Tal y como afirmábamos ayer en Diario16, en base a la información publicada por VozPópuli, el Banco de España (BdE) redactó un informe secreto en el que se reconocía, entre otras cosas, que el Popular disponía el día de su resolución de 600 millones de euros de liquidez que le hubieran permitido abrir sin ningún tipo de problema las oficinas el 7 de junio, lo contrario de la versión oficial por la que, si no hubiera llegado el Santander, esas sucursales no podrían haber abierto porque no había dinero líquido. Por tanto, ya hay una falsedad que demuestra que ni el Popular tuvo que ser intervenido, ni vendido por un euro al Santander ni, por supuesto, ni hubo que arruinar a más de un millón y medio de personas.

Tomando como base esos 600 millones de euros de los que disponía el Banco Popular, nos hallamos ante un hecho gravísimo: la JUR y el FROB entregaron al Santander esa liquidez por un euro, es decir, la entidad presidida por Ana Patricia Botín se llevó 600 millones de liquidez por un euro. Este hecho, en sensu estricto, fue una estafa, no sólo a la propia entidad, sino a todos sus accionistas.

El documento del Banco de España demuestra varias cosas. En primer lugar, la connivencia en la operación del propio Banco Santander porque fue el máximo beneficiario de todo el proceso, y el hecho de que la JUR le entregara por un euro, entre otras cosas, esa liquidez de la que disponía la entidad intervenida incide aún más en el hecho denunciado por diferentes bufetes de abogados de que el banco cántabro presuntamente se ha enriquecido ilícitamente.

En segundo término, el informe del Banco de España deja muy claro que la JUR cometió un delito al vender al Santander por un euro una entidad que ni tenía problemas de solvencia y que disponía de liquidez para, al menos, revertir la situación a través de la ampliación de la ELA y de la venta de activos no estratégicos, además de poder cerrar las ampliaciones de capital ofrecidas por Deutsche Bank, Credit Suisse o Barclays Bank.

En tercer lugar, el Banco de España deja en entredicho todas las versiones ofrecidas por Emilio Saracho en el Congreso de los Diputados o en la entrevista que le realizó Antonio San José, director de Comunicación del banco, en la que el presidente de la entidad que acababa de ser intervenida estaba exultante y dijo frases como «es el final de una operación que se anunció de una manera particularmente singular» o «hemos procedido a vender el banco mediante un mecanismo de resolución a uno de los contendientes que más interés y más capacidades tiene para llevar el Banco Popular a nuevos horizontes».

En cuarto término, el Banco de España da la razón a quienes están poniendo en duda la instrucción del juez Andreu a la hora de tomar decisiones ya que, si conocía este informe más todos los documentos presentados por Diario16 que demuestran que la resolución del Popular fue el resultado de una operación perfectamente diseñada, ¿por qué no ha adoptado ningún tipo de medida cautelar?

Finalmente, este nuevo documento conocido, de los muchos que aún quedan por salir a la luz, demuestra que, la operación, ante el peligro que suponían las ofertas de Barclays, Deutsche Bank, Värde y las posibilidades de que los organismos económicos dieran aire al Popular y pudiera recuperarse, se tomó la decisión el día 3 de junio que la entidad debía ser resuelta e, incluso, se realizó un cronograma de todos los procesos que determinaban fecha y hora de la intervención y la venta por un euro de un banco que disponía de liquidez y que tenía solvencia.

¿Se empezarán a tomar decisiones?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − Once =