Resulta un tanto inmodesto y/o exagerado copiar el título a una obra de Lenin (La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo) para hablar del carmenismo-errejonismo. No obstante muchas de las críticas que vertía en pensador ruso en su ensayo hoy, adaptadas a la sociedad del espectáculo y posmoderna, se podrían trasladar. La candidatura de Más Madrid surge de una traición del sector más populista de Podemos, populista en el doble sentido de demagogia y aplicación de las teorías de Ernesto Laclau. Pero también es una división que pide para sí pureza de sangre del 15-M y el “primer” Podemos (como si hubiese seis o siete y dejase de ser una evolución propia de los partidos políticos, algo que viniendo de politólogos debería ser sobradamente conocido). Más Madrid quiere presentarse como la pureza de origen como los izquierdistas se reclamaban los más puros.

La Historia ha demostrado que cualquier reclamo de pureza, o bien lleva al campo de exterminio, o bien es una mera máscara para obtener poder. Lo mismo que ahora le ocurre al PP que dice ser centrista para seguir en la obtención de encomiendas del poder (aunque todos sabemos que su verdadera faz es la que mostraron antes), Manuela Carmena e Íñigo Errejón buscan poder por el poder. Si son lo mismo que Podemos es absurdo marcharse por un quíteme allá esas pajas, por eso reclaman la pureza cuando lo que quieren es tener poder. ¿Por qué quitaron la silla vacía a Isabel Serra que quería denunciar la explotación de El Corte Inglés? Si tuviesen la misma ideología que Podemos la habrían dejado libre para que esa denuncia persistiera. Pero no, rápidamente, como contamos en estas mismas páginas, y de forma cainita Clara Serra ocupo el lugar porque es un lugar simbólico de poder que no querían dejar a Podemos. De ahí que por mucho que digan no son lo mismo que Podemos.

Que quieran ocupar el espacio de Podemos lo ve todo el mundo, pero que su esperanza es hacerse con parte del PSOE no lo observan en la calle Buen Suceso, que ingenuamente les sigue las gracias. Más Madrid es la máxima expresión de la izquierda caviar, esa izquierda que no reniega de lujos, que se junta poco con la gente de clase trabajadora, que hacen el juego al capitalismo como contenedores de las demandas más justas y radicales de los oprimidos. De ahí que busquen a todos esos jóvenes que piensan similar, capitalistas con conciencia social (sin juntarse mucho eso sí), y que votan al PSOE. Porque es moda o queda genial en el curriculum personal ser activista de la izquierda desde Las Rozas, Pozuelo, Majadahonda o todos esos poblachones pequeño burgueses.

Más Madrid es el reflejo del pensamiento pequeño burgués con conciencia social. Son los mismos que reclaman colegios públicos en poblaciones de pequeños burgueses y ricos no tanto para sus hijos sino los hijos de las gentes de servicio. Ellos, en connivencia con los poderes políticos, llevan sus hijos a colegios concertados para que les salga gratis y no se junten con niños pobres (con poner una exclusión económica como abonar 100 euros al mes de gastos extraordinarios ya no se mezclan). Nada han hecho en la capital madrileña diferente a eso. Dijeron que no habría desahucios y en Argumosa han sido expulsadas personas que sí pagaban por fondos buitres. No han gastado un céntimo en mejorar la vida de las personas salvo tres o cuatro cosas puntuales y espectaculares. Como le gusta a la izquierda caviar, tres o cuatro artificios para despistar.

El otro día Carmena decía que los desahucios no son culpa de los bancos sino de las personas que no pagan, en una muestra más de ese pensamiento pequeño burgués entregado al capitalismo salvaje. Ni un solo gesto para con las personas que no pueden pagar porque el sistema les está expulsando o explotando. Un apoyo a la alienación de la clase trabajadora expresado por alguien que se dice de izquierdas. ¿Han visto críticas en los medios? Ninguna porque son conscientes de que el carmenismo-errejonismo no es más que una ideología, con sus tótems sagrados a los cuales hay que adorar y obedecer sin rechistar (Carmena y Errejón), que beneficia a la clase dominante. No son más que los descarriados o el rostro amable del bloque en el poder.

¿Han escuchado algo ideológico o medio político al carmenismo-errejonismo? Nada. Son diversos y transversales que se manifiestan en una competencia virtuosa (excepto con Podemos que ahí es destructiva) y cuyo discurso cambia como cambia la opinión de las personas que se quieren agregar al movimiento. Porque odian los partidos con sus reglas y cesiones de poder hacia abajo, cuando lo que ambos quieren es mandar de forma absoluta y libre de injerencias. Todo emana de Carmena y Errejón, más su elite de escogidos. Pidiendo rebeldía niegan la misma de puertas adentro. Y como lo suyo es una cadena de equivalencias, añaden y añaden propuestas, muchas inconexas y antagónicas, pero les da igual mientras sirvan de freno a la demandas de clase.

Son la izquierda posmoderna que se ofende por todo pero a la que no se puede criticar. Una izquierda caviar que prefiere los oropeles del poder antes que pensar realmente en las relaciones de producción. Una izquierda diversa que tiene como meta acabar en la élite gubernamental del PSOE. Una nueva “Nueva Izquierda” pero mucho más pija, guapa y menos batallada. Es la izquierda de los listos pequeño-burgueses que desprecia las capacidades analíticas e intelectuales de aquellos que ni les adoran, ni piensan como ellos. De ahí que el carmenismo-errejonismo sea una enfermedad que puede acabar con la hegemonía que se vislumbra en la izquierda madrileña.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + cinco =