Noelia Bail se define a sí misma como feminista y precaria. Catalana de padre andaluz y madre valenciana, estudió Ciencias Políticas y de la Administración y en Derecho por la UPF. Cursó un Master en Políticas de Igualdad de Género de la UAB y Gendering Practices Master Program por la Universidad de Gotemburgo. La mayoría de sus trabajos han sido precarios. En la actualidad, además de la actividad política coordina proyectos sociales con perspectiva de género. Ha participado en los movimientos sociales porque está convencida de que es la única forma de cambiar cosas. Cuando se produjo el 15M, aquella gigantesca ola de cambio, Noelia estaba en Plaza de Cataluña al grito de «lo llaman democracia y no lo es». La crisis la obligó a emigrar a México y, de allí, a Suecia. Fue Secretaria de Feminismos y de Coordinación Interna de Podem Catalunya durante un año. En la actualidad es la secretaria general del partido y se presenta a las elecciones como número uno al Senado por Barcelona.

 

1.- Empezaré directo. ¿Cómo va a afectar al voto de En Comú Podem la situación en Cataluña?

Según el CEO (Centro de Estudios de Opinión), lo que más preocupa a los y las catalanas es la relación Catalunya-España. Pero muy de cerca le siguen la insatisfacción con la política, el paro y la precariedad laboral. Si miramos el CIS, un 71,7% de los y las españoles están a favor de que el Gobierno sostenga una política de diálogo con Catalunya.  Y es lo que Unidas Podemos y En Comú Podem hemos propuesto siempre: reconocimiento mutuo, reconciliación, negociación y acuerdo. Y eso solo se consigue con diálogo. Tenemos la solvencia política que demuestra que nuestra propuesta y apuesta política era la acertada, ahora partidos como ERC plantean lo mismo, cosa que celebro. Pero me pregunto, ¿a qué ERC debemos creer? ¿El ERC del bloqueo, el que no aprobó los presupuestos y pacta con la derecha catalana corrupta o la que ahora pide diálogo y referéndum legal y pactado? Yo creo que a la gente no le gustan esos bandazos y preferirá quedarse con el original, con quien siempre defendió lo mismo y es coherente en su discurso. Pero no son los únicos. En el PSOE tampoco se ponen de acuerdo. Sánchez ha admitido que si hace falta aplicaría el 155 mientras llama al diálogo. Y dirigentes del PSC dicen sin decir que se tendría que hacer un referéndum. Creo que deberían aclararse, la gente merece honestidad y sinceridad, para que no se dé una insatisfacción política generalizada entre la ciudadanía catalana, según el CEO.

2.- En 2016 fueron la fuerza política más votada, ¿esperan repetir resultado?

Eso debe decidirlo la ciudadanía catalana. Nosotros tenemos un proyecto de país que queremos poner en marcha: queremos un país para su gente. Y para eso pedimos que las personas que vayan a votar nos den su voto de confianza. Estas elecciones son cruciales para decidir qué tipo de país queremos: uno a merced de los poderosos o que mire para su ciudadanía. Solo Unidas Podemos – En Común Podem puede garantizar políticas públicas progresistas que piense en la mayoría y una salida a Catalunya sin la aplicación del 155.

Una democracia no puede permitirse tener a personas por sus convicciones políticas en prisión preventiva

3.- Sigue habiendo muchos millones de personas que aún no han sentido la mejora de la economía en sus vidas, ¿cuáles son las propuestas de En Común Podem en este sentido?

El conjunto de la ciudadanía ha perdido el 7,1% de poder adquisitivo en la última década. Es un hecho. España tiene las tasas de paro más altas de Europa y ya parece una característica propia de nuestro país. Hace décadas que partidos como el PSOE abandonaron el objetivo de pleno empleo. Luego vinieron los recortes, el rescate a la banca, las reformas laborales del PP y el PSOE que fueron un duro golpe para el empleo de calidad. Y, de paso, subidas de impuestos a los que menos tienen, se gravaron las rentas de trabajo mientras las grandes fortunas y las rentas de capital se fueron de rositas. Tenemos que comenzar a pensar en la gente. Necesitamos repensar el sistema económico y productivo de este país, que básicamente se ha basado en la precarización del mercado laboral, el ladrillo y el sector servicios que no supongan I+D+i. No se ha invertido ni planificado la transformación hacia un modelo productivo sostenible y competitivo, que cuide sus personas trabajadoras y las PyMes. Con la subida del SMI se ha demostrado que ha habido un repunte con la creación de empleo. El problema es que el PSOE no se ha atrevido a un plan serio, sostenible y de futuro de creación de empleo de calidad. Se crea empleo pero precario.

Nosotros proponemos derogar las dos reformas laborales que permitieron la precariedad laboral, impedir subidas abusivas de los alquileres, que deben ser estables y seguros, evitar que ninguna familia pague más del 30% de su renta en concepto de alquiles, garantía de actualización de las pensiones al IPC, derogar el factor de sostenibilidad, incrementar las pensiones mínimas y no contributivas a 600-1200 euros, subir el  SMI a 1200 euros, ilegalizar las puertas giratorias, crear empresas públicas para bajar el precio de la luz y educación gratuita de 0 a 3 años. Y los números nos dan, no sacamos nada debajo de la chistera, son medidas que pueden perfectamente ponerse en marcha.

