El próximo 30 de junio se cumplen dos años de gestión del Partido Popular en la Diputación Provincial de Almería y frente al balance de autocomplacencia que se ha lanzado desde el equipo de gobierno que dirige Gabriel Amat, la diputada provincial de Izquierda Unida, María Jesús Amate, considera que nada más lejos de la realidad ya que estos dos años de gestión del PP han estado marcados por la deconstrucción de la institución como la conocíamos  y la pérdida de calidad  de servicios y entidades.

La Diputación, entienden en IU, debería de estar al servicio de los pueblos más pequeños de nuestra provincia, ya que ese es el origen de esta institución: dar apoyo a todos aquellos municipios que por su entidad no pueden prestar todos los servicios por sí mismos a sus vecinos. La institución debe de estar al servicio de los pueblos y llegar a todos ellos, “no pretender que sean los pueblos los que acudan a ella como el que acude en peregrinación a la meca. Gabriel Amat y los diputados del PP no pueden pretender dirigir la Diputación desde la calle Navarro Rodrigo, deben de ir a los pueblos a ver a los alcaldes y no al contrario”, manifiesta IU.

Además, la Diputación no está para tapar las vergüenzas del gobierno de Rajoy como por ejemplo la salida de la A7, competencia del gobierno central y que fue pagada por fondos de la Diputación, y tampoco está para confrontar con la Junta de Andalucía, sino para legar a acuerdos por el bien de todos los almerienses, entiende Amate.

Como ejemplo una residencia que tenía un servicio de calidad, de las mejores y de las pioneras en Andalucía pero que la gestión del PP está haciendo que pierda esa condición, “con decisiones como el cierre de la unidad de Levante y luego con todos los problemas que habido a lo largo del último año con la unidad de Poniente, la privatización de algunos de los servicios que allí se prestan  y algunas  cuestiones laborales de quienes ahí trabajan, como la contratación de prácticos para la reducción de la bolsa de horas del personal”, argumenta Amate. Lo que la Diputación está haciendo con la residencia de ancianos “no será ilegal pero por supuesto sí inmoral, están convirtiendo una residencia de excelencia  en una residencia low cost, solo se mira la rentabilidad de la misma y no se dan cuenta que están tratando con personas con muchas necesidades”, dice la diputada provincial.

Tampoco conviene olvidar la disolución del Instituto de Estudios almerienses como órgano autónomo, un órgano que acoge a todos los intelectuales y estudiosos de diversas vertientes artísticas de la provincia, que era un órgano autónomo de la Diputación y ha tenido una entidad propia y era un gran referente “pero que hace poco la Diputación lo ha liquidado, eliminando esa autonomía y capacidad de gestión, diluyéndolo dentro del área de cultura. Ahora pasa a depender de un equipo de gobierno y antes todo se decidía por sus miembros y el plenario”. Una vez más, el PP poniendo las instituciones de todos a su servicio.

También ha destacado  la diputada provincial de Izquierda Unida los dos graves problemas que tiene la diputación provincial actualmente y que deben ser resueltos con prontitud: la prestación del servicio de extinción de incendios a los pueblos de la provincia y la solución  de estabilidad y rentabilidad de la empresa de Galasa. “Nos sorprende que Gabriel Amat se congratule de haber terminado con los problemas de agua de la provincia cuando aún está abierta la crisis de Galasa. El problema de Galasa  es algo que viene arrastrando desde hace años y era la crónica de una muerte anunciada, pero durante más de 5 años el PP de la diputación de Almería no ha hecho nada con el tema. La empresa tiene una gran deuda con Acuamed, con la que el Partido Popular no llega a acuerdos fructíferos, y el plan de estabilidad financiera aprobado para  la empresa no termina de cuajar y dar soluciones”.

Para IU, “Galasa es una entidad pública de prestación de servicios de agua que debe ser gestionada de forma eficiente cosa que hasta el momento no se ha hecho y se está convirtiendo en una espina en la garganta del PP provincial que no sabemos cómo se la quitará”, manifiesta María Jesús Amate.

Desde IU también destacan la mala gestión de estos dos años del PP en la Diputación y los problemas con la extinción de incendios y el desmantelamiento del servicio del Parque de Bomberos de Albox. “La Diputación desde siempre ha prestado servicios de extinción de incendios en los municipios de la provincia y cada vez este servicio se presta peor, y el PP no hace nada por mejorarlo, por ejemplo en cuanto a la falta de personal. Siempre se está buscando algún resquicio legal para evadir la responsabilidad pero el servicio de extinción de incendios no puede ser una cuestión política o legal  ya que se pone en riesgo la vida y seguridad de los ciudadanos de nuestra provincia” afirmó Amate.

Son necesarios más efectivos para dar servicio a todos los pueblos de la provincia. No puede ser que los efectivos que existen se encuentren sistemáticamente doblando turnos para poder cubrir los diferentes parques y retenes situados en la provincia. Y es que desde Diputación se lleva tiempo prometiendo una oferta pública de empleo para ampliar las plazas de bomberos que nunca llega. Aunque la oferta debe de ser publicada por los consorcios de poniente y levante, Diputación es la máxima responsable en ambos, por lo que es responsabilidad suya también. Como muestra la primera piedra que se puso en el parque de Bomberos de Roquetas y a la que acudió presuroso Amat, pero que para las dificultades desaparecerá.

Para Izquierda Unida, “esta legislatura el PP se ha propuesto acabar con todo aquello que no controla, no le gusta o le da problemas. Tanto es así que hasta han cambiado la bandera de la  provincia a pesar de no tener ningún apoyo para ello en el pleno provincial, o incluso la imagen y nombre del festival de cine Almería En Corto”. Por todo ello, desde Izquierda Unida se considera que la gestión del PP “por mucho bombo y platillo que se quiera anunciar desde el equipo de gobierno de la Diputación no ha sido más que un fracaso.  Los grandes titulares de este año por mucho que se empeñe el presidente no han venido dados por su buena gestión”.

La formación de izquierdas entiende que “la Diputación debe de apostar principalmente por apoyar a los pueblos más pequeños, que son los que más la necesitan y los que menos posibilidades tienen de hacer grandes inversiones hídricas, urbanísticas o culturales y que están perdiendo población poco a poco. Y por supuesto la Diputación debe mantener lo que le ha dado entidad, como es el Instituto de Estudios Almerienses, la residencia de ancianos o la empresa pública de gestión de aguas Galasa. Y por supuesto las entidades y empresas públicas deben de gestionarse de forma eficiente y eficaz pero sin caer en las reducciones de la calidad del servicio no en las privatizaciones”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 10 =