Hoy comparece Emilio Saracho en la Comisión de Investigación sobre la Crisis Financiera en el Congreso de los Diputados. Diario16 reproduce en este artículo algunas de las preguntas que los afectados del Banco Popular le harían a Saracho.

Preguntas en referencia a su nombramiento como consejero y su relación con JP Morgan

El banco para el que Usted trabajaba antes de incorporarse al Popular, JP Morgan asesoró al Sr. Antonio Del Valle y a sus empresas en la ampliación de capital de 2016 y que Usted mismo se comprometió a asegurar una parte de aquella operación en nombre de JP Morgan. Posteriormente, usted se entrevistó con directivos del Banco en el verano de 2016, manifestando que era conocedor de los planes de Del Valle, que consistían aparentemente en una campaña para hacer caer la acción para facilitar la toma de control del Banco y difundir noticias negativas contra el anterior Presidente, recomendándole al Sr. Del Valle que contratase a un abogado. ¿Es esto cierto? ¿Quién se puso en contacto con Usted para sustituir a Ron? ¿Qué mandato recibió del Consejo?

Si Usted era conocedor de las maniobras del Sr del Valle, ¿cómo pudo prestarse a ser Presidente para cumplir sus planes?

Usted era uno de los vicepresidentes mundiales de JP Morgan, un banco que ha estado en el medio de múltiples escándalos; el de las hipotecas subprime, el de la Ballena de Londres o el de la manipulación del Euribor. Sólo en Estados Unidos, su banco tuvo que asumir 27.000 millones de dólares en multas por su mal proceder. Pese a gozar de una posición de privilegio en JP Morgan y, al parecer, tener derecho a un bono de jubilación de importe muy elevado, Usted aceptó la Presidencia del Popular, un banco comercial español, para el que Usted no tenía los conocimientos adecuados. ¿Por qué aceptó Usted el puesto si no sabía de banca comercial, como manifestó reiteradamente ante muchos directivos? ¿Cuál era su verdadero objetivo y que recibió Usted a cambio de su desempeño, además de un bono de bienvenida de 4 millones de euros? ¿Le ha reclamado a Usted el Banco Popular ese bono de bienvenida calificado de “variable garantizado”, teniendo en cuenta que era Usted el Presidente en el momento de la resolución del Banco y la normativa europea obliga a aplicarle las reglas malus y claw back?

¿Es verdad que usted manifestó a las personas que negociaban con Usted su incorporación al Popular, sin recibir mandato alguno del Consejo para ello, entre otras la consejera Reyes Calderón, que JP Morgan, haciendo una excepción en su política, le conservaría ese bonus millonario y que lo podría cobrar al término de su mandato en Popular, como si ese tiempo hubiese permanecido en JP Morgan? ¿Es esto una práctica habitual en JP Morgan? ¿A qué se comprometió Usted a cambio?

En definitiva, si el Banco Popular le pagaba un contrato que podía alcanzar la cifra de 10 millones de euros al año y seguía conservando su bonus de jubilación en JP Morgan, ¿no se trataba de un tratamiento excepcional que suponía un conflicto de intereses evidente, nada habitual en las relaciones entre Bancos? ¿Tiene que ver ese trato excepcional, inexplicablemente ventajoso para usted, con el hecho de que posteriormente el Banco Popular presidido ya por Usted contratase a JP Morgan para asesorarle en la venta del Banco?

Usted cobró anticipadamente ese bono de jubilación; las cantidades oscilan entre más de 70 millones y cerca de 90 millones de dólares. ¿Es verdad que Usted cobró esas cantidades anticipadamente? ¿Es verdad que en contraprestación el popular presidido por Usted ficho a JP Morgan para asesorar la venta del banco y que hubiese recibido un porcentaje del importe de la venta?

¿Podría informarnos del debate que se suscitaría en el Consejo de Administración al proponer Usted a JP Morgan como asesor en la venta del Banco?

¿Le recomendó JP Morgan acometer un proceso público de venta de la entidad, algo absolutamente anormal en los procesos de venta de una institución?

Por si Usted no lo recuerda, JP Morgan fue uno de los bancos que aplaudió la venta por un euro al Santander y que dijo inmediatamente que la rentabilidad superaría la anunciada por el Banco en el momento de anunciar la adquisición. ¿Sabe si JP Morgan ha recibido encargos de nuevos trabajos por el Santander una vez que éste adquirió el Popular por un euro?

