La marea de las luchas por Pensiones Dignas subió hasta convertirse en un  verdadero tsunami el pasado jueves 22-2 donde centenares de miles de pensionistas salimos a las calles y plazas  protestando contra la raquítica subida del 0,25 % con la que nos ha humillado Rajoy. La masiva protesta exigiendo la defensa de unas pensiones dignas ha sido ejemplar y pacífica.

En Málaga al igual que en las principales ciudades del Estado, habían comenzado las movilizaciones hace ya unas semanas, concentrándonos en los primeros actos a la puerta del Ayuntamiento gobernado por el PP,  al comienzo no hubo mucha gente,  poco más de un par de cientos de personas, pero la marea ha ido subiendo cada semana y  en esta última acción  la Plaza de la Constitución y calles adyacentes estaban a rebosar, con varios miles de  manifestantes.

En Madrid vimos  cómo un cortejo muy masivo cortó el tráfico frente al Congreso, en Barcelona  se llenó la Plaça Catalunya exigiendo la recuperación del poder de compras perdido, en otras ciudades también se notó una gran afluencia pero fue Bilbao que reunió a unos 35.000 pensionistas indignados la que rompió la pana.  Algunos de los gritos escuchados en esas manifestaciones han sido: “Menos ladrones y más pensiones”, “Rajoy dimisión”, “El pueblo unido jamás será vencido”, “Esos ladrones nos roban las pensiones”, “Gobierne el que gobierne, las pensiones se defienden”, “Manos arriba, esto es un atraco”…

Un par de horas de concentración dan para mucha charla que expresaban el ambiente de cabreo, pues la gente se pregunta qué está haciendo el PP con esa política a favor de los ricos y en contra de los pobres, cuando a la mayoría, la paga no nos llega ya a final  de mes. La brecha entre los más ricos y los menos favorecidos crece literalmente cada año. El nivel salarial ha sufrido una caída brutal, como demuestran las estadísticas y la realidad. El paro es un drama para las familias que lo padecen. Las pensiones pierden poder de compras, pese a las mentiras de la Ministra Fátima Báñez y su Jefe Rajoy, por lo que los mayores retiran la confianza al gobierno, que ha empezado su declive electoral según señalan las encuestas, demostrado también en los hechos de esta rebelión de los mayores indignados, tomando calles y plazas de forma masiva y de manera ejemplarmente pacífica podríamos derrotar al Gobierno.

La seguridad en los puestos de trabajo fue dinamitada con la contra-reforma laboral aplicada por Rajoy, que eliminó derechos laborales y sociales que habíamos conquistado los trabajadores con nuestras luchas y que ahora están siendo aniquilados. ¿Dónde está la recuperación de la que hablan Rajoy y su Ministra Báñez? En los bolsillos de los corruptos que se embolsaron más de 60.000 millones con el “rescate bancario siempre negado por el Gobierno”, pero que es un hecho consumado que beneficia a los banqueros, algunos de los cuales estaban quebrados y deberían estar en la cárcel, pero se siguen amparando en la impunidad y en la legislación que tarda 10 y 12 años en ver el final de una causa, mientras la banca sigue amasando ganancias astronómicas, pues los 5 principales, Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell,  presentan unos resultados en 2017 de casi 15.000 millones de euros de beneficios.

No solo se hacen rescates bancarios y se les conceden amnistías a “esos ladrones de guante blanco”, sino que ahora esos “liberales usureros, tramposos y  aprovechados”, utilizan una vez más a “Papá Estado” para cubrir sus vergüenzas y continúan tapando sus quiebras y desfalcos como las autopistas, que pueden costar a la Hacienda Pública (que somos siempre los trabajadores), en torno a unos 5.000 millones más, en vez de expropiarlas sin indemnización por las estafas y los sobreprecios. La oposición debe exigir que se haga una auditoría y quizás se podría demostrar el gran desfalco de los presupuestos de sus construcciones que han costado por kilómetro de autopista terminado, (con salarios un tercio más bajos que en Alemania), el doble que cuestan en ese país.

Naturalmente que el malestar que existe entre los pensionistas expresa la necesidad de un cambio de gobierno lo antes posible. Lo vista un sastre recomendado por su gran amigo Francisco Camps, de nuevo investigado por prevaricación en los contratos de la visita del Papa a Valencia o lo amortajen,  Rajoy es ya un cadáver político que en cualquier democracia sana tendría que haber dimitido hace tiempo. Está rodeado de corrupción hasta la coronilla, pero el drama que nos muestra la situación actual de su socio Rivera, apoyado y financiado por el IBEX-35 que apuestan por éste de un mayor vigor derechista, pero en caso de conseguirlo,  podría ser como salir de Málaga para entrar en Malagón. Por otra parte, de forma vergonzante,  Rajoy se comporta como un vendedor de planes de pensiones privados, apareciendo ante la población como un “presunto comercial comisionista de los banqueros y fondos buitres”.

