Han sido las luchas en la calle las que han conseguido doblar el brazo de la derecha para que las pensiones sean revalorizadas mediante el IPC. Y también que los partidos de izquierdas no buscasen otro tipo de subterfugios. La lucha de esas personas ha demostrado que si se quiere y se lucha se puede conseguir llevar a la clase política a los intereses de las personas. Los partidos de izquierdas, salvo ERC que tendrá que explicar bien su negativa, tenían claro desde hace tiempo que el IPC debía ser la medida mínima de revalorización, pero ha sido la derecha azul y naranja la que ha puesto más impedimentos. Las movilizaciones, que demuestran que la lucha de clases, por asombroso que parezca, existe, han generado aunque sea por puro cálculo electoral rendir a los representantes de la clase dominante.

Yolanda Díaz, diputada de IU, ha sido clara: “son los pensionistas los que han logrado este acuerdo”. Un acuerdo que pide que se garantice el poder adquisitivo de los pensionistas mediante la revalorización con el IPC real. “la revalorización anual de las pensiones en base al IPC real se presenta como el mecanismo que ha de servir para conservar el poder adquisitivo de las pensiones” dice el comunicado del Pacto de Toledo. El “IPC real” deberá ser definido por el Gobierno, en este caso del PSOE, para saber realmente qué será lo que suban las pensiones. Se consigue lo que quería el gobierno de Pedro Sánchez, tener un acuerdo en el Pacto de Toledo para poder legislar sobre la materia y poder aplicarlo con el máximo consenso en los presupuestos generales. Pero, como dicen los propios pensionistas, esto no empece para abandonar la lucha pues el acuerdo del Pacto de Toledo es sólo una recomendación. Por ello las movilizaciones seguirán hasta que se haga realidad esa recomendación.

“La comisión considera esencial, a los efectos de generar confianza en la ciudadanía, recuperar el consenso de la Recomendación del mantenimiento del poder adquisitivo y mejora de las pensiones, aprobada en el año 2011 en el marco de las Recomendaciones del Pacto de Toledo” remarca el texto difundido. Una recomendación que debería ser casi ley o norma para todos los partidos políticos como piden en las movilizaciones. Una recomendación que el PP y su socio Ciudadanos han estado evitando hasta que han visto las orejas al lobo. Están en modo electoral y cualquier voto debe ser mantenido o conseguido. Por ello han tragado con la recomendación que no hace tanto tiempo han impedido y no querían ni en pintura. Tal vez verse rodeados en el Parlamento les haya servido para tomar conciencia de que las personas se movilizan y toman nota.

Las panteras grises de España han demostrado que la lucha debe ser constante, que la unión de las trabajadoras y trabajadores, de cualquier raza, territorio e identidad, suele traer beneficios para la clase trabajadora. El establishment, cuya mayor sede está en Bruselas, debe saber que la lucha siempre estará presente. Que la clase trabajadora ha despertado por el empuje de sus mayores y que está preparada para luchar. Como demuestran las gentes de Vestas, por ejemplo. Además, para molestia de la clase política representante de la clase dominante, los pensionistas tienen mucho tiempo y familias que lo están pasando tan mal como ellos mismos. Y eso supone no dejar la lucha. Una vez organizados lo siguiente podría ser la sanidad pública, la educación pública sin manos políticas o el sistema financiero que ahoga a los pueblos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cinco =