El pasado domingo la central nuclear de Cofrentes (Valencia) informó al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de la activación de una alarma de fuego que provocó el disparo de un interruptor de un ventilador. El hecho se produjo en un edificio auxiliar. En principio, el suceso no ha tenido impacto en los trabajadores ni consecuencias medioambientales ni para para la población.

Este tipo de hechos está clasificado con nivel 0 según la Escala Internacional de Sucesos Nucleares que lo tipifica como suceso sin significación para la seguridad.

El personal de la brigada contra incendios se desplazó hasta la localización del suceso y confirmó la ausencia de humo y fuego. Por su parte, el titular de la planta avisó a mantenimiento eléctrico y se está revisando el estado del interruptor.

Este suceso se suma a lo ocurrido el pasado día 12 de julio en que el titular de la central nuclear de Cofrentes comunicó al CSN, que se había producido un incumplimiento del Manual de Inspección en Servicio (MISI) de la instalación al no haber llevado a cabo una exploración complementaria de las soldaduras tobera-vasija.

Este tipo de inspecciones mediante técnicas de Ensayos No Destructivos (END) están incluidas en la sección XI del código ASME (American Society of Mechanical Engineers). Dicha sección requiere la realización de una exploración de las soldaduras mediante la técnica de ultrasonidos, tanto exploración perpendicular como paralela. Es esta última la que no se realizó dentro del intervalo de la Inspección en Servicio correspondiente en la última ocasión y que, en su momento, no fue solicitada una exención para la misma.

El suceso no tuvo impacto en las personas ni en el medio ambiente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 18 =