No se asusten por el titular porque es una realidad que nadie quiere admitir. Dos años llevan engañando al madridismo desde la presidencia del Real Madrid, desde los medios de comunicación (del florentinato o no) y desde distintos confidenciales. Dos años, ya verán por qué, mintiendo sobre las posibilidades deportivas de la institución blanca para aparentar lo que ya no son. O lo que es lo mismo, para aparentar que pueden fichar sin ton ni son, como en los tiempos galácticos, y aquí no pasa nada. Pues sí, ahora sí que pasa y desde la propia institución callan a sabiendas, como lo hacen los voceros autorizados del florentinato. Dos meses hablando de fichajes de campanillas cuando la realidad era bien distinta. Entretenimiento del madridismo desde chiringuitos mediáticos para ocultar la realidad: el Real Madrid ya no puede comprar lo que quiera al precio que sea.

La economía del equipo blanco no es boyante pero es sostenible bajo los parámetros que ha impuesto Florentino Pérez desde hace tres años. Tiene el problema de deficitario baloncesto pero es asumible por otros cauces ya que suele dar alegrías deportivas. A ello hay que sumar que, salvo que salgan bonos o un financiador a cambio de cambiar el nombre, el estadio blanco se deberá sufragar con ingresos propios, esto es, con lo que se saque del equipo de fútbol e ingresos atípicos. Una obra faraónica (costará más que el nuevo Metropolitano, por ejemplo) que se espera deje buenos rendimientos económicos a futuro. No quedando más “torres” y terrenos que vender en la ejecutiva madridista han entendido que el nuevo Bernabéu les proporcionará un rédito económico mayor con la inversión a realizar. Esto trastoca las finanzas blancas bastante más de lo que se ha contado en los medios “oficiales” del florentinato. Pero Pérez quiere dejar un estadio, no hay que desdeñar nunca la parte subjetiva de estas cuestiones, que le consagre como el mejor presidente de la historia del Real Madrid (aunque José María García piense que da igual lo hecho siempre será el peor).

En el aspecto deportivo ¿influye esta faraónica construcción? Sí hasta cierto punto. El quid de la cuestión está en tener a grandísimos jugadores que permitan ingresos publicitarios suficientes para sostener todo el entramado que ha diseñado Pérez. Y ahí es donde entra en juego la otra parte de la mentira: ya no pueden fichar como en los primeros tiempos de Florentino porque hay un control de la UEFA. Como sabrán la institución futbolística europea, asustada por los Equipos-Estado como Manchester City, PSG, etc., estableció mayor rigurosidad en el Fair Play Financiero. Éste consiste en: introducir una mayor disciplina y racionalidad en las finanzas de los clubes de fútbol;  disminuir la presión sobre los salarios y las transferencias y limitar el efecto inflacionario; alentar a los clubes para competir con (en) sus ingresos; fomentar las inversiones a largo plazo en el sector de la juventud y la infraestructura; proteger la viabilidad a largo plazo del fútbol europeo; y garantizar que los clubes resuelven sus pasivos de forma oportuna.

Hasta el momento nadie en la casa blanca ha salido a decir que, debido a la normativa de la UEFA, ya no pueden fichar como si mañana se acabara el mundo porque les sancionarían sin participar en competiciones europeas, sin poder inscribir a los jugadores o fichar en varias ventanas. Esto significa que este año no podían comprar a Hazard y Pogba (mucho menos a Mbappé) sin vender a unos cuantos jugadores de la actual plantilla (Bale, James, Mariano, Modric…). Vender a tantos como fuese necesario para cubrir 170 millones aproximadamente. Visto el mercado y los precios que han ofrecido por estos jugadores, Pérez habría tenido que vender a más de cuatro jugadores para tener a dos. Esto no se cuenta en los medios del florentinato porque no interesa mostrar que el halo de todopoderoso del “tito Floren” ha desaparecido. Los equipos que juegan competiciones europeas (aquí se cuenta todo con excelsa claridad) no pueden gastar en fichajes más de 100 millones respecto a lo que ingresan. La gran mayoría de los clubes se han ajustado a ese tipo de gasto salvo el Real Madrid, por lo que podría ser investigado por los “hombres de negro de la UEFA”. Es improbable que haya sanción, las redes alemanas del florentinato son poderosas, pero sí un toque de atención. La directiva blanca es consciente de esto y saben que el año que viene podrá fichar poco. Tal vez galáctico, pero muy poco.

Imposible la operación Neymar con la que tuvieron entretenidos a los aficionados blancos, dándoles esperanzas donde sólo había una gran fábula con final triste, como imposible era Bruno Fernandes o Paul Pogba sin vender a unos cuantos. Y aquí es donde entra Zinedine Zidane en acción. Se esperaba que, para no contar lo que pasa realmente, el entrenador francés dijese a los jugadores el futuro que les esperaba. Incluso a alguno de sus intocables al que en la directiva tenían en la rampa de salida pero, salvo con Bale, se ha achantado en la toma de decisiones. A lo que hay que sumar que el único ofrecimiento por James era del Atlético de Madrid y después de 3-7 se cerró cualquier posibilidad.

La “revolución francesa” que se quedó a kilómetros de la Bastilla y que ahora es portada de todos los medios del manto florentino también impide fichar más o mejor. Porque el sistema del florentinato sólo se sostiene con jugadores que generen ingresos publicitarios pues el club se queda con porcentajes entre el 40% y el 25%. Cristiano Ronaldo casi se pagaba con la publicidad su propio salario, de ahí que su pérdida fuese tan grave en lo deportivo y lo económico. ¿Cuánto generan Modric, Kroos, Mariano…? Bastante poco y con las nuevas reglas económicas del fútbol europeo Florentino ya no puede cometer los excesos de hace años, ni generar inflación, ni tener cinco galácticos. Por eso la apuesta por la compra de posibles futuros valores futbolísticos. A los cuales los pelotas del presidente hacen Balón de Oro sin haber perdido los dientes de leche, lo que provoca desilusiones cuando están en el periodo formativo. ¿Recuerdan los bajones deportivos de Raúl o Guti en la casa blanca? Pues tanta adulación puede provocar interferir en lo formativo y lo que supone jugar en un club de máxima exigencia.

Dos años engañando al madridismo por no contarles la realidad. Claro que igual contándola se vuelven los socios, los supuestos dueños del club, hacia el palco a pedir dimisiones o cuentas. Y por ahí sí que no pasa Florentino Pérez, antes se lleva por delante a su actual parapeto, Zidane, y vuelve a traer a Mourinho que aceptar que a su magnificencia le pitan por hacer las cosas mal. Con lo sencillo que es decir que se puede gastar hasta un límite si no se quiere sanciones sin jugar competición europea. Ha tenido suerte porque el actual grupo le ha proporcionado trofeos, pero desde hace dos años van con lo justo en el campo. Y ya no dan más de sí estos jugadores para los que no se ha comprado sustitutos sino suplentes a precio de caviar.

Como muestra de lo que venimos contando, las palabras del inclasificable Tomás Roncero hablando del mazo de Florentino y su completa ocultación de las trabas del Fair Play Financiero. En este caso no sabemos si ocultación por soberbia o desconocimiento total de la normativa europea. Algo que no es privativo de Roncero sino de gran parte de las gentes del florentinato mediático.

Post Scriptum: En breve ofreceremos datos del FC Barcelona que están mal financieramente y también se oculta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − ocho =