asumamos como algo natural y que el futuro va a ser ese, que toque lo peor de los dos mundos. Ahí hay que rebelarse y trabajar. El Plan Director del Ministerio de Trabajo lleva casi 50.000 falsos aut´nomos incorporados al Régimen General. Hay que dignificar las condiciones de los autónomos y la mejor forma de dignificarlo es quitar a los falsos autónomos.

Los autónomos en la crisis han sido los que han sostenido el mercado laboral, sobre todo porque desde el gobierno del PP se creó la burbuja del emprendimiento que al fin y al cabo era una forma de decir a los parados «búscate la vida». ¿Esa burbuja del falso emprendimiento se está rompiendo con la mejora de la economía?

Sí y no. Viendo las cifras, en ciudades como Barcelona el emprendimiento está creciendo. En Madrid se ha bajado un punto respecto al 2005. Es verdad que oscila cuando se acaba la tarifa plana, aunque no sé si tiene que ver con eso o es algo que se solucionaría con la cotización por tramos. Eso es algo que habría que estudiar y, en todo caso, es competencia del Ministerio. Nosotros en el Ayuntamiento tenemos las competencias más limitadas. Entra un poco en lo que hablábamos: el autónomo que tiene que serlo porque realmente tiene un proyecto, quiere llevarlo a cabo y cree que esa es la mejor manera. No es el emprender por emprender, o el emprender porque el mercado no me da otras oportunidades. Es verdad que los autónomos han sido fundamentales en la crisis, han sostenido el trabajo y le han dado trabajo a personas que en el mercado lo tenían muy difícil, como las mujeres mayores de 45 años. Esto es algo que tienen en común con la economía social, que ofrece oportunidades y mantiene una resiliencia cuando vienen las cosas mal dadas. Por eso es justo que, cuando la situación ha mejorado, el Estado haga un esfuerzo por devolvérselo y por dignificar sus condiciones. Se lo debemos.

En referencia a la propuesta aprobada ayer, ¿en qué cosiste?

Te puedo decir que no es un chiringuito. Es una mesa de diálogo, es una forma de acercarnos, de sentar a representantes de las asociaciones de autónomos, a expertos en la materia, aunque no sean autónomos pero que aportan, y administraciones públicas. Nos gustaría que estuviera tanto el Ayuntamiento, como la Comunidad Autónoma y el Estado. Al final nosotros tenemos las competencias que tenemos, pero lo importante es que la labor que tiene el Ayuntamiento es que es capaz de ser una voz que hable de tú a tú con la ministra de Trabajo, con el secretario de Estado de la Seguridad Social y eso es algo que es más complejo para las asociaciones de autónomos. El consejo pretende ser ese altavoz.

Por otro lado, tiene una función más práctica. El ayuntamiento tiene un montón de líneas para autónomos que muchas veces no se piden. Son muchas ayudas que existen y que al final no se dan por dos motivos: porque no se desconocen y no se piden, y eso es un fracaso de la política o porque son ayudas que no son lo que el autónomo necesita, pero eso no significa que el autónomo no necesite otras cosas. Entonces, sentémonos en una mesa y hablemos directamente, «¿qué necesitas?» y reenfoquemos esas ayudas en términos prácticos. Existe la Ventanilla Única del Emprendedor que no se conoce. ¿De qué sirve que tengamos instrumentos que sobre el papel suenan muy bien pero que en la vida real no facilitan la vida al autónomo? El Ayuntamiento tiene que tener esa labor de facilitador. Eso es lo que está detrás del Consejo.

¿El Consejo tiene detrás algún tipo de presupuesto para crear campañas para que los autónomos conozcan esas herramientas de las que dispone el Ayuntamiento?

El Consejo como tal no tiene presupuesto. Es una mesa. Pero el Ayuntamiento sí tiene un presupuesto dedicado al emprendimiento. De hecho, tenía una Dirección General de Emprendimiento, que por ahora la nueva estructura lo mantiene. No es tanto que el Consejo no tenga presupuesto, pero sí que lo hay dedicado para el emprendimiento.  Ahí es donde debemos hacer campañas publicitarias para dar a conocer. Eso está dentro del coste que ya tiene el Ayuntamiento con el emprendimiento. No es un coste extra que genera el Consejo que es un catalizador que pretende optimizar esa inversión que están haciendo los ciudadanos de Madrid, porque al final el dinero sale del dinero de las arcas de los ciudadanos, y que se utilicen de la mejor manera posible. Es como un instrumento para generar eficiencia.

¿Qué papel van a tener en el Consejo las Asociaciones de Autónomos? ¿Van a tener capacidad de influencia en las decisiones que se adopten o que se trasladen a otras administraciones?

