El Consejero Delegado de Limusa, Juan Francisco Martínez, ha supervisado  la instalación de los nuevos contenedores de reciclaje que se está llevando a cabo por esta empresa municipal en la ciudad y que se enmarca dentro de un plan de renovación de mobiliario urbano, el cual también incluye papeleras y contenedores de residuo solido urbano (RSU).

Juan Francisco Martínez ha explicado que “Limusa ha sumado recientemente a su parque urbano 205 nuevos contenedores de reciclaje con el objetivo de acercar al ciudadano la disponibilidad de capacidad para reciclar al ciudadano. Para ello se está procediendo al aumento de unidades y se facilitará la acción de depósito en el iglú gracias a una apertura de mayores dimensiones”.

El Consejero Delegado de Limusa ha indicado que “en concreto, se trata de 85 nuevas unidades tipo iglú para la recogida selectiva de residuos domésticos, la fracción valorizable que más volumen ocupa en el cubo de basura de cualquier hogar. Por tipología, se trata de 20 unidades para el depósito ciudadano de envases ligeros, los de color amarillo, y 65 de color verde para el vidrio, tarros y botellas fundamentalmente, que han sido instaladas mayoritariamente en pedanías. Estas unidades circulares, de 2.500 litros de capacidad, presentan una boca de carga rectangular de 40×20 centímetros en el caso de los amarillos y circular en el de los verdes. Están fabricados en poliestireno lineal de alta densidad rotomoldeado y aditivado con protección para los rayos ultravioletas; y son completamente reciclables tras su vida útil. Cabe destacar que a principios de 2017 se instalaron otros 120 contenedores de selectiva: 75 amarillos, 30 azules y 15 campanas verdes”.

Martínez, por otro lado, ha señalado que “durante el 2017 las cifras de reciclaje en nuestra ciudad han seguido creciendo. Con una cantidad de 888.640 kilos, el depósito de tarros y botellas de vidrio en los contenedores verdes para su reciclaje ha batido su récord histórico, suponiendo la mayor cifra desde que comenzara a recuperarse este residuo de los hogares lorquinos hace 25 años. Se ha tardado 8 años en batir la anterior marca de 875.210 kilos, que data de 2009. Este dato a final de año supone un crecimiento del 6,87% con respecto al periodo anterior, el año 2016, que cerró con 831,5 toneladas de vidrio. Los ciudadanos han aportado al iglú verde una media cercana a los 10 kilos por habitante y año.”.

El Consejero Delegado de Limusa ha añadido que “por su parte, la recogida de envases ligeros en el municipio de Lorca ya está en cifras cercanas al medio millón de kilos, al cerrar 2017 con 479.040 kilos, lo que supone un incremento respecto al año pasado del 4%, porcentaje que ha mantenido en la serie mensual durante prácticamente todo el año. En cuanto a la otra recogida selectiva con contenedores en la vía pública, la del papel y cartón, se mantiene en los valores de 2016, aunque también en positivo, al aumentar un 1,11% hasta conseguir 1.232.700 kilos anuales. Esa tendencia global significaría la mayor concienciación alcanzada hasta el momento por los lorquinos a la hora de reciclar”.

Juan Francisco Martínez ha subrayado que “en concreto, la aportación ciudadana de envases de plásticos, latas y briks al contenedor selectivo más elevada se ha producido en el mes de diciembre con 44.220 kilos, lo que supone la cifra mensual más alta desde que se tienen datos desagregados. Como curiosidad, los periodos de menor aportación ciudadana al contenedor en 2017 han coincidido con las fechas supuestamente de mayor consumo, el mes de abril con Semana Santa y septiembre con la Feria y Fiestas. Con todo ello, aún la media por habitante y año en Lorca queda lejos tanto de la aportación regional como de la nacional”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − quince =