Aviones militares no tripulados israelíes lanzaron bombas incendiarias contra las carpas instaladas a lo largo de la frontera oriental de Gaza. Los bomberos acudieron rápidamente a estos lugares para extinguir el fuego antes de que se extendiera y causara más daño. El ataque causó daños a la propiedad, pero no se reportaron heridos.

Principalmente fueron quemados neumáticos que fueron recolectados por activistas palestinos para ser quemados en las protestas del viernes, la “Marcha de un millón a Jerusalén”. Los palestinos queman los neumáticos para que el humo bloquee la visión de los francotiradores israelíes estacionados a lo largo de la frontera y evitar que los asesinen.

La Comisión Nacional Superior para la Gran Marcha del Retorno solicitó una gran participación de los palestinos en las protestas de ayer viernes coincidiendo con el Día de Al-Quds, que se celebra el último viernes de Ramadán, cuando mucha gente celebra un día de solidaridad con el pueblo palestino.

Hay que recordar que los francotiradores israelíes han asesinado a 123 palestinos, incluidos 13 niños, e hirieron a más de 13.600, incluidos cientos que sufrieron heridas graves, desde el 30 de marzo.

Entre los palestinos asesinados se encontraba Razan al-Najjar, de 21 años, un paramédico que recibió un disparo en el pecho y fue asesinado por un francotirador israelí mientras prestaba primeros auxilios a los heridos en la cerca fronteriza fortificada, al este de Khan Younes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × tres =