Tensión dentro del Partido Socialista de Euskadi, provocada por las gentes que se encuentran bajo el amparo de Adriana Lastra, lo que podría interpretarse como un ataque (se verá si no controlado) desde la Ejecutiva Federal del PSOE contra la secretaria general de los vascos. Como conocen nuestros lectores, Izquierda Socialista está en un impasse, que algunos llaman secuestro, hasta que se celebre una Asamblea Federal como ha pedido José Luis Ábalos. Mientras tanto una parte minoritaria de la corriente se ha situado bajo el amparo de la vicesecretaria general del PSOE, llegando a ocupar incluso cargos de asesoramiento en el Congreso de los Diputados.

Un “secuestro” interesado dicen desde la Corriente de Opinión para cercenar las opiniones críticas y de izquierdas. El caso es que ha habido sorpresa en el interior de la misma, especialmente en Euskadi, porque nadie les ha convocado a Asamblea donde elegir un nuevo Coordinador Regional después de que el anterior, también de la cuerda de Lastra, saliese huyendo para refugiarse en una de esas mil confluencias que brotan cuando llegan las elecciones locales. Así que la coordinación de Santiago Reyes sólo puede responder al dedazo desde el aparato de Ferraz al no haber publicidad entre las personas que conforman IS. Un problema que se le abre, justo en este momento tan delicado de diversas negociaciones y frentes abiertos, a la Ejecutiva Federal y a la Regional de Euskadi. Un grupo de personas controladas por el entorno de Lastra no sólo han criticado los acuerdos con el PNV sino que, en un “ataque completo de locura” como cuentan desde el PSE, piensan postularse contra Idoia Mendia.

En un comunicado que ha recogido la Cadena Ser de Bilbao, Reyes se queja de que Media no ha trasladado a la militancia vasca los “contenidos concretos del acuerdo con el PNV” careciendo de un completo debate en las Agrupaciones. En este sentido es lo mismo que está sucediendo en toda España, salvo en los pocos lugares donde se ha ganado por mayoría absoluta, y en consonancia con el Reglamento Federal y los Estatutos, donde se afirma que se votarán los acuerdos, no que se produzca un debate sobre los mismos. Y todo ello porque los acuerdos con el PNV “no han sido beneficiosos para la ciudadanía y han beneficiado los intereses de la derecha nacionalista vasca y de la estructura del PSE frente a la agenda social”. Un ataque en toda la línea de flotación a la Ejecutiva del PSE por personas del entorno de Lastra como se observa.

Lo curioso del caso es que el escrito, donde se habla mucho de propuestas progresistas y derecha nacionalista vasca, está escrito en un lenguaje bastante lejano a lo que es Izquierda Socialista. Al ser una corriente marxista seguramente hubiese hablado de la “burguesía vasca” sin centrarse mucho en la cuestión nacional, hubiese hablado de formar gobiernos de izquierdas que se ajusten a la correlación de fuerzas para insistir en la lucha de clases a nivel Euskadi y subvertir la hegemonía burguesa. No políticas “centradas en el bienestar social y el acceso a los servicios públicos y la vivienda” que tiene un aroma a socialdemócrata que no es propio de IS, que lo apoyaría como política pública pero no en un comunicado. Lo que advierte que Reyes muy marxista no es y sí alguien que está peleado con la secretaria general, por culpa de anteriores primarias por ejemplo, y “utiliza la corriente de opinión para sus propias batallas” como nos han contado desde Euskadi.

El colmo del absurdo es que, siendo en Euskadi la parte controlada por Lastra, muy minoritaria y sin conciencia de clase, se atrevan a presentarse como alternativa a Mendia para Lehendakaritza. Eso sí, lo hacen con el fin de “enriquecer el debate, fomentar la renovación, la participación y la orientación hacia la izquierda” y así conseguir una sociedad más igualitaria y cohesionada. Casi ningún miembro de IS firmaría un comunicado así y con esas expresiones tan alejadas de la tradición de la izquierda socialista. Un comunicado que firmaría, según nos cuentan, hasta el propio Patxi López, al que se considera la derecha del partido. Locuras o no, Lastra sin quererlo, porque es difícil que haya dado su aprobación a algo así, está apoyando por extensión poner en duda a una dirigente regional. O lo que es lo mismo, Mendia podría pensar que le están atacando desde Ferraz porque estas personas (algunas de las que han apoyado el comunicado en redes jamás han sido de IS) están bajo el cobijo federal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 7 =