La Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude está recabando datos sobre el caso de los supuestos falsos autónomos de Mapfre, que ha sido destapado por una asociación de delegados y agentes de seguros despedidos de la empresa multinacional que cotiza en el Íbex 35. Esta oficina es el órgano encargado del impulso y coordinación de las medidas de lucha contra el trabajo no declarado, el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social.

Según ha podido saber Diario16, que viene informando en exclusiva sobre este caso, el director de la Oficina de Lucha contra el Fraude, Juan Grangel Vicente, se ha puesto en contacto en las últimas horas con los responsables de Liberados de Mapfre (LM) –la asociación recientemente constituida que ha denunciado la situación laboral que viven miles de trabajadores de la compañía– y les ha propuesto concertar una reunión en Madrid con el fin de tratar a fondo sobre el asunto. Mientras tanto, LM sigue llevando denuncias, pruebas y documentación a la Inspección de Trabajo para que se aclare si miles de agentes y delegados de sucursales de Mapfre en todo el país trabajan en realidad como supuestos falsos autónomos. La última denuncia de LM, presentada esta misma semana, insta al Ministerio de Trabajo a que investigue los contratos y prácticas laborales que se llevan a cabo en casi 3.000 sucursales de Mapfre en todo el país.

Recientemente, la oficina que dirige Grangel ha intensificado su actividad en la persecución del fraude laboral en España en aplicación del Plan Director de la Inspección de Trabajo para el periodo 2018-2020, aprobado por el Gobierno de Sánchez en julio de este año, y que contempla medidas por un trabajo digno, como la lucha contra el fraude, contra la precariedad laboral y la erradicación de situaciones de abuso para mejorar la calidad y condiciones del empleo. El Gobierno socialista ha manifestado en reiteradas ocasiones su “compromiso” en la lucha contra prácticas laborales fraudulentas, sobre todo en la persecución de la figura del falso autónomo que al amparo de las últimas reformas laborales se ha instalado como un cáncer en el mercado laboral español. Los expertos en Derecho del Trabajo sospechan que cientos de miles de trabajadores españoles están siendo contratados fraudulentamente mediante la figura del falso autónomo, contratos que deberían regularse como una relación laboral por cuenta ajena pero que en realidad se enmascaran bajo la modalidad del contrato mercantil, lo cual obliga al trabajador a constituirse como autónomo, corriendo con los impuestos de Hacienda y cotizaciones a la Seguridad Social cuando tales gastos debería afrontarlos la empresa, según el marco laboral vigente.

El falso autónomo degrada el mercado de trabajo, ya que además de agravar la precarización del empleo supone una pérdida gradual de los derechos laborales de los trabajadores como el derecho a ser protegido por un convenio colectivo sectorial, el derecho a un salario justo y digno, el derecho a percibir complementos por horas extraordinarias, a unas vacaciones remuneradas y a una indemnización en caso de despido, entre otros muchos.

El plan de acción del Gobierno de Sánchez prevé un paquete de hasta 75 medidas con las que el Ministerio de Trabajo pretende “recuperar derechos laborales y mejorar la calidad del empleo y de las condiciones de trabajo”, por lo que contempla la persecución de aquellas empresas que utilicen de manera fraudulenta la figura del falso autónomo, así como las “falsas cooperativas” que no cumplan estrictamente con la ley que las regula. El Gobierno cree que los sectores más afectados por la plaga de los falsos autónomos en España son Transportes, Seguros y Medios de Comunicación. Con su plan, el Ejecutivo socialista busca aflorar más de 40.000 falsos autónomos, una cantidad que se antoja escasa, ya que solo en el sector de los seguros podría haber muchos más trabajadores sobreviviendo bajo ese tipo de abuso laboral. Cabe recordar que Mapfre es uno de los buques insignia del sector seguros en España pero otras muchas compañías podrían estar incurriendo también en esas mismas prácticas.

Según fuentes al. Cabe recordar que Mapfre es uno de los buques insignia del sector seguros en España pero otras muchas compañías podrían estar incurriendo también en esas mismas prácticas.

Según fuentes sindicales, el fraude de los falsos autónomos en España podría superar los 200.000 trabajadores, lo que da una idea de la magnitud del problema al que se enfrenta la sociedad española. En una entrevista concedida a Diario16, Fermín Yébenes, portavoz de la Unión Progresista de Inspectores de Trabajo (UPIT), ha solicitado la colaboración de todos los trabajadores del sector para destapar una situación de precariedad laboral que puede afectar a miles de agentes de seguros en toda España. Yébenes sospecha que solo se llega a descubrir una mínima parte del fraude laboral porque “existe miedo” a denunciar y a perder el empleo o simplemente porque muchos trabajadores “desconocen” las funciones reales de la Inspección de Trabajo.

sindicales, el fraude de los falsos autónomos en España podría superar los 200.000 trabajadores, lo que da una idea de la magnitud del problema al que se enfrenta la sociedad española. En una entrevista concedida a Diario16, Fermín Yébenes, portavoz de la Unión Progresista de Inspectores de Trabajo (UPIT), ha solicitado la colaboración de todos los trabajadores del sector para destapar una situación de precariedad laboral que puede afectar a miles de agentes de seguros en toda España. Yébenes sospecha que solo se llega a descubrir una mínima parte del fraude laboral porque “existe miedo” a denunciar y a perder el empleo o simplemente porque muchos trabajadores “desconocen” las funciones reales de la Inspección de Trabajo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =