Fuente: JCCM

En España existe una palabra para todas aquellas personas que, da igual lo que se haga, piensan que sólo en su cabeza está la verdad absoluta y que todo el mundo debe ajustarse a ella. Y como la realidad es tozuda y compleja a la par, todas sus acciones y declaraciones van encaminadas a criticar a quienes no actúan tal y como piensan ellos o ellas. Esa palabra es porculero o porculera. Y ustedes mismo podrán aplicársela a cualquier persona de su entorno cercano y en el mundo político a diversos dirigentes y analistas. En el caso concreto del PSOE hay varios dirigentes regionales que podrían ser calificados de tal forma. Tanto Javier Lambán como Emiliano García-Page son ese tipo de personas que critican una y otra vez a los demás porque no hacen las cosas tal y como ellos piensan que es la verdad absoluta. Si hace unos días el aragonés dijo su maledicencia habitual, ayer fue el castellano-manchego que, en un alarde de intelectualidad hasta se atrevió a hablar del alma de las personas.

En una presentación caciquil típica de presidentes regionales (la inauguración simbólica de las emisiones en 4k de la televisión regional, como pueden comprobar un evento tecnológico que cambiará la historia de Castilla-La Mancha), García-Page debió sentir que llevaba varios días sin que los medios de cobertura estatal le adorasen y le glorificasen (¡Lo que le gusta a este hombre las lisonjas del ABC!) y no tuvo mejor idea que hacer la gracia contra su secretario general, contra su partido y en pos de la salvación de España. Salvación que, como veremos, no sólo es territorial sino moral pues hay que purificar el alma de las personas que participan en política. Así, el presidente manchego ha pedido que los reyes magos no le traigan a él y a toda España vaselina como regalo. Más allá del tonillo homófobo que pudiera aventurarse de sus palabras, bien podría haber dicho que no traigan calzadores, el dirigente social-liberal del PSOE vuelve a criticar a Pedro Sánchez y su intención de pactar con diversos partidos que están legalmente en el parlamento. No quiere García-Page que se pacte con ERC… ni con Podemos (hay que recordar que ya se mostró contrario al acuerdo entre Sánchez y Pablo Iglesias, que refrendó el PSOE con un 92%, que todo hay que recordarlo).

Si García-Page hubiese pedido que los clérigos abusadores de niños y niñas no recibiesen vaselina tendría incluso un sentido. Pero le gusta demasiado rodearse de prelados y olor a incienso para decir algo que es de justicia. Pero lo ha pedido para toda la población española, eso sí, sin preguntárselo a cada uno porque igual quien la necesita solamente es él y no el resto de personas. De hecho, no se han visto manifestaciones contrarias a ese pacto, sólo bilis desde la derecha; ni las encuestas dicen que las personas del entorno del PSOE o de Unidas Podemos digan que no se debe pactar con ERC; ni nadie con dos dedos de frente y que quiera arreglar el conflicto político catalán ha dicho algo en contra, además, cuando desde ERC están haciendo lo imposible para separarse del procés. Lo que da a entender el presidente manchego es que Sánchez pretende sodomizar a los españoles y quitarles su ser patrio. Siendo García-Page muy mucho español (por eso abre un canal de toros, en 4k eso sí, en la televisión regional, cuando seguramente hay necesidades más apremiantes en su región, como el salario de solidaridad que no se entrega desde agosto porque se quedó sin presupuesto) no puede tolerar que se pacte con personas que no tienen ese mismo sentimiento, ni con rojos que quieren hacer muchas cosas sociales.

Al final con este tipo de reacciones, que no dejan de ser las líneas rojas que le pusieron a Sánchez en 2015, muestra el presidente manchego que es más de derechas que el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, famoso por sus proclamas antifeministas. No se conoce que sea el confesor personal de García-Page pero igual leyendo sus filípicas dominicales es de donde ha sacado el presidente manchego las ganas para conocer el alma de las personas. ¿Por qué querría conocer el alma de las personas? Igual porque es muy dado al chisme, aunque realmente lo que le gustaría es conocer lo que se está diciendo en las reuniones entre PSOE y ERC y ver si las almas que allí están son negras, rojas o amarillas para poder señalar e incluso llevar a la hoguera (que en estos días son los medios de comunicación). Según ha afirmado el presidente de Castilla-La Mancha, le gustaría que hubiese más transparencia y gracias a la tecnología 8k ver las almas de los allí reunidos.