¿Cuál era su plan para el Banco Popular?

En sus declaraciones a los medios, dice que aceptó la Presidencia como un servicio al país y que en su desempeño dijo siempre la verdad. Son dos curiosas manifestaciones, que suscitan inmediatamente algunas cuestiones:

¿Le llama Usted servicio al país a llevar a un Banco solvente y con liquidez, como declaró Usted ante el Consejo el 29 de mayo de 2017, sólo una semana antes de la intervención del Banco, a su venta por un euro haciendo desaparecer el patrimonio de 300.000 accionistas?

Ese sentido de servicio al país, ¿es lo que le lleva a garantizarse una retribución elevadísima y el cobro de un bono de jubilación millonario para liquidar un banco histórico?

¿Por qué incluso antes de tomar posesión anunció a los directivos que vendería el Banco en el primer semestre de 2017 y para ello tendría que asustar a las autoridades, a los medios, a los políticos y a los accionistas? ¿Tenía un plan alternativo al de vender el Banco a bajo precio?

Respecto a que en sus declaraciones decía la verdad, cuesta entenderlo debido a la suma de contradicciones en las que incurrió durante su corto y triste mandato, aunque muy lucrativo para Usted y desastroso para los accionistas.

Así, si Usted elaboró un informe sobre la política de comunicación en los mercados para el Banco Popular en 2015, si sus analistas de JP Morgan seguían de cerca la evolución del Banco Popular, si Usted mismo comunicó al Popular la intención de garantizar una parte de la ampliación de capital de 2016, si Usted en persona supervisó el cierre de 2016, según manifestó el Sr. Larena, si Usted mismo inició una re expresión de esas cuentas calificada como “no significativa” por PwC, si publicó en mayo los resultados del primer trimestre que Usted y su equipo calificaron de satisfactoria, si Usted en múltiples hechos relevantes ratificó la solvencia del Banco, incluso en el mes de mayo, nombrando nuevos consejeros hasta el 18 de mayo, si Usted ratificó la solvencia y la liquidez del Banco el 29 de mayo ante el Consejo de Administración, ¿cómo puede decir ahora que los problemas del Banco eran superiores a los conocidos? ¿en qué documento puede basar semejante afirmación?

En su reciente artículo en el diario el País, dice que prueba de esos problemas son las pérdidas registradas en el primer semestre de 2017 por el Banco Popular una vez adquirido por el Santander. Sobre eso le voy a refrescar su memoria: PwC dice que las cuentas de 2017 reflejan la realidad de un banco resuelto a consecuencia de una crisis de liquidez desarrollada en el segundo trimestre de 2017 -su mandato- y que por tanto reflejan el impacto de esa declaración de inviabilidad y consecuentemente, la aplicación de la normativa de resolución, del cambio de criterio por el nuevo dueño respecto a la venta de activos y la aplicación del principio de aplicación de precio de mercado que se deriva de toda compra. PwC insiste en que las cuentas de 2016 están bien formuladas. Parece que su afirmación, la suya Sr. Saracho, omite lo fundamental, y es que Usted llevó al banco a una resolución debido a una pésima gestión de la liquidez. ¿Cómo es posible que Usted afirme lo que afirma en su artículo, cuando la propia JUR en su informe de intervención dice que actúa ante una situación de emergencia generada en un banco solvente que cumplía con todos los requerimientos de capital y que no había motivo para retirarle la licencia? ¿se considera responsable de la resolución? ¿Qué tiene que decir en su defensa? Si veía tal mal al banco, ¿por qué no dimitió? ¿Cree Usted que las autoridades se fiaban de Usted?

¿Cuál era su plan para el Banco? ¿es verdad que Usted contrató antes de ser Usted oficialmente contratado por el Banco al despacho de cabecera del Banco Santander, Uría y Menéndez con tres objetivos: vender el Banco -Proyecto Noya-, cubrir sus espaldas en términos de defensa legal -Cuarta línea de defensa- y revisar las retribuciones de sus antecesores? Si esto es así, es de una enorme gravedad; porque estaría demostrándose que Usted no tenía intención de gestionar el banco ni cumplir su Plan de Negocio, incluso antes de llegar a la Presidencia, sino venderlo y muy probablemente al banco Santander. ¿Está satisfecho con los servicios de Uría al Popular?

