Philip Lane, gobernador del Banco Central de Irlanda, ha renunciado a su candidatura a la vicepresidencia del Banco Central Europeo dejando el campo libre para que el segundo cargo más importante de la economía de la Unión Europea quede en manos del principal responsable de la ruina de más de 305.000 familias españolas.

¿Cómo se le puede dar a un personaje como Luis de Guindos un puesto de esta responsabilidad, un puesto del que van a depender las políticas monetarias de la Eurozona y, por tanto, de la economía de cientos de millones de seres humanos? Luis de Guindos no es un hombre adecuado para ocupar este puesto por muchas razones, pero, principalmente, por su falta de preparación, su relación directa con los dictadores financieros que están gobernando el mundo, su ideología económica basada en los postulados más liberales y, principalmente, por ser el peor ministro de Economía de la Unión.

Situaciones como esta o la despiadada política económica de la Unión que priorizó los valores macroeconómicos a las necesidades reales de los pueblos que estaban sufriendo las consecuencias de la crisis económica global provocada por Lehman Brothers, multinacional de la que Luis de Guindos era presidente en España y Portugal cuando se produjo la quiebra, la imposición de unos objetivos de déficit inasumibles para la gran mayoría de los países sin provocar destrozos entre sus nacionales, son algunos de los aspectos que han convertido a la Unión Europea en un club de privilegiados sometidos a los poderes financieros mundiales, lo que ha degenerado en una rancia dictadura de las élites.

La elección de Luis de Guindos como vicepresidente del BCE no le eximirá de responder ante la Justicia española por su presunta implicación en el Caso Banco Popular. Diario16 seguirá aportando documentación a los Tribunales y a sus lectores que demuestran dicha implicación

Los ciudadanos británicos fueron sabios al decidir democráticamente que no querían seguir en ese club que da preponderancia a los representantes del capitalismo más diabólico y depredador social que a través de su poder económico colocan el yugo de la opresión en los pueblos europeos porque, seamos realistas, tanto España como Europa se encuentran en manos de esos capitalistas que han tomado la UE para satisfacer su avaricia voraz oprimiendo a los pueblos soberanos.

Luis de Guindos es un representante de ese capitalismo porque toda su carrera profesional estuvo centrada en grandes multinacionales que deciden el destino de los ciudadanos con operaciones especulativas o que diseñan escenarios para que las dictaduras privadas, los devoradores financieros, los grandes bancos, las grandes multinacionales, los bancos custodios, los fondos de inversión o los gestores de cartera sigan enriqueciéndose a costa de la sangre y el sudor de quienes se ganan la vida de manera honrada, ética y legítima, sin robar un céntimo a nadie. ¿Cómo se puede permitir que alguien que representa lo que representa y a quien representa llegue a ocupar la vicepresidencia del BCE sin oposición alguna? Otro ejemplo más de cómo funcionan estas dictaduras privadas. ¿Qué méritos aporta Luis de Guindos? Ninguno porque la gestión del rescate de España no fue mérito suyo sino del Santander y, en menor medida, de otras entidades financieras que se encargaron de hacer negocio con las emisiones de deuda del Tesoro, una estrategia que tuvo más de búsqueda del interés personal o de mantenimiento del Partido Popular que de garantizar el bienestar de los ciudadanos españoles.

Por otro lado, hay que hablar de Philip Lane. Las personas dignas de este continente tenían puestas sus esperanzas en el gobernador del Banco Central de Irlanda, sobre todo cuando su oponente era quien era. ¿Qué promesas le habrán hecho para que se retire? ¿Qué ganará? ¿El señor Lane o Irlanda han negociado la retirada a cambio de algún tipo de prebenda? Su retirada dice muy poco de él, sobre todo teniendo en cuenta las consecuencias tan funestas que tendrán dejar la política monetaria y financiera de la Unión Europea en manos de alguien como Luis de Guindos, de alguien que no dudó en organizar una operación para salvar a una entidad bancaria en apuros arruinando a más de 305.000 ciudadanos europeos.

No hay nada más contrario a la democracia y más similar a una dictadura que alguien alcance el poder sin oposición y sin méritos. La actitud de Alemania en esta elección posicionándose en favor del ministro español demuestra que Merkel sigue presionando para favorecer los intereses de su país, pero de un modo tan autoritario y con unas consecuencias tan nefastas que va a dejar pequeño al «pequeño».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × uno =