La semana que acaba de finalizar nos ha traído noticias relevantes, que en algún caso marcan un antes y un después de las mismas. Noticias que han copado las primeras páginas de los diarios e informativos, que han dado para comentarios, debates y tertulias de bar.

Quizás la más impactante por su repercusión social haya sido la sentencia del la Audiencia de Navarra contra “La Manada”, ese grupo de energúmenos que una noche de San Fermín arruinaron su vida a una joven de 18 años. Ante los recursos anunciados será el TSJN quien decida nuevamente.

Que se haya considerado acoso y no agresión sexual, o sea violación ha causado sorpresa, indignación, enfado que se ha manifestado en los diferentes actos de protesta que han llenado las calles de Pamplona y el resto del país desde entonces. Da la sensación que el débil vínculo que ya existía entre la justicia y la sociedad ha quedado roto, ojalá que no de manera definitiva.

Ya se ha dicho todo sobre esa tremenda sentencia y sobre el voto particular de uno de los magistrados del que no merece la pena citar su nombre. Bastante vergüenza estará pasando su familia en estos instantes.

Pero sí convendría hacer alguna nueva reflexión. Viendo los diferentes actos que han cubierto nuestro país, con mayoría de mujeres en las calles clamando contra ella pero también de hombres, surge la pregunta. ¿Cuántos de esos machos “solidarios” en el seno de sus parejas practican la violencia sobre la mujer, aunque sea de manera psicológica, no respetan la igualdad, o las maltratan sexualmente obligándolas a practicar actos sin consentimiento? ¿Hasta dónde llega la hipocresía en nuestra sociedad y de esos machos ibéricos?

Siglos de educación machista que impregnan cada lugar, cada comportamiento, cada acto no se eliminan con leyes, sentencias, o con denuncias y manifestaciones. Algo más profundo debemos cambiar, o mejor dicho deberíamos haber cambiado ya hace tiempo. Mi generación fue pionera en esa batalla pero la actual ha retrocedido hasta posiciones intolerables. Ahí las familias, los padres y madres han fracasado en su labor educativa con sus hijos machos y también con sus hijas.

Otra noticia que ha conmocionado a la opinión pública ha sido la dimisión de Cristina Cifuentes. Pero no por el famoso máster sino por unas imágenes de hace