No hace tanto tiempo, aunque parezca una eternidad, explicamos en estas páginas que la clase dominante, el establishment, estaba a la caza y captura de Podemos y, especialmente, su cabeza Pablo Iglesias. Ahora, da igual el medio que se lea o vea, han comprado el falso victimismo del carmenismo-errejonismo para difundirlo y, de paso, acabar con la formación morada. No son las cloacas del Estado contra Iglesias, sino el poder mediático y empresarial destapado. Después de ver que Podemos no se ha hundido como querían, sino que ha aguantado con un buen golpe, eso sí, han sacado toda la artillería para lograr que su niño bonito Íñigo Errejón deje fuera de escena en Madrid a la formación morada que traicionó hace unos meses.

Que si les impiden poner banderolas gratis, que si no les dejan participar en debates, que si el mundo está contra ellas y ellos. Todo mentira como hemos explicado hace unos días. Nadie les impide que compren espacios publicitarios, como no se lo impiden al PCPE, por ejemplo. Pero gratis, tal y como establece la ley, no pueden porque son un partido nuevo. Sin embargo, los medios del establishment, incluso los cavernarios, parecen legitimar la traición como fundamento para que les den esos espacios. Con esto consiguen, por un lado, publicidad gratuita y dar pena y, por otro lado, que personas de buena fe les cedan sus balcones y así ahorrarse unos euros que no tienen. Victimismo para ahorrarse dinero y que está siendo difundido por el establishment con total alegría porque la cabeza que quieren es la de Iglesias.

Sólo había que ver en el programa de Risto Mejide a Manuela Carmena y Errejón en solitario teniendo toda la cobertura posible y ofreciendo una imagen de ser unos penitentes de la política, cuando realmente están al servicio del establishment. Carlos Sánchez Mato ya dejó en entredicho a Mejide al decirle que sí había aceptado acudir al programa. ¿Ustedes le han visto allí? No, porque todo estaba preparado para que fuese el programa de Carmena y de Errejón. Quien, por cierto, no se sabe qué pintaba allí, salvo ser una especie de Monchito de la alcaldesa, pues él no es candidato a la alcaldía. Toda una estrategia del establishment bien encaminada a laminar a Podemos en Madrid. No es que les guste Carmena, que la desprecian la mayoría, sino que intentan que ni en la capital, ni en la Comunidad Podemos logre ser la fuerza mayoritaria a la izquierda del PSOE. No vaya a ser que se fastidie la posibilidad de entregarse al partido socialdemócrata.

Fíjense que tanto la candidata del PP (Díaz Ayuso) como el candidato de Ciudadanos (Aguado) lanzan sus diatribas contra Más Madrid, contra el errejonismo. Esto significa que se quiere, tal y como ha expresado la fracción financiera de la clase dominante, que Podemos desaparezca o quede reducido a lo simbólico. Que Iglesias a nivel estatal pueda decidir cuestiones gubernamentales les pone los pelos de punta y es la gran baza de Pedro Sánchez para frenar la caza de su propia cabeza. Nada más producirse la traición de Errejón, mediante el pacto de las empanadillas, contamos que el errejonismo, alentado por el establishment, caminaba en fila recta hacia su inclusión en el PSOE, sirviendo de comodín al principio. Carmena ya ha confirmado que no hará ascos a estar en un gobierno con Pepu Hernández, ni Errejón con Ángel Gabilondo. Blanco y en botella. En ningún momento han hablado de Podemos ni de Madrid en Pie, hasta Carmena negó el saludo a Sánchez Mato.

El establishment les alentó a la traición y ahora les cuida para acabar con Podemos, comenzando por Madrid. Que Sánchez adelantase las elecciones generales les trastocó sus intenciones de presentarse a nivel estatal y rematar la faena, por lo que ahora tendrán que trabajar un poco más. Ahora no les van a servir las cadenas de equivalencias, ni todas las seudocientíficas teorías de Laclau. Ahora van a tener que dar la cara, pero gracias al establishment juegan al victimismo. Y ya saben, la víctima siempre tiene razón, más si cabe cuando todos los medios se la dan. ¿Han visto a algún medio denunciar que le quitaron la silla a Isabel Serra, salvo aquí? Al quedarse con un discurso que se asemeja a lo que pueda ofrecer el PSOE, tienen que recurrir al victimismo, el cual es difundido con todo el descaro por el establishment. Quieren cazar a Iglesias y utilizarán todas las armas de las que dispongan. Y una de esas armas es la utilización del errejonismo. El traidor que intentará acabar con el rey de la Ítaca morada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + nueve =