No se extrañen que justo cuando estén leyendo estos párrafos la presidenta de la Comunidad de Madrid haya aumentado el número de mentiras y bulos que lleva varias semanas lanzando diariamente. Bien para justificar su ineptitud, bien para increpar al Gobierno del Estado y ocultar sus fallos, bien porque ya se conocen sus dotes intelectuales. Apoyada en el gran manipulador de la democracia española, Miguel Ángel Rodríguez, la presidenta sólo tiene un objetivo, comunicar todo lo que pueda, sin importar las contradicciones, para enmarañar el canal comunicativo y así intentar que sus errores pasen desapercibidos. Todo ello se entronca, además, en la táctica de acoso y derribo que viene impulsando Pablo Casado desde la calle Génova, esa misma sede pagada en dinero B, donde los ordenadores se arreglan a martillazos y los sobresueldos hacen parada en cada planta.

Aprendió bien a los pechos de Esperanza Aguirre el arte de la manipulación, el problema es que en aquellos tiempos se tenía comprada a toda la prensa con sede en Madrid y hoy en día hay muchísimos más medios, muchos de los cuales no se venden a las subvenciones de la Comunidad de Madrid. El férreo control, el llamar para despedir a trabajadores de la prensa y un canal televisivo totalitariamente dirigido son cosas del pasado, algo que Isabel Díaz Ayuso no puede utilizar en su favor. De ahí que vayamos conociendo las mentiras y las manipulaciones. Tampoco ha contado la presidenta, en realidad sus asesores áulicos porque no se distingue por pensar, con una coyuntura extremadamente aleatoria en su devenir y, por tanto, capaz de arrollar cualquier discurso o táctica comunicativa. No han caído sus asesores que en tiempos de emergencia el manual especifica que se tiene que comunicar poco y lo que se tenga atado, por ello millones de madrileños se preguntan a estas horas: “¿Cuándo llegarán los dos aviones con toneladas de material sanitario que decía la presidenta que había comprado en China?”. Hoy desde luego que no y mañana tampoco porque aún no ha comprado nada. Igual unas toallitas húmedas para tener en el aparta-hotel (¿lo está pagando ella de su bolsillo?) en el que se ha recluido para pasar su convalecencia por coronavirus. Esto no le importó para increpar al Gobierno, acusándoles de querer detener en las aduanas los materiales que llegaban inmediatamente. Una miserable actitud que ha quedado como una mentira más de las miles que salen del PP cada día.

También es mentira lo último que acaba de decir. Díaz Ayuso afirma que el Gobierno no les dio material en el último reparto realizado, que se lo han dado a populistas, independentistas y a un señor bolivariano, le ha faltado decir. No sabe ni lo que recibe, ni cuándo lo recibe porque está confirmado que a Madrid le han estado entregando material todos estos días, siendo requisado incluso de otras comunidades autónomas (como ha pasado con un millón de mascarillas que no llegaron a Castilla-La Mancha). Como se ha descubierto que no han llegado los dos aviones porque ni han saldo tiene que mentir pues Madrid ya se llevó lo que le tocaba. Que parece, además, que no está siendo convenientemente repartido porque son numerosos los sanitarios que se quejan de no tener los suficientes recursos. En comparación el flete de la Comunitat Valenciana sí ha llegado y sin problemas, como mañana y pasado llegarán los de otras comunidades autónomas. Difamaciones que la prensa afín, la que depende de sus subvenciones, no duda un instante en poner en primera plana tragándose a los días sus manipulaciones. ¿Rectificarán El Mundo, ABC o La Razón? Ni lo sueñen pero también han quedado retratados, como todos esos columnistas sobre-cogedores que vienen intentando convencer a la población de que Pedro Sánchez quiere instaurar una dictadura personalista.

Díaz Ayuso ha tenido problemas con UCIs que no han tenido prisa en habilitar, pero eso sí lanza el bulo mayor como es arrogarse la construcción del hospital de campaña en IFEMA. Lo hacen con un video donde tiene la cara, la jeta, el morro de compararse con China. Vale que luchar contra los comunistas es su máxima, su obsesión, su única meta en la vida, pero intentar comparar y querer vencer en una batalla donde China construyó un hospital desde la nada en diez días, con poner camas en unos pabellones muy amplios es grotesco y estrafalario hasta para la derecha española. Lo peor es que dicen haber sido sólo ellos y el Ayuntamiento de Madrid lo únicos intervinientes cuando ha sido la UME, por tanto el ministerio de Defensa, los trabajadores de IFEMA y el ministerio de Salud los que han estado detrás de todo. No hemos visto a Ignacio Aguado poniendo camas, ni al portavoz popular Alfonso Serrano llevando mantas, sí a los mandatados por el Gobierno central. Mienten a sabiendas pensando que la población es idiota. Porque de verdad creen que los españoles y las españolas son idiotas y se tragan todo lo que les digan. Por eso mienten sin reparo continuamente. Como bulo es decir que en Toledo hay 800 camas disponibles pero que Emiliano García Page no las quiere usar. Edificio hay, las camas igual las han visto en el PP madrileño en sueños. Además, el presidente manchego ha afirmado que, tipo hospital de campaña, abriría el hospital pero que en su región aún no están colapsados los hospitales.

Como se ha dicho anteriormente, y venimos contando en estas páginas, todo se enmarca en una estrategia donde las personas les importan bien poco, sino que están en la estrategia de derrocar al Gobierno de todas las formas posibles. Una de ellas es utilizar a Díaz Ayuso de ariete lanzando todos los días bulos y maledicencias contra Sánchez o contra Pablo Iglesias (este es su preferido). Mintieron cuando comenzó la pandemia y ahora mienten con los materiales que dicen no les han entregado, con los aviones que no han comprado, pero eso sí, no hay día en que Díaz Ayuso no haga campaña por alguna de las empresas del Ibex-35 que hace una donación insignificante mientras manda al paro a miles de trabajadores sin ningún tipo de misericordia en estos tiempos. No hay que culpar a la presidenta por hacer esa publicidad, al fin y al cabo se está buscando un lugar de trabajo para el futuro y son los mismos que deciden si ella u otra persona optan a dirigir alguna institución. De lo que diga la presidenta de la Comunidad de Madrid mejor no se crean ni una octava parte, salvo cuando dice que no sabe algo que ahí sí está siendo franca y sincera. Mucho agitprop pero resultados pésimos que intentan ser escondidos con mentiras y bulos.

Post Scriptum: Sí han tenido tiempo Díaz Ayuso y su equipo para aprobar el pelotazo urbanístico de la Operación Chamartín (ahora llamado Madrid Nuevo Norte) para beneficio de la clase dominante. Los equipos médicos no llegan, pero el negocio es el negocio.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =