Fuente: Pablo Iglesias

La última ocurrencia de la caverna mediática es afirmar que Pablo Iglesias no estará en el futuro Gobierno de coalición. Incapaz la prensa de derechas en el trabajo de generar la desafección entre la población española, inventan noticias y rumores tendentes a deslegitimar a cada uno de los partidos participantes. Si contra Pedro Sánchez utilizan a los dos barones muy mucho españoles, contra el secretario general de Podemos utilizan bulos sin prueba alguna. Ya dijimos que el supuesto “caso de los abogados de Podemos” no tenía ningún fundamento jurídico (más allá de algún pleito laboral) pues pruebas no existen y todo lo que supuestamente dicen que ha pasado en la formación morada tendría mucho más que ver con la aceptación ética de sus seguidores. De hecho, si se fijan en las filtraciones, unos días se producen en el periódico cloaquero por excelencia, otros días en otros medios que aparentan ser más serios. Se van pasando la bola de unos a otros para aparentar que hay algo terrible detrás cuando no hay más que el enfado de una persona por haber sido despedida bajo la gravísima acusación de acoso sexual.

Campañas constantes de desprestigio que ahora están rematando con la desaparición de Iglesias del futuro Gobierno de coalición debido a los infundios de este abogado despedido. Para dar más veracidad a la no participación en el Gobierno se sitúa la vuelta a su país de Pablo Gentili (asesor personal de Iglesias) para ocupar un alto cargo pues, dicen los conjurados de la derecha, aquí no sería jefe de Gabinete del dirigente morado en la vicepresidencia. O igual se marcha a su país, habrá que recalcar “su país”, porque le apetece más trabajar en pos de un proyecto que mejore la situación social de Argentina; o porque le paguen más que en España (donde los altos cargos no ganan grandes fortunas). Con la caverna mediática nunca se saben los motivos reales pero sí es conocida su incapacidad de establecer un argumento sin contradicciones y si flecos que acaban destruyendo ese bulo. Veamos por qué.

No será, según la caverna, Iglesias quien ocupe la vicepresidencia sino Irene Montero. Tampoco sería extraño ni molestaría a las huestes de Podemos. Aquí viene la primera contradicción, si Montero está tan amenazada por la escolta y los abogados ¿por qué sería vicepresidenta sin problema alguno? La obsesión de la caverna con la destrucción de la imagen de Iglesias viene de largo y no merece la pena adentrarse en ello más (en el efecto de doppelgänger con Sánchez ya advertimos que le ven como el reverso tenebroso del maligno), pero el problema que están intentando vender como la “más alta traición a los principios”, como si la derecha tuviese más principios que ocupar el poder y quedarse con la riqueza de todos, afecta igualmente a la supuesta vicepresidenta. A esto súmenle otra cuestión, si el tal Gentili es tan bueno (ha hecho perder casi cuarenta escaños a Podemos) y se lleva tan bien con el otro “gran cerebro de la pérdida de escaños” Iván Redondo ¿por qué no habría de quedarse como jefe de gabinete de Montero? Sería bueno que, fruto de esa cordialidad en el trato, ambos pudiesen interpelarse para la buena coordinación monclovita. Como ven, la derecha lanza bulos pero se caen al primer vistazo.

¿Quiere esto decir que Iglesias será vicepresidente? A día de hoy no existe confirmación de ello y bien pudiera ser que Montero acabase de vicepresidenta y no de ministra de Igualdad. Pero que no exista confirmación sobre los nombres y los cargos no empece para que Iglesias acabe siendo vicepresidente si hacemos caso a las filtraciones sobre la estructura y el programa de Gobierno de las que ya se van disponiendo. Quien parece que sí se quedará sin sillón ministerial es Alberto Garzón, quien anda preocupado por el cierre social weberiano (algo que sirve para un roto y un descosido y evita asumir las culpas), pero a día de hoy existen tantas probabilidades de que Iglesias sea vicepresidente como Sánchez presidente.

Lo que molesta a la mayoría de medios de comunicación, especialmente los de la derecha, es que no haya información alguna sobre los dimes y diretes de las distintas negociaciones que se están manteniendo casi diariamente para dejar todo cerrado. Se dijo en estas mismas páginas que ya tenían los votos necesarios, no que estuviesen totalmente asegurados por mor de la coyuntura política catalana, pero la estructura ministerial y programática está casi cerrada a falta de establecer los distintos nombres que ocuparán los cargos según nos han confirmado fuentes de las negociaciones. Pero no conocer y poder concentrar los torpedos mediáticos les genera lanzar bulos de todo tipo y a los barones liberales del PSOE enfangando todo por unas míseras columnas periodísticas. Si esto es sin saber ¡imaginen cómo será sabiendo! Lo recomendable es no hacer caso de todos esos artículos con titulares extraños, extravagantes, alarmantes o irracionales de los medios de derechas. ¿Han visto a los supuestos medios progres decir algo? Pues salvo alguna metedura de pata, no y por algo será. O ¿piensan que no están deseando ofrecer noticias positivas y que les otorguen muchas visitas? Son progres pero el negocio también importa. ¿Será entonces Iglesias vicepresidente? Dependerá de una decisión personal que está valorando y que no se sabrá hasta el último momento, Sánchez desde luego no le ha vetado y si ha colocado a la ministra de la Troika como vicepresidenta por algo será.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + dos =