La embarcación de búsqueda y salvamento Golfo Azzurro ha permanecido tres días en aguas internacionales después de rescatar una patera con tres personas perdidas. En un principio, las administraciones maltesa e italiana se negaron al desembarco de las personas rescatadas al considerar que no eran responsabilidad de ambas. 72 horas después, la embarcación de Open Arms desembarcó en el puerto siciliano de Pozzallo.

Golfo Azzurro, el barco de la organización española Proactiva Open que se encarga de buscar y rescatar a inmigrantes en el Mediterráneo, recibió el pasado 6 de agosto un aviso para formar parte de un operativo de rescate de una patera con tres personas a bordo. La embarcación encontró a las personas a 100 millas al norte de la zona SAR y de inmediato informó al centro de coordinación italiano, como suele hacer habitualmente, el cual ordenó al buque Golfo Azzurro dirigirse a Malta, pues se encontraban en zona de responsabilidad maltesa.

Por su parte, las autoridades maltesas negaron la entrada del barco Golfo Azzurro argumentando que no aceptaban la entrada de inmigrantes ilegales. Así pues la embarcación puso rumbo al puerto italiano más cercano donde las autoridades italianas también denegaron el desembarco de las tres personas e instaron al buque a permanecer en aguas internacionales a la espera de que las administraciones italiana y maltesa se pusieran de acuerdo respecto a la acogida de las personas rescatadas.

Finalmente, y tras permanecer 72 horas en el mar desde el inicio de la operación, el 9 de agosto, la Guarda costera italiana autorizó al barco Golfo Azzurro desembarcar a los tres refugiados rescatados en el puerto siciliano de Pozzallo.

Por otra parte, el pasado lunes 7 de agosto el segundo buque de la organización española, el Open Arms, recibió amenazas y un ataque armado por parte de los Guarda Costas libios en aguas internacionales. Tras lo sucedido, el barco puso rumbo a Malta donde consiguió atracar después de varias horas de espera.

Debido a las adversidades que han tenido que hacer frente los buques de salvamento de la organización española Proactiva Open -que participan en operativos de búsqueda y salvamento en el Mediterráneo Central, respondiendo a la llamada del Centro de coordinación de salvamento italiano- han obligado a la organización a publicar un escrito quejándose del trato recibido por acudir “a salvar a seres humanos de morir ahogados”.

En el escrito la organización Proactiva Open Arms (POA) revela que “los tres refugiados que han permanecido a bordo del Golfo Azzurro son seres humanos que huyen de la persecución en Libia”. Y añade que “el rescate fue ordenado y coordinado por el Maritime Rescue Coordination Center, con base en Roma, pero en una zona de responsabilidad maltesa”.

Además, POA insiste en que “es una organización humanitaria que ha rescatado a más de 25 mil seres humanos en lo que lleva operando en el Mediterráneo central, y siempre ha cumplido las normas internacionales en materia de salvamento en el mar”. “Nuestro único objetivo es ayudar a que no quede ninguna vida a la deriva”, concluye la nota.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 1 =