Un día después de asumir la mayoría del Congreso, los demócratas hicieron público un amplio paquete de reformas éticas que impondría duros controles a la Casa Blanca y requeriría que el presidente Donald Trump liberara sus declaraciones de impuestos.

El proyecto contiene numerosos cambios a la ley de ética y financiación de campaña. Entre ellas, destacan un conjunto de reformas de buen gobierno. Sin embargo, es poco probable que la legislación sea aprobada por el Senado del Partido Republicano…, o no ya que fuentes de los demócratas consultados por Diario16 interpretan que muchos de los senadores republicanos díscolos con Trump podrían dar un voto positivo.

El demócrata Elijah Cummings, nuevo presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental del Congreso indicó de forma taxativa que la supervisión sobre Trump aumentará en las próximas semanas. «Las elecciones de mitad de mandato fueron monumentales e incluso históricas. El pueblo estadounidense le dio al Congreso un encargo: comenzar a realizar una supervisión creíble e iniciar a promulgar reformas. En los últimos dos años, el presidente Trump hizo hincapié en que el comportamiento ético y el cumplimiento de la ley es opcional desde el primer día de su administración. Somos mejores que eso», dijo Cummings.

El nuevo proyecto de ley exige que el presidente y el vicepresidente hagan públicos diez años de sus declaraciones de renta. También mejoraría las reglas de ética para los empleados de la Casa Blanca y le daría a la Oficina de Ética del Gobierno más poder ejecutivo.

Las reformas propuestas por los demócratas también implementarían cambios radicales en los derechos de voto, la seguridad electoral, y la ley de financiación de campañas. Ampliaría significativamente la financiación pública para las elecciones a través de un sistema de contrapartida para pequeñas donaciones, brindaría a las autoridades más recursos para investigar a los agentes extranjeros que intentan operar amaños en los Estados Unidos y crear un nuevo código de ética para la Corte Suprema.

Otro cambio a la ley de financiación de campañas en el proyecto de ley es la implementación de un requisito para que los súper PAC electorales y otros grupos que gasten más de diez mil dólares en una elección revelen a sus donantes en un plazo de veinticuatro horas. En las últimas elecciones de mitad, setenta súper PAC hallaron fórmulas para retrasar la divulgación de sus donantes. El tema ha recibido poca atención de los legisladores, y los activistas en contacto con los demócratas de la Cámara de Representantes inicialmente dijeron que no se abordaría en el proyecto de ley. Sin embargo, tal y como ha reconocido el congresista demócrata John Sarbanes, «la confusión de los votantes es muy profunda, su escepticismo en la política es amplio porque no saben si podrán recuperar su democracia».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − cinco =