Pero, ¿qué plan manejaba para el Banco? Parece que a la vez que negociaba con Banco Santander la venta de Banco Popular, otro equipo del Banco, encabezado por el Sr. Escrig, director financiero nombrado por Usted, negociaba una posible ampliación de capital. ¿Era así? Si era así, se ha conocido que hubo varias cartas de compromiso de bancos internacionales, interesados en garantizar una ampliación de capital. Es más, los accionistas mejicanos confirmaron su interés por entrar en esa ampliación de capital y decían tener el dinero preparado, esto se ha reflejado en sus declaraciones s los medios de comunicación y en su demanda frente a la JUR. También insistieron en algo de importancia medular en este procedimiento: que el Banco no pasaba por graves problemas, ni tenía visos de pasarlos. Esta estrategia que Usted seguía, ¿respondía a algún Plan aprobado por el Consejo? ¿Les informó a los Consejeros de los avances en esta línea?

Entre los directivos del Popular y entre expertos del mercado existe la convicción general que para su Plan, usted creía conveniente bajar el precio de la acción. ¿Dijo esto alguna vez? ¿es verdad como se afirma por diversos directivos y expertos que a Ud. le interesaba bajar el precio de la acción? ¿No cree Usted que esa actuación era en perjuicio de los intereses de los accionistas que Usted tenía que defender?

Hay banqueros de inversión que decían que después de hablar con Ud. les daban ganas de vender acciones del Popular. ¿Cuándo decía Ud. la verdad, cuando animaba a bajar el precio con sus declaraciones off the record o en conversaciones con los inversores o por el contrario cuando en público afirmaba la solvencia y liquidez del Banco, en hechos relevantes o en sus manifestaciones en el Consejo hasta el 29 de mayo?

¿Es verdad que manifestó a docenas de directivos su desconocimiento de la gestión de un banco comercial como el Popular? ¿Por qué aceptó el cargo? ¿Por qué reconoció ante los directivos del banco que el Ministro no le hacía caso y que Ud. le amenazaba con dejarlo caer y arrastrar a los depositantes?

Sus declaraciones como Presidente generaron no sólo la caída de la acción, sino también pánico en el mercado. Dentro de la congruencia con la que Usted dice que actuó, ¿cómo se explica que si Usted no mentía en las cuentas del Banco manifestase su interés en su venta urgente? ¿Ha conocido Usted en su larga carrera un proceso de venta como el del Popular?

Parece ser que usted es un experto en fusiones y adquisiciones, pero también se le conoce como un liquidador de Compañías, ¿reunía usted el perfil para ser Presidente de un banco comercial?

¿Por qué ceso a los consejeros y directivos que creían en el futuro del Banco como entidad independiente?

A los consejeros que fichó hasta el 18 de mayo de 2017, ¿qué les dijo sobre la situación del Banco? ¿Qué les prometió a cambio de su entrada en el Consejo? ¿Cómo les explicó sus declaraciones ante la junta General o sus conversaciones entrecomilladas a un medio como El Confidencial que decía que había puesto en venta el banco por estar en riesgo de quiebra?

A la luz de lo que hemos conocido, ¿cómo explica su política de comunicación que fue descrita por muchos medios como contradictoria?

¿Formaba parte de su estrategia no contarles a los consejeros que había interesados en una ampliación de capital o en comprar Wizink por 1.200 millones de euros o Totalbank? ¿Trabajaba Usted para preservar ese valor para el comprador en perjuicio de los accionistas? ¿Cree Usted que facilitó a los consejeros la información necesaria para declarar la inviabilidad del Banco o que tomaron la decisión ante su presión y falta de información de otras posibilidades?