Me preocupa dedicar todas las energías al tema del independentismo mientras las condiciones de vida de la ciudadanía catalana empeoran

4.- Uno de los problemas más graves de la sociedad es el empleo y los salarios, ¿cree que será posible que, de una vez por todas, se deroguen las reformas laborales de Rajoy y Zapatero?

Nosotros queremos rescatar personas no bancos. Y para eso hay que derogar las dos reformas laborales. Podemos registró en el Congreso una proposición no de ley con la que exigía derogar la reforma laboral aprobada en 2010 por el Gobierno de Zapatero, base de la “erosión de derechos” de las personas trabajadores y la reforma laboral de Mariano Rajoy, aprobada dos años más tarde. Queremos la apertura de un proceso de diálogo social para un nuevo marco de relaciones laborales para garantizar los derechos de las personas trabajadoras. Hablamos de revertir aspectos como la ampliación de las causas de despido, la limitación de la tutela judicial y administrativa de los despidos, los ‘despidos exprés’ por causas objetivas o los descuelgues salariales, por ejemplo. Estas reformas han agravado los males que pretendían solventar”: menos ocupados, mayor tasa de temporalidad y el salario medio es menor.

Solo será posible derogar las reformas si tenemos la fuerza suficiente en el Congreso y en el Senado, de lo contrario un gobierno de PSOE – C’s o C’s-Vox-PP no lo harán. Continuarán con más reformas neoliberales que empeorarán las condiciones de las personas trabajadoras. Nosotros apostamos por una jornada laboral de 34 horas, reducir las jornadas extras, que las empresas no puedan hacer contratos de menos de un mes, acabar con la figura de “falsos autónomos”, que los sueldos medios de los consejeros del IBEX no suba más de cuatro veces más que el gasto en los salarios de las plantillas.

5.- ¿A ECP le pasará factura no haberse posicionado en la cuestión de la independencia en uno de los dos polos en que se ha dividido la sociedad catalana?

A nosotros no nos definen las banderas. Pensar ECP en esos términos es no entender nuestro proyecto político. Nos quieren hacer creer que debemos estar en uno de los dos polos, de lo contrario es ser equidistantes y no mojarse. No es cierto. Nuestra posición es clara sobre la relación España-Catalunya: reconocimiento mutuo, reconciliación y respeto. Con diálogo y llegando a acuerdos. Que el conflicto político debe resolverse en el espacio político y que una democracia no puede permitirse tener a personas por sus convicciones políticas en prisión preventiva. Y que los discursos del independentismo mágico hay que dejarlos atrás.

Durante 40 años, ni los del trío de Colón, ni la coalición del IBEX 35, ni los del bloqueo, han sido capaces de presentar un proyecto de país para su gente solo para los poderosos, los poderes empresariales y financieros.

Pero me preocupa dedicar todas las energías al tema del independentismo mientras las condiciones de vida de la ciudadanía catalana empeoran. Catalunya tiene una de las tasas universitarias más altas, miles de personas mueren esperando tener plaza en residencias, Cataluña fue donde en 2018 se practicaron más desahucios. La media de renta de alquiler subió un 24,3% en solo un año. Barcelona es además la capital más cara del estado. Los recortes han situado Cataluña a la cola de la UE en inversión educativa. El curso 2018-2019 empezó con 1.015 barracones en 422 escuelas, casi los mismos que el año anterior. La mitad de los centros con barracones los tienen instalados desde hace más de 10 años. Desde el año 2015 la Generalitat invierte 0€ en guarderías. Cataluña es donde más personas están a la espera de una operación y uno de cada tres dependientes catalanes no recibe ninguna ayuda. Podría seguir enumerando datos, pero creo que una se puede hacer una buena radiografía de la Catalunya actual.

.6.- Desde Cataluña, ¿cuáles son las reformas fundamentales para España de cara a la próxima legislatura?

Necesitamos un nuevo encaje territorial, el marco de las autonomías tal como la conocemos se ha agotado. Tenemos que repensar las relaciones entre el estado y Catalunya con la promoción de un proyecto de Ley de Claridad. Necesitamos aplicar una reforma fiscal progresiva. La supresión del artículo 145 de la Constitución para que se puedan establecer acuerdos políticos, culturales, sociales, entre las CCAA que lo deseen y suprimir la prohibición de federarse y un sistema de financiación propio para Catalunya sin olvidar el principio de solidaridad territorial con el resto de pueblos de España.

Proponemos dotar al Pacto contra la Violencia Machista de 600 millones de euros anuales

7.- A su entender, ¿hay riesgo de involución democrática en España?

Depende quién gobierne, sí. Estas elecciones son cruciales, no son unas elecciones cualesquiera. Nos jugamos un país. Durante 40 años, ni los del trío de Colón, ni la coalición del IBEX 35, ni los del bloqueo, han sido capaces de presentar un proyecto de país para su gente solo para los poderosos, los poderes empresariales y financieros.

8.- Son muchos los que culpan a Cataluña del crecimiento de Vox, ¿cree que esto es así?

La ultraderecha siempre ha existido y la albergaba el PP. Ahora lo único que ha pasado es que ha perdido complejos y se ha independizado para conformar una formación propia. Eso pasa cuando en un país las desigualdades sociales se agudizan y comienzan las movilizaciones por la lucha de los derechos perdidos. El sistema que pone las normas, entra en crisis, el sistema neoliberal. Cuando todo esto ocurre, se da rienda suelta a la extrema derecha. Aquí también valdría la pena poner de relieve la crisis de la masculinidad tradicional, que no encuentra espacio en las nuevas relaciones de género que se están conformando y que ve cómo va perdiendo sus privilegios por el avance de los derechos de las mujeres. Catalunya solo ha sido el catalizador de algo que ya se estaba gestando. Es la excusa perfecta para sacar rédito electoral sin querer realmente encontrar una solución.

10.- En materia de igualdad, ¿las mujeres están en peligro si llegara a gobernar la derecha de Colón?

Los derechos de las mujeres siempre han estado en peligro o han retrocedido cuando gobierna la derecha. Gallardón intentó derogar la ley del aborto, pero el movimiento feminista no lo permitió y tuvo que dimitir. Solo hay que escuchar a las candidatas de cada formación para hacerse una idea sobre qué políticas llevarían a cabo en temas de igualdad. Cayetana Álvarez de Toledo dijo sin sonrojarse en relación al consentimiento en las relaciones sexuales “¿De verdad van diciendo sí sí sí hasta el final?, un poco extraño, ¿no?”. La candidata de Vox por Alicante dijo que una mujer violada no tiene que abortar. O Melisa Rodríguez de C’s afirmó que “cosifican a las mujeres aquellos que no dejan elegir libremente a las mujeres sobre la gestación subrogada”, minimizando el problema que supone la explotación reproductiva.

El feminismo liberal de C’s -puro maquillaje neoliberal que busca la mercantilización del cuerpo de la mujer-, la “ideología de género” del discurso ultracatólico usado por PP o Vox donde Abascal afirma que “tu cuerpo es tuyo, pero lo que llevas dentro, no” no deja muchas dudas al respecto.

11.- ¿Qué hace falta para que las políticas contra la violencia machista surtan efecto?

Primero, concienciación social. Reconocer que la violencia machista es una lacra social, que una sociedad que se considere igualitaria, solidaria, democrática no puede permitir asesinatos machistas. Que no se puede banalizar con mentiras como que existen muchas denuncias por violencia machistas falsas. Que, si a una mujer la violan, lo primero que pase sea sospechar de ella y ponerla en tela de juicio. Las mujeres hemos dicho ‘basta’. Basta a las 11.000 agresiones sexuales denunciadas en 2018 y a casos como el de ‘La Manada’, que siguen produciéndose.

Proponemos dotar al Pacto contra la Violencia Machista de 600 millones de euros anuales, el triple de lo que tiene actualmente. El objetivo es garantizar la autonomía de las víctimas, a través de una renta de 900 euros al mes para las mujeres víctimas de violencia de género, así como una alternativa habitacional sin necesidad de denuncia previa. Necesitamos una ley para la protección de la libertad sexual por la que “sólo sí es sí” en el consentimiento sexual. En el caso de niños y adolescentes víctimas de abuso sexual, la prescripción de los delitos sexuales no comience a prescribir hasta que no cumplan los 30 años.

A las grandes fortunas y las multinacionales solo se les pide lo que hace la mayoría de la gente: que contribuyan a sostener este país y que lo hagan en proporción a sus ingresos.

Proponemos crear una Vicepresidencia de Feminismos y de Economía de los Cuidados y la creación de un Plan Estatal de Lucha contra las Violencias Machistas con una dotación anual de 600 millones de euros y proponer que la UE fije un sueldo de gasto del 5% de su presupuesto para la defensa de la igualdad de género y la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres.

12.- Volvamos a le economía, ¿la reforma fiscal que anunció Pablo Iglesias no es poco utópica? ¿Es posible que en España las grandes fortunas y las multinacionales se conciencien de que deben pagar más impuestos?

¿Es utópica una reforma fiscal que quiere reducir la desigualdad social y que no lo único que hace es decir que todo el mundo debe contribuir proporcionalmente a sostener el estado de bienestar? Si eso es utópico es que el sistema neoliberal nos ha ganado la batalla. Lo que se expone es algo razonable y justo: quien más tenga debe pagar más. Por eso proponemos recuperar el Impuesto de Sociedades, instaurar un impuesto a las grandes fortunas, mejorar la progresividad fiscal del IRPF con más tramos a partir de ingresos de más de 120.000 euros e igualando la tributación al trabajo como al capital, impuestos sobre transacciones financieras y de la banca y tener especial atención sobre los grandes defraudadores a Hacienda. A las grandes fortunas y las multinacionales solo se les pide lo que hace la mayoría de la gente: que contribuyan a sostener este país y que lo hagan en proporción a sus ingresos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =