La primera medida de calado, más allá de los nombramientos y cargos de confianza que van a copar la administración paralela (que no va a desaparecer por mucho que bramen en la calle Alcalá), será quitar el complemento de exclusividad a todos los médicos del Sistema Andaluz de Sanidad (SAS), así como a todo aquel personal sanitario y administrativo que también lo posea. Es una de las medidas que han pasado desapercibidas del acuerdo PP-Vox y que siempre ha estado en la mente del próximo presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. El personal sanitario del SAS verá cómo sus salarios se van a ver reducidos sin que en Ciudadanos digan algo en contra pues están de acuerdo, ya que beneficia a los empresarios sanitarios a los que quieren favorecer.

Moreno Bonilla ya clamó en su día porque había médicos que tenían el complemento de exclusividad y otros no. Le parecía injusto que algunos médicos no cobrasen ese complemento salarial porque voluntariamente lo habían rechazado para poder ejercer también en la medicina privada. Sí, tal y como lo leen, es una estupidez del hoy presidente de la Junta. Una ocurrencia totalmente ilógica pues esos médicos que habían renunciado voluntariamente al complemento estaban trabajando en la medicina privada ganando incluso más dinero que el que supone el complemento. Los médicos que sí aceptan la exclusividad y sólo trabajan en lo público le caen mal a Moreno Bonilla según parece y por ello quiere quitarles esa parte del sueldo. Eso sí, les venderá que pueden trabajar también en lo privado si quieren ganar más dinero. Y ahí es donde está la trampa del dirigente popular y su aliado Juan Marín. Bueno, el senescal andaluz de Albert Rivera no opina, tal y como hizo durante cuatro años con Susana Díaz. Él cobra su sueldo, que se ha subido a la primera que ha podido, y deja hacer para poder ejercer el cuñadismo ideológico. Ya saben, si sale bien es todo el mérito suyo y si sale mal la culpa es del otro.

Con la medida que van a tomar, salvo que el personal sanitario del SAS se levante contra el presidente de la Junta y se venga abajo (lo más probable pues es muy miedoso), lo que se pretende es abaratar los gastos salariales de los empresarios de la sanidad que hay en Andalucía y los que vendrán (según nos cuentan hay varias empresas deseando entrar al saqueo pagado por la Junta). Actualmente los médicos, dependiendo de la especialidad, están facturando entre 1.000 y 7.000 euros al mes a estos empresarios. Los médicos de lo privado, y que sólo trabajan en lo privado, no alcanzan esos ingresos ni por asomo y no es que sean muchos. Según nos cuentan hay una gran demanda de médicos a bajo coste que no pueden cubrir sólo con los del SAS que no tienen exclusividad. Es más, éstos al tener una especie de oligopolio médico les cobran precios muy altos. Los empresarios, pese a obtener beneficios suculentos de las arcas de la Junta de Andalucía (debido al intento de acabar con listas de espera), desean ganar mucho más y para ello quieren utilizar el mecanismo que sólo conocen, reducir salarios. Y esto se logrará quitando el complemento de exclusividad al generar una masa de trabajadores sanitarios que han visto cómo sus ingresos disminuyen y aceptarán en lo privado pagos menores.

Esto ha sido apoyado por los neofascistas de Vox pues son los mismos que les financian y les procuran los espacios mediáticos quienes quieren entrar en el negocio sanitario andaluz. Ya lo han hecho en Madrid o Galicia y ahora toca la gran extensión médica de Andalucía. Y como Ciudadanos también tiene relaciones con esos grupos financieros-de servicios no dirán nada y apoyarán la medida con alegría y todo el cuñadismo posible. Así comienza el saqueo de Andalucía y la destrucción de lo público. Los que vienen a regenerar la democracia, como si la democracia burguesa no fuese la que ellos apoyan, y a devolver la ética a lo público, cuando sus comportamientos son los menos éticos del mundo porque ocultan que realmente están al servicio de intereses plutocráticos, venderán que es para abaratar costes, que todo es insostenible y lo que provocarán es mayor deuda financiera a la comunidad autónoma. Es lo que hacen en Madrid, que tiene una deuda salvaje e incomprensible por el nivel de los servicios prestados, o en Galicia. De hecho dos tercios de la deuda del Estado han sido y son generados por gobiernos del Partido Popular y sus aliados naranjas. Los primeros en sufrir esta acumulación por desposesión serán los profesionales sanitarios.

A disfrutar lo votado…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =