Con el verano asomandose ya en el horizonte se empiezan a calentar los motores de las vacaciones. Las agencias de viajes empiezan a sacar sus ofertas para los vuelos y estancias, y los hoteles empiezan a prepararse para la temporada alta cerca de las costas de nuestro país.

Uno de los lugares de España que más cambia durante los meses de verano es la isla de Ibiza, y en menor medida su vecina más pequeña, Formentera. Ibiza durante todo el año es un lugar tranquilo, algo ajetreado en las ciudades principales, pero un buen lugar donde viajar si se busca un sitio para descansar y relajarse, sobretodo en las zonas del centro de la isla. A lo largo de los meses de otoño e invierno la oferta cultural que hay en la isla suele estar muy relacionada con la gastronomía ibicenca o con la faceta más hippie de la isla.

Durante el verano, sin embargo, la isla se viste de fiesta. Las ciudades se llenan de gente que busca buena música y buen ambiente, los clubes se llenan hasta arriba, en las playas se empiezan a ver cada vez más sombrillas y toallas, y los puertos se llenan de gente paseando y disfrutando del clima mediterráneo.

Si bien el turismo de ocio es uno de los principales focos económicos de la isla, el gobierno ibicenco también quiere potenciar el turismo cultural durante los meses de temporada alta, por lo que la isla también puede ser un destino para los que no busquen fiesta, aunque para ello es ideal intentar alejarse un poco de las grandes ciudades de la isla y buscar los pueblos del interior o de la zona norte de la isla, zona que suele asociarse más a los payeses.

Además para poder moverse por la isla con total comodidad y facilidad, los ibicencos suelen aconsejar que los turistas busquen un buen alquiler de coches en Ibiza, para que puedan recorrerla entera sin problemas, algo muy recomendable sobretodo para los turistas que prefieran optar por las zonas poco pobladas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 12 =