La crisis de liquidez

PwC afirma en su informe de Auditoría a las cuentas a 30 de junio y 31 de diciembre de 2017, una vez resuelto el Banco, que el Popular fue resuelto a consecuencia de una crisis de liquidez desarrollada a lo largo del segundo trimestre del año 2017 y que llevó a la salida masiva de depósitos. En las últimas semanas, los medios de comunicación se han hecho eco del contenido de las actas de su Consejo de Administración del mes de mayo de 2017 y del 6 de junio del mismo año, en el que se declara la inviabilidad del Banco. Llama la atención de lo recogido en diversos medios, entre los que se encuentra El País, ABC y Diario 16, la ausencia de referencias en general a debates entre los asistentes, lo que es inimaginable en un Consejo como el que Usted dirigía. De esas actas, recogidas por los medios de comunicación resulta que:

Comunicó al Consejo el 18 de mayo que el Banco tenía problemas “puntuales” de liquidez, iniciados como consecuencia de sus declaraciones en Junta General del 10 de abril y que habían hecho desaparecer 5.000 millones de euros hasta el 30 de abril y el 29 de mayo indica que todavía no es precisa la petición de liquidez de emergencia, aunque Usted conocía o debía conocer que otros 5.000 millones depósitos se habían volatilizado. ¿No cree Usted que es temerario demorar la solicitud al BCE de una línea de emergencia de liquidez hasta el 5/6/17, justo antes de la intervención del banco?

Aunque en el acta parcial del 6 de junio nada se dice -¿qué es un acta parcia y qué oculta-, hemos podido leer en Diario 16 que en la reunión del Consejo del 6 de junio usted o el  secretario Sr. Hervada dieron a entender en el Consejo que la declaración de inviabilidad no iba a suponer la inmediata resolución del Banco, sino una toma de posesión de la JUR y el inicio de un proceso de solución para el Banco, que en ningún caso incluía la amortización de las acciones. ¿Es verdad que no se dijo a los consejeros que la declaración de inviabilidad suponía la intervención inmediata del Banco y la amortización de las acciones y de las obligaciones del Banco provocando la ruina de más de 300.000 accionistas, el llamado bail in?

¿No es verdad que el anterior DIRCOM, Sr. Balado, le había manifestado sus quejas por las constantes filtraciones de noticias negativas que salían del interior del Banco? ¿Fue esa la razón por la que lo cesó? ¿Tuvo que ver en el cese, el conocimiento que tenía el Sr. Balado de su actividad como fuente habitual de un periodista de El Confidencial que dio la noticia del riesgo de quiebra del Banco el 11 de mayo de 2017?

¿Es verdad que la CNMV abrió un expediente por sus declaraciones a El Confidencial que podían haber constituido una violación de la normativa europea en materia de confidencialidad y de transparencia en las comunicaciones al mercado? Si Usted no fue la fuente de esa comunicación que resultó devastadora para la liquidez del Popular, ¿por qué le entrecomilla el periodista en sus respuestas?

Sorprende a la luz de lo ocurrido, que en las cuentas correspondientes al primer trimestre del año 2017, publicadas bajo su presidencia se hable de un importante exceso de liquidez, concretamente al hablar de la ratio LCR (o ratio de cobertura de liquidez) se dice que el Banco tenía un exceso de 64 puntos porcentuales sobre el 80% que era el mínimo regulatorio. No se entiende que esa liquidez pueda desaparecer en unos días y que un patrimonio neto de más de 10.700 millones se pulverice en un mes. ¿Puede dar alguna explicación al respecto? Le recuerdo que la JUR en su informe dice que el banco cumplía con todos los requerimientos regulatorios y no había razón para retirarle la licencia. ¿Valía realmente un euro el Popular?

Su versión sobre la resolución y su entrevista con el nuevo director de comunicación del 7 de junio de 2017

¿Se arrepiente Usted de aquella entrevista que concedió al Sr. San José, director de comunicación, día de la venta al Santander por un euro, dirigida a todos los empleados? En esa entrevista, felicitó efusivamente a los empleados del Banco, vista la importante pérdida de empleo sufrida por el Popular y el proceso de integración y desaparición del Popular dentro del grupo del Banco Santander, ¿les seguiría felicitando ahora?

Escuchar esa entrevista ahora resulta realmente aleccionador y explicativo.  En la misma habla de un acuerdo, exactamente “estamos ante un bail in acordado”. ¿En nombre de quién negoció Ud. ese acuerdo? ¿Consultó con el Consejo esa solución? Si es así, ¿por que en las actas del Consejo no se dice nada al respecto? ¿Tenía Ud. las facultades legales para poder hacerlo? ¿Ocultó a sabiendas a los accionistas y a la opinión pública ese acuerdo? ¿Con quién llegó Ud. a ese acuerdo? En sus conversaciones con el Santander, ¿se barajó el bail in como una solución, lo que denomina Ud. como una solución mediante resolución?

