Foto: SER

Los hosteleros de Murcia han pedido la “nulidad absoluta” del mapa del ruido elaborado por el Ayuntamiento de Murcia ya que consideran que está plagado de irregularidades y que las restricciones que se aplicarán en el centro de la ciudad supondrán un “persianazo” que implicará cierres de locales y una transformación radical del ocio en el municipio.

El presidente de la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (Hostemur), Jesús Jiménez, ha ofrecido hoy una rueda de prensa para mostrar la oposición del sector a ese mapa del ruido y a las nuevas zonas de protección acústica especial (ZPAE), que incluyen las principales zonas de ocio del centro de la ciudad (los ejes Alfonso X-Universidad de Murcia; San Lorenzo, Santa Eulalia y San Juan, y San Pedro, Santa Catalina y Las Flores).

El Consejo Sectorial del Ruido presentó en septiembre de 2017 un informe en el que apuntaba que en esos tres ejes se superan los niveles máximos de ruido permitidos en horarios de tarde y de noche, por lo que declaró esas áreas ZPEA.

El pasado mes de febrero, la Junta de Gobierno municipal dio luz verde a las restricciones previstas para esas zonas, que incluyen no conceder más licencias de apertura a discotecas, bares de copas o restaurantes con televisión, así como adelantar el cierre de terrazas y veladores, entre otras.

Alegaciones

El plazo para presentar alegaciones a esas propuestas concluyó ayer y Hostemur ha presentado una treintena de ellas puesto que ni están de acuerdo con las restricciones propuestas ni tampoco con la metodología seguida para elaborar el mapa del ruido y delimitar las ZPEA.

En ese sentido, Jiménez ha subrayado que los hosteleros han puesto el mapa del ruido en manos de una empresa especializada en este tipo de peritajes que ha detectado importantes irregularidades e incorrecciones en la metodología seguida y en las mediciones llevadas a cabo.

Una de las principales críticas de los hosteleros es que en torno al 60 por ciento de las medidas tomadas se hicieron durante las fiestas de Navidad de 2016 y la semana santa y Fiestas de Primavera de 2017, cuando mayor afluencia de público hay en las zonas de ocio.

Para Jiménez, se trata de jornadas que no son representativas de la actividad habitual de esas zonas y que, a pesar de ser días con más ruido, generan menos quejas vecinales, dado que coinciden con fiestas de gran tradición en la ciudad.

El Ayuntamiento de Murcia defiende la normativa

El consistorio murciano sigue defendiendo su proyecto para luchar contra el ruido en el centro de la ciudad y defiende que las medidas en él contempladas son “equilibradas y proporcionales” y rechaza que vayan a perjudicar al sector hostelero.

El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Antonio Navarro, insiste en que la nueva normativa que se quiere aprobar vela tanto por el descanso vecinal como por el derecho de los establecimientos de ocio nocturno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 14 =