Esa es la idea. Si no este Consejo no tendría sentido. La idea es que estas asociaciones que, en principio, son las más representativas y que son las que representan el sentir de los autónomos porque, las cosas como son, es imposible reunirnos con todos los autónomos de la ciudad de Madrid. Ciudadanos presentó una enmienda para incluir a los grupos políticos en el Consejo. Nos parecía bien, pero la mesa es para escuchar a los autónomos. Este Consejo no se puede convertir en otra sede de políticos escuchando a políticos y hablando los políticos. Esto va de escuchar a los autónomos y tenerlos en cuenta. Si no, no sirve de nada. Está funcionando muy bien el Consejo de la Economía Social y Solidaria. Esta historia viene de que en el año 2004 se creó un Consejo, que en principio era paritaria, con dos asociaciones de autónomos y dos de economía social. En 2016 creció la parte de la economía social y se diluyó la parte del trabajo autónomo. Pero no sdio la clave de que estos consejos son últiles y funcionan bien. El Ayuntamiento está funcionando mucho mejor. La idea es replicar lo mismo hablando en exclusiva de temas de autónomos.

Has mencionado a Ciudadanos y este partido da la sensación de que es un partido que quiere monopolizar la lucha por los derechos de los autónomos pero siempre con medidas de carácter neoliberal que repercuten negativamente en el resto de la sociedad. ¿Se puede desde la izquierda se puede compatibilizar el carácter empresarial del autónomo con el aspecto social?

Se puede y se debe. Ya está bien del dogma de que la economía la gestiona mejor la derecha y la izquierda nos dedicamos en exclusiva a los subsidios. ¡Basta ya! Se puede y se debe. Una cosa es fomentar el emprendimiento, pero el hecho de que tengan derecho a una prestación por desempleo, por maternidad, la aspiración de que se les pague las vacaciones, son asuntos sociales. No es verdad que la izquierda esté reñida con la economía. Ciudadanos es muy de coger banderas y que, al parecer, son los salvadores, los guardianes de la transparencia, los guardianes de la lucha anticorrupción pero luego pactan con la derecha. El movimiento se demuestra andando y el partido que ha presentado la primera iniciativa sobre autónomos ha sido el PSOE.

Al fin y al cabo el autónomo es un trabajador…

Son trabajadores. Al final están sometidos a los mismos problemas que los trabajadores por cuenta ajena.

El nuevo equipo de gobierno de las tres derechas ha generado cierta alarma entre una parte de la ciudadanía. ¿Están los derechos de los madrileños y madrileñas en peligro?

Veremos. Estaremos vigilantes para que no suceda. Yo estoy muy defraudada con Ciudadanos, que venían a dignificar la política y, en un principio, parecía que tenían un tono socialdemócrata, pero luego siempre que han tenido opción han elegido a la derecha muy derecha, no a una derecha europea. Tan derecha que se ha llegado a pactar con la ultraderecha. Ellos dicen que no, pero tienen en Andalucía un gobierno con Vox, en Madrid es exactamente lo mismo. No hay más que escuchar las declaraciones de Vox en campaña sobre los derechos LGTBi, el Orgullo, y como había que mandarlos a la Casa de Campo. ¿Están en peligro? A mí no me gusta ser alarmista ni pesimista, pero los discursos son los que son. Lo que hay que estar es vigilantes porque no se pueden permitir que se den pasos atrás. Son conquistas sociales, son conquistas del feminismo, son conquistas de los derechos LGTBi. Hay que luchar por ello. Hay un error que es creer que los derechos conquistados ya no se pierden. Construir lleva muchos años y destruir es muy fácil. Para eso también estamos. La oposición tiene un poder muy grande. No hay que rendirse.

¿Cómo interpreta la no investidura de Pedro Sánchez y cómo lo ve de cara a septiembre?

Nosotros lamentamos que no haya un gobierno socialista y de Pedro Sánchez ya trabajando porque el país necesita un gobierno. No se puede vivir eternamente con un gobierno en funciones porque hay políticas que no se pueden llevar a cabo en funciones. Pero ahí está la irresponsabilidad de algunos que han decidido anteponer sus intereses personales y los puestos a la formación de un gobierno. Yo espero que recapaciten, que escuchen a sus bases porque creo que no le están transmitiendo lo que él ha transmitido y yo espero que haya un gobierno en septiembre o incluso antes. Se están explorando otras opciones y creo que lo importante es que haya un gobierno y un programa de gobierno. Hay que romper con ese estaticismo porque así no es posible.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + 6 =