Junta General Ordinaria del 10 de abril de 2017

Para muchos expertos, sus declaraciones ante la Junta General Ordinaria del 10 de abril de 2017 fueron absolutamente atípicas e impropias de un Presidente de una entidad cotizada y especialmente de un Banco cuyo objetivo es preservar la confianza de los depositantes. Precisamente, parece que desde el primer momento Usted jugó con esa confianza con un discurso inédito en esa Junta General. ¿Conoció el Consejo previamente lo que Usted iba a comunicar a los accionistas o a los mercados?  Dado que Usted no dimitió y pudo hacerlo, si creía que no era capaz para el cargo o que la situación era peor de lo previsto ¿por qué no lo dijo, por qué no dimitió, por qué días más tarde publicó unos resultados trimestrales que ratificaban la solvencia y la liquidez del Banco, como ratificó ante los Consejeros el día 29 de mayo?

Admitirá que su estrategia de defensa de la institución, fue, al menos atípica. En los medios se habló de unas reuniones preparatorias a la Junta en la que Usted manifestó que la acción podía llegar a cero, a la vez, ante otros empleados declaró que el Banco nunca había tenido tanto capital y que no había “cojones” para intervenir el Banco. En ese momento Banco Popular valía cerca de 3.500 millones de euros en Bolsa y tenía un patrimonio neto de casi 11.000 millones. ¿Qué pretendía Usted con estas declaraciones? Como banquero de inversión experto en fusiones y adquisiciones sí conocía que efectos tendrían esas declaraciones, ¿por qué las hizo? ¿Necesitaba Ud. para su propósito bajar el valor de la acción?

Su relación con las autoridades

En diversos medios se ha dicho que Usted fue muy agresivo en sus relaciones con las autoridades europeas, amenazando desde su llegada al cargo con estrellar el avión en la puerta de la Sra. Nouy o en dejarle las llaves. No sé lo que entiende por un comportamiento leal con las instituciones, pero esta amenaza parece más propia de quien tiene un plan personal para ganar dinero con la liquidación del Banco que la del buen administrador o buen comerciante, ¿se reconoce Usted en estas amenazas que muchos directivos coinciden en recordar? ¿se entrevistó con el Sr. De Guindos o con el Presidente Rajoy mientras fue Presidente del banco? ¿Con qué finalidad?

¿Cómo fueron sus relaciones con el Ministro? Ante los directivos del Banco, escasos días antes de la resolución, Usted contó sus discrepancias respecto a la provisión de liquidez al Popular y parece ser que usted le advirtió al ministro del problema que sería para el Gobierno la caída de un Banco con 37 mil millones de euros en depósitos no cubiertos por el FGD. En definitiva, ¿retó Usted al Ministro de Economía amenazando con dejar caer el Banco y le respondió éste con que no se jugaría su crédito político ante este Parlamento dejando que Usted perpetrase su plan?

¿Cómo se explica que Usted pospusiese la petición de liquidez de emergencia hasta el momento en que se habían fugado 19.000 millones de euros?

Todo parece indicar que las autoridades desoyeron sus bravatas y dejaron que finalmente el avión se estrellase, ¿qué cree que quiso decir el ex Gobernador Linde con que la resolución del Banco tuvo que ver con un problema de liquidez, con una masiva retirada de fondos, y que esa retirada de fondos nada tenían que ver con que la clientela pensase que había un problema de solvencia?

Las relaciones con Uría y Menéndez y con el Banco Santander

Si como ha manifestado, fue presidente sólo 108 días desde el 20 de febrero de 2017, ¿por qué contrata a Uría y Menéndez Abogados el 17 de febrero para asesorarle en materia de retribuciones de consejeros, cuarta línea de defensa y Proyecto Noya, que por lo que se ha sabido era la venta del Banco?

¿Por qué Uría y Menéndez ejercen como gestores de facto, de tal forma que todo cuanto hacían los principales directivos del banco tenía que pasar por el filtro de Uría y Menéndez? ¿Era este despacho el que verdaderamente gestionaba el Banco?