¿En qué mundo vive García-Page para pedir transparencia en una negociación? ¿Cree que si Apple se fuese a fusionar con Huawei lo dirían? Pues lo mismo sucede con esta situación en la que se han dado comunicados y con eso va que andan todas las personas. Como está embebido de ideología dominante y su postura es conservadora nivel ABC o El Mundo, García-Page no quiere conocer lo que allí se cuece por un interés político de beneficio para su partido, el PSOE. Más bien quiere conocer para intentar ejercer de contrapoder a Sánchez y venderse con el padre del “verdadero socialismo”, del socialismo que es muy mucho españolista. Le gustaría saber qué se cuece en las reuniones para darse más publicidad, aunque esa publicidad sea negativa para su propio partido. Ese mismo partido que desea ver en metástasis para que lleguen los “buenos” (¿se referirá a Lambán, Díaz y él mismo?) como ha dicho en más de alguna ocasión en la sobremesa de alguna comida que otra. Le molesta no estar en la pomada de las críticas a Sánchez, no en la pomada de la defensa de las políticas socialistas que podrían resultar de un Gobierno de Coalición. Ese tipo de políticas no parecen interesarle (¿Saben que en Castilla-La Mancha no se cumple la ratio taxi rural/VTC en algunas provincias?; ¿Saben que hay problemas en algunos hospitales por falta de personal médico y que están saturando a los profesionales de la medicina para que no se note y suban las listas de espera?), sino aparecer como el más español en franca pelea con cualquier Santiago Abascal de la vida.

Le interesa ver el alma porque lo material no parece interesarle. Curiosamente esa cuestión de la visión del alma es muy clerical, muy de sotana e incensario, muy de gulag. Se quiere ver el alma para ver si hay pecado, si se es un desviacionista (desde la verdad absoluta que tiene la persona que quiere saber), si se es un pequeño burgués, no por la sana curiosidad o poder desvelar los propios secretos del alma (si es que existe algo que se pueda llamar alma y no conciencia), sino para señalar, condenar y acabar con la persona. Bien sea por medio de la vergüenza social (con una marca escarlata o un capirote); bien sea por la muerte social que puedan ejercer los medios de comunicación de la derecha (siempre los de la derecha cabe remarcar); bien por la misma muerte física de la persona por ese alma que no encaja en la verdad absoluta.

Ni Lambán, ni García-Page pueden estarse callados un momento. Deben pensar que el futuro del PSOE pasa por ellos, cuando la realidad es bien distinta. Cada vez son más los militantes que están cansados de sus abusos vocales y su falta de respeto por las decisiones que han aprobado. Dirán que es necesaria la crítica para la democracia en el partido y tienen razón, el problema es que ellos laminan las disidencias e impiden la crítica en sus propios territorios. Indudablemente a García-Page los reyes magos sí le van a traer vaselina en cantidades industriales, tanta que va a poder deslizarse desde el palacio toledano a cualquier lugar de España sin necesidad de más transporte. Lo curioso de todo es que en esta disputa no hay una defensa de principios socialistas, sino de un conservadurismo extremo que atenta contra las raíces del PSOE. No se laminan principios socialistas sino mediáticos de la derecha cavernícola que les señala como hombres de Estado, aunque mañana no dudarán en pisotearles siempre y cuando sigan en el PSOE, si se pasasen a Ciudadanos o el PP les beatificarían (que igual es lo que quieren). “¡¡¡Porculeros del mundo uníos!!!” debería estar inscrito en el blasón de estas baronías, aunque al ser tan monárquicos les bastará con el Plus Ultra… y la militancia pensará que sí, que se vayan “más allá” y dejen gobernar a la izquierda por una vez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − ocho =