Tal y como publicábamos ayer, la construcción del Centro Comercial Torrecárdenas, en Almería, puede provocar un grave problema de salud pública por el riesgo existente de contaminación de la red de agua potable. Las irregularidades detectadas en los distintos informes, salvo en del técnico del Ayuntamiento de Almería, no son las únicas, puesto que la propia adjudicación de la urbanización del sector donde se encuentra el Centro Comercial ya tiene aspectos que podrían calificarse como de sospechosos.

Según el Acta de la Junta General de la Junta de Compensación del Sector SUO MNO 05 del PGOU de Almería, celebrada en Almería el 26 de julio de 2011, a la que ha tenido acceso Diario16, el secretario explicó el proceso por el que se llegó al acuerdo tomado en el punto primero de proponer la adjudicación a la UTE Detea-Facto de la ejecución de las obras de urbanización del Sector SUO MN 05 en tres fases si el Ayuntamiento lo permite, por un importe global de 10.412.225 euros.

En la misma acta se recoge que una de las candidatas, Acciona, comunicó verbalmente que «podría dar una oferta para la adjudicación de la obra por un importe global de 10.050.000 euros y que no considera seria la propuesta de la UTE» propuesta por la mayoría del Consejo Rector. Por tanto, se adjudicó a una oferta de un valor mayor cuando, en el año 2.011, se miraba con mucho detalle las ofertas económicas presentadas por las empresas que accedían a las licitaciones públicas. ¿Por qué ocurrió esto?

En el punto 4º de las explicaciones del proceso de adjudicación se recoge, explícitamente, que la mencionada adjudicación a la UTE Detea-Facto se realiza, entre otros motivos, «por mantener buenas relaciones con los distintos proveedores de servicios, así como especialmente en el caso de FACTO, contar con excelentes probadas relaciones con la administración local»:

Fue en 2006 cuando se firmó el Convenio Urbanístico entre el Ayuntamiento de Almería y la empresa, por aquel entonces, Commercia, hoy Bogaris, siendo Juan Francisco Megino López (GIAL) Concejal de Urbanismo. Éste fue alcalde del Ayuntamiento de Almería, por el Partido Popular, antes de escindirse de este y constituir el partido GIAL cuya presentación llegó de la mano del ex ministro de Trabajo Manuel Pimentel Siles.

Diario16 ha podido comprobar que la firma mercantil Commercia, en sus orígenes, se denominaba DETEA y en su histórico, año 2007, figura lo siguiente: «Enfoque de Bogaris en su actividad inversora y cese en sus actividades de servicios, escindiendo del grupo la actividad de Construcción e Ingeniería y potenciando sus divisiones de Promoción Especializada, Energía y Medioambiente y Agricultura. Cambio a la actual denominación Bogaris, desde la antigua de Grupo Detea».

Por tanto, demostrado el hecho de que la mercantil Bogaris tiene sus orígenes en la otra Detea y que la sociedad Commercia ahora es Bogaris, ¿quiénes formaron parte, entre sus órganos sociales y de gestión, en Detea?

Los hermanos Charlo Molina, propietarios de Bogaris, formaron parte con el ex ministro Pimentel Siles en la Sociedad Grupo Detea, titular de la licencia de obras para el desarrollo del Centro Comercial Torrecárdenas y que se firmó mediante convenio con el Ayuntamiento bajo las siglas de la sociedad Commercia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − quince =