Tanto Murcia como la Comunidad Valenciana han mostrado su desacuerdo con la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica, que ya ha sido publicada este jueves en en el BOE, de autorizar para este mes de noviembre un trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos para consumo humano y abastecimiento para el mes de noviembre. Un trasvase desde los embalses de Entrepeñas-Buendía que ha provocado el malestar de Murcia y de la Comunidad Valenciana. El máximo legal para consumo y abastecimiento de regadío es de 20 hectómetros cúbicos de agua.

Ambos gobiernos autonómicos han anunciado que van a recurrir esta decisión del Gobierno central. Por un lado, el Gobierno regional murciano y la Mesa del Agua ya han anunciado que van a tomar medidas legales para recurrir lo que consideran “trasvase cero” para el regadío. Por su parte, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha anunciado que el Consell ha instado a la Abogacía de la Generalitat a presentar un recurso contra la orden del Boletín Oficial del Estado que autoriza, en el mes de noviembre, un trasvase de únicamente 7,5 hectómetros cúbicos a través del acueducto Tajo-Segura. Asimismo ha añadido que el Gobierno autonómico “hará, como siempre, aquello que interesa a la sociedad valenciana” y ha sostenido que el Consell desea “soluciones de agua para siempre”.

Pero lo que parece, de nuevo, es que se acaba de abrir otra “guerra del agua” y la polémica ya está servida. Parece que con el cambio de gobierno central pasamos del “agua para todos” del Partido Popular a lo que debe ser un consumo responsable y sostenible pero consensuado con las realidades de todos los territorios.

El presidente del Gobierno de Murcia, Fernando López Miras ha denunciado, tras reunirse esta semana con la ministra Teresa Ribera, que la intención del Gobierno central era cerrar el trasvase para el regadío. López Mira advierte que la ministra Teresa Ribera ha firmado el “trasvase cero” este mes para la región levantina. El presidente murciano indicó que la ministra le transmitió que su región “no necesita agua” y que intuyó que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene asumido el cierre del trasvase Tajo-Segura.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Murcia, el candidato socialista Diego Conesa, calificaba de “mentira” el “alarmante e indignante anuncio” del presidente autonómico, destacando que se ha falseado la reunión que mantuvo con la ministra Teresa Ribera. Conesa ha insistido al sector agrícola de mantener la tranquilidad y confianza “porque no se va a cerrar el trasvase Tajo-Segura”.

El pasado lunes se firmaba en Torrevieja entre los líderes socialistas de Murcia y Comunidad Valenciana, Diego Conesa y Ximo Puig, respectivamente, la Declaración por la Sostenibilidad, Rentabilidad, y el Empleo del sistema Tajo-Segura, por la que se defiende que es una ambición común para el sector agrícola de ambas autonomías, considerando no adecuada para el “interés general” la decisión adoptada por el Ministerio. Aunque los socialistas de ambos territorios han contrapuesto la actitud reivindicativa del PSPV y del PSOE de Murcia, con la de confrontación y guerra del agua que promoviera el Partido Popular, lo cierto es que recurrir la decisión de la ministra Teresa Ribera abre grietas entre los distintos gobiernos socialistas.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − tres =