Como es notorio en el sector financiero y en el mundo de los grandes despachos de abogados, se sabe que Uría y Menéndez es el despacho de cabecera de Santander, algo que a usted no se le podía pasar desapercibido. Ahora es el abogado que representa al Banco Popular, Grupo Banco Santander ante la Audiencia Nacional. ¿No le sorprendió que Uría no plantease el conflicto de intereses existente y aceptase su encargo? ¿Acaso desconocía usted que entre los abogados encargados de prestar los servicios al Popular estaba una cuñada de la Presidenta de Banco Santander, llamada Marta Ríos? ¿desconocía también que uno de los socios del departamento de fusiones y adquisiciones de Uría es el hijo del actual Presidente de Banco popular Grupo Banco Santander y en aquel momento consejero de Banco Santander?

¿Sabe, le consta o sospecha que Uría y Menéndez pudiera estar transmitiendo información en perjuicio de los accionistas de Banco Popular a Banco Santander y beneficio del Banco Santander?

Artículo en El País del 15 de junio de 2.017

En su artículo echa las culpas a todo el mundo, excepto a Usted. Insiste en la inexistencia de un prestamista de último recurso como causa última de la resolución del Banco. Es como si un conductor decide bajar una montaña a toda velocidad y le echa la culpa del accidente que sufre a que la carretera estaba mal trazada o que las señales no eran suficientemente disuasorias. ¿Cómo pudo Usted desarrollar una política de comunicación tan agresiva que condujo a una crisis de liquidez, cuyos efectos no pudo remediar sin conocer precisamente las reglas aplicables? Probablemente no lo sepa, pero hay un principio básico que dice que al que alega su propia torpeza no se le escucha.

En ese sorprendente artículo publicado en un medio controlado por el Santander, afirma Usted, curiosamente -es probable que al censor se le escapase-  que “No es por tanto sorprendente que la posición estructural del MUR sea extremadamente débil en cualquier proceso, lo que deviene necesariamente en beneficio del comprador, sobre todo si como es el caso solo uno acude a la subasta.” Dice esto como si tal cosa fuese normal, cuando supuso la ruina de 300.000 familias, mientras Usted se llevaba unos cuantos millones para su casa. ¿Le parece justo?

¿Conocía usted que en ese momento Santander arrastraba un importante problema con el cambio de divisas que se reflejó finalmente en los resultados de 2017 con un perjuicio para Santander de más de 8.000 millones de euros? ¿Cree que guarda relación esa situación con la oferta que hizo por el Popular? ¿Es eso a lo que se refiere con la expresión “en beneficio del comprador”?

No es más verdad que con su artículo de El País pretende crear confusión sobre la verdadera situación del Banco, minimizando el problema de liquidez que usted genera con una comunicación temeraria, desde el momento de la Junta General, hablando con periodistas previamente de un supuesto valor cero de las acciones, generando el caos con su discurso en la misma, siguiendo por su alusión a las ambulancias para que recojan a los accionistas y su cuando menos estéril aclaración a El Confidencial que publicó que usted había puesto el Banco por riesgo de quiebra, algo que el Banco desmintió con posterioridad? ¿Por qué se empeña en desmentir a las autoridades cuando el problema que provoca la desaparición del Banco y la ruina de los accionistas lo genera Usted con su política de comunicación personalista y, a la vista de lo publicado por el propio Banco, falaz?

Según el informe censurado y opaco de la JUR, el día 5 de junio Popular era un banco que cumplía con todos los requerimientos de solvencia, es decir no sólo era solvente el Banco, sino que no había motivo alguno para retirarle la licencia para operar. El informe llega un poco más lejos, dice que seguiría cumpliendo esos requerimientos hasta 2019, de acuerdo con los planes del Banco. En su artículo en El País, decía usted “Se trabaja con urgencia para evitar una posible crisis de solvencia, en este caso regulatoria (no patrimonial ni contable) y en el camino surge una crisis de liquidez” Puede aclararnos, si el banco era solvente y cumplía e iba a seguir cumpliendo con los mínimos regulatorios en los siguientes años, ¿a qué se refiere con la posible crisis de solvencia regulatoria, que no patrimonial o contable? ¿Eran correctas las cuentas que usted publicó al 31 de marzo de 2017 o era consciente de que estaba engañando al mercado y a los accionistas?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − 10 =