La encuesta de La Opinión de Málaga sobre las elecciones andaluzas han supuesto una alegría, para comenzar el año, para las tropas socialistas andaluzas. Tras un 2017 en el que se llevaron todos los palos políticos posibles con el comienzo del juicio de los ERE, la derrota de Susana Díaz en las primarias socialistas y el problema de la financiación autonómica, parece que el 2018 comienza mejor. Ya avisaban desde San Telmo que las encuestas, más bien los trackings que se manejaban en la zona alta del gobierno andaluz, les salían muy favorables. Lo que ha hecho correr el run run de un posible adelanto electoral de la dirigente sevillana.

Según el sondeo el PSOE recibiría el 35,9% de los votos, lo que le valdría para obtener 48 diputados (uno más de los que tiene actualmente). El PP de Juan Manuel Moreno Bonilla, que recientemente metió la pata con los profesionales sanitarios, sería votado por un 24,8% de los andaluces, lo que le hace bajar hasta los 31 diputados (dos menos que ahora). Podemos obtendría el 13,6% de los sufragios bajando hasta las 13 actas (dos menos), un duro golpe a las expectativas de Teresa Rodríguez. Ciudadanos ve recompensado su apoyo al gobierno de Díaz, junto al auge que tiene en las últimas fechas por el tema catalán y el incalculable apoyo del establishment mediático, y sube hasta el 11,8% de los votos y aumenta a 13 el número de diputados factibles (4 más). Izquierda Unida mantiene el tipo con un 6,4% y 4 diputados (uno menos).

En lo que respecta a la valoración de los dirigentes partidistas, todos suspenden (algo habitual en España últimamente). Pero más cerca del aprobado se sitúa Susana Díaz que obtiene una nota del 4,8 y un conocimiento del 97,4%. Le sigue el dirigente naranja Juan Marín con un 4,2 y un 73,9% de conocimiento. Moreno Bonilla es el tercero en discordia con un 3,8 y un conocimiento del 79,5%. Antonio Maíllo, de IU, es cuarto con un 3,1 de valoración y un 78% de conocimiento. Y, el último lugar, la secretaria general de Podemos, Rodríguez, que obtiene un 2,6 con un 76,1% de conocimiento.

El preguntas sobre preferencias de victoria o aprecio. El PSOE sería en partido que un 36,2% de los andaluces prefiere para vencer en las elecciones. El 19,8% al PP; el 11,1% a Cs; el 10,1% a Podemos; y un 5,5% a Izquierda Unida. Eso sí, un 44,4% de la ciudadanía andaluza jamás votaría a Podemos, un 28% al PP, un 3,7% al PSOE, un 2,3% a IU y un 2% a Cs. Datos que deben hacer replantearse la política a los distintos cuarteles generales de los partidos políticos.

El susanismo saca pecho.

Donde realmente esta encuesta ha producido una enorme alegría ha sido en el susanismo, especialmente andaluz. Entienden que, pese a las reticencias de muchos y muchas socialistas, la gestión de la presidenta de la Junta encuentra respaldo entre la población andaluza. Una gestión muy alejada de los “inventos” que se realizan en Ferraz. La encuesta les ha supuesto una victoria moral frente al sanchismo interno, por un lado, y frente a Podemos en el exterior, por otro. Porque los resultados de Podemos, ya en caída sin saber la profundidad de la misma, alientan el perfil de una izquierda que sabe gestionar la realidad y no vivir de ilusiones e ideas peregrinas.

Dentro de la Junta ya conocían los resultados antes de publicarse, y han querido tomarlos de cara al público como lo que son unos sondeos. Pero en el foro interno de gran parte de la dirigencia del PSOE andaluz entienden que son una forma de refrendar su actuación. Frente a los datos que arrojan otras encuestas de otros lares, en Andalucía el PSOE sigue fuerte y firme. Aunque, todo hay que decirlo, no se fían e insisten en seguir trabajando como hasta el momento para que esos apoyos aumenten. El cambio en la derecha española, del azul al naranja, les tiene sobre aviso porque saben que parte del voto más centrista podría también desplazarse. Algo, que de algún modo, transmitirán a la Ejecutiva del PSOE próximamente.

Refuerzo al posicionamiento mantenido siempre, en lo que respecta a Ferraz (el socialismo que gana), y una ocasión para ver que el caso de los ERE no daña la imagen de la presidenta tanto como algunos agoreros vaticinaban. Agoreros internos especialmente. El susanismo ha visto la luz con estos datos y esperan que el PP y Podemos caigan aún un poco más. Que el planteamiento de unión entre Podemos e IU no se acabe produciendo como quiere Rodríguez para tapar unos malos datos y resultados, también es algo que apreciarían en el PSOE andaluz.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =