Levrero sale de caza y pesca literatura con mayúsculas

0

Cabecera_resenas_caza_conejo

Mario Levrero, motevideano de cuna y tumba, solo fue encasillado como uno de los grandes autores latinoamericanos del siglo XX una vez fallecido en 2004. Y eso que desde 1970, con treinta años, ya daba muestras de su genialidad narrativa con su primera novela, La ciudad. Después vinieron El lugar y París, que sirvieron para confirmarlo como una de las grandes voces de la literatura del boom, aunque ajeno a las grandes firmas que se llevaron las mieles.

Este Caza de conejos, publicado en 1973 y que ahora rescata Libros del Zorro Rojo en una espectacular edición ilustrada por la barcelonesa Sonia Pulido, que destila poesía, minuciosidad y misterio a raudales, es una obra de orfebrería del humor. Levrero dio un salto al vacío con esta novela en la que el humor que ya utilizaba bajo pseudónimo en diversas publicaciones satíricas actúa aquí en esta novela como bálsamo reparador.

La prosa de Levrero es florida y precisa, pero sin artificios ni florituras, algo bien distinto a lo primero. Su sentido del humor indaga en el surrealismo para conformar unas historias que rozan el absurdo y hacer reflexionar al lector con puñetazos directos a su intelecto. Un ejercicio, en suma, de prestidigitación literaria que pocos como Levrero pueden llevar a buen puerto consiguiéndolo con creces.

De muestra, un botón. Capítulo VI: “Cuando hubimos cazado un número suficiente de conejos como para satisfacer nuestra hambre milenaria, preparamos una fogata con todos los carteles de madera que decían “PROHIBIDO CAZAR CONEJOS” y asamos los conejos a las brasas”.

autor-resumen-libros-Mario

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × tres =