El consejero de Empleo, Empresa y Comercio, Javier Carnero, asistió ayer en Málaga a la firma de un protocolo general para el impulso de la eficiencia energética y el diseño óptimo de los sistemas de iluminación en el ámbito de la construcción sostenible con las principales asociaciones del sector, donde ha recordado que ahora las pymes y autónomos pueden mejorar los sistemas de iluminación interior con incentivos de hasta el 55% del coste de la intervención, frente a la anterior horquilla, que oscilaba entre el 30 y el 40%. Lo que en términos más coloquiales supone financiar el cambio de bombillas para que gasten menos.

Este protocolo, suscrito por los responsables de la Agencia Andaluza de la Energía, Aquilino Alonso, de la Federación de Asociaciones de Instaladores de Andalucía (FADIA), Hermenegildo Marchal, y de la Asociación Profesional de Diseñadores de Iluminación (APDI), Rafael Gallego, persigue impulsar la eficiencia energética en la iluminación de edificios y ciudades, así como abrir nuevas oportunidades profesionales, avanzando de este modo en los objetivos que recoge la Estrategia Energética de Andalucía 2020 relacionados con el ahorro y la eficiencia energética en las empresas, mediante el establecimiento de un marco de colaboración para un diálogo permanente y fluido entre todos los firmantes.

Vuelve de esta forma la Junta de Andalucía a sufragar los gastos que deberían corresponder a los empresarios y no a los bolsillos de la ciudadanía andaluza, mucho más necesitada de otras cosas. Y lo peor es que no es para el beneficio en sí de los trabajadores de esas empresas, no. Gran parte del gasto es para la iluminación exterior y el paisaje circundante. Sí como lo leen.

Ya desde el pasado 23 de abril, la Junta ha incrementado el porcentaje de incentivos que otorga para la renovación de equipos y la implantación de proyectos luminotécnicos dentro la línea de incentivos a la Construcción Sostenible, que varía en función del alcance que tengan los proyectos presentados, si bien podrán optar a los mayores incentivos las pymes y los autónomos del sector turístico, así como otros que recurran a las TIC para la medición y seguimiento energéticos, o que obtengan la consideración de prioritarios en la Estrategia de Innovación de Andalucía RIS3.

El consejero Carnero ha señalado que el presupuesto disponible es de cinco millones de euros para avanzar en los objetivos recogidos en este convenio. “Con ello esperamos conseguir la mejora de la iluminación interior de más de 1.500 establecimientos turísticos, comerciales, de oficinas u otros centros de trabajo, que en su conjunto podrían suponer una reducción energética estimada en 17.000 megavatios-hora anuales”, ha subrayado. Esto es, cinco millones de ahorro para esas empresas que seguramente tienen la capacidad suficiente, sino no tendrían la empresa, para sufragar algo que es de obligación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − seis =