Cualquier trabajador asalariado que se siente explotado sabe que el beneficio de los capitalistas, además de la explotación directa en el puesto de trabajo, consiste en el ansia de privatizaciones del sector público por la burguesía; así intentan vendernos el individualismo de la gestión privada de los servicios y bienes públicos, como pensiones, electricidad, agua, sanidad, educación… pues lo quieren todo para apropiarse de lo público con lo que aumentan la concentración de riquezas cada vez en menos manos, sobre todo de los banqueros y multinacionales, acrecentando las cuentas de resultados de aquellos que luego evaden capitales y los ponen a buen recaudo en Paraísos Fiscales. Trasladan sus domicilios fiscales allende las fronteras para no pagar impuestos usando artimañas y leyes especiales, mientras nos siguen sangrando cotidianamente como esa “patriota residente en Miami para evadir impuesto”, que nos obsequia con una letra rancia de “himno patrio”, rememorando lo de grande, una y dioses, con la mirada puesta “cara al sol”, que Rajoy, Rivera y los suyos han aplaudido hasta con las orejas.

Los recortes salariales y los ataques han sido brutales empobreciendo a la clase trabajadora, a los pensionistas y a la juventud principalmente, sobre todo por la permisividad de los dirigentes sindicales que han estado demasiado pasivos, sin oponer una seria resistencia mostrando la fuerza de la lucha unida de la clase trabajadora. Las organizaciones sindicales han estado sometidas, y siguen ahora mucho más, a un proceso de “domesticación y control” por parte de la burguesía, que ha llegado demasiado lejos. Deben rectificar pronto, porque así somos más débiles y es necesario romper con la táctica desfasada del “pacto por el pacto” y los “consensos claudicantes”, porque si continúan esa táctica que solo sirve para dar cobertura y asumir los recortes sociales, están consiguiendo que la burguesía nos apriete cada vez más el nudo de la explotación y ese “nudo gordiano” que nos han colocado en el cuello de los pensionistas y trabajadores solo se podrá cortar con la lucha consciente por un reparto digno de las riquezas que genera nuestra clase.

El actual sistema de pensiones cuya hucha ha sido saqueada por órdenes de Rajoy, encontrará su viabilidad cambiando de gobierno y eligiendo uno nuevo que legisle a favor de la clase trabajadora y no en beneficio del capitalista, como está haciendo el Gobierno de forma descarada e incluso violando artículos de la Constitución  como por ejemplo, el Art. 50.”Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”, el Art.128, 1) “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”, por lo que permite expropiar e incautar sin indemnizarle a todos los  defraudadores y corruptos. También incumple el art.109 de la Ley General de la SS en materia de pensiones y otros más que es lo que viene haciendo el PP, convirtiendo esto que iba a ser un “Estado Democrático de Derecho” en un “Estado Antidemocrático de Desecho”.

Los pensionistas tenemos que continuar luchando, pero comprendiendo y haciendo comprender a la juventud y a los trabajadores activos y parados que sufren el paro forzoso, que debemos tomar conciencia de rechazar a los gobiernos de derechas que trabajan a favor de nuestros contrincantes que es la clase dominante y en contra del pueblo trabajador. Tenemos que exigir que se respeten las pensiones públicas y que no admitamos esa irrisoria subida del 0,25% que significa una afrenta humillante, sino que queremos y exigimos un incremento acorde con el coste real de la vida restaurando y devolviéndonos los atrasos perdidos y los derechos arrebatados por el PP;  si dicen que no hay dinero, que los estafadores y grandes magnates devuelvan lo robado, que se combata la corrupción y se les ponga impuesto a los ricos.

La lucha por unas pensiones dignas que venimos reivindicando no es una cuestión únicamente de los jubilados y pensionistas, sino que esta batalla nos afectará a todas y todos los que no quieran morirse de hambre antes de que les llegue la hora del retiro por lo que debemos defender nuestra dignidad para que se nos garantice un futuro.  Por ello es preciso continuar levantando un fuerte movimiento cada vez más amplio, pidiendo y ofreciendo nuestra solidaridad a otros sectores y mareas en defensa de Pensiones Públicas para cada persona y que la crisis la paguen los capitalistas que fueron los que la provocaron y los que se han beneficiado de ella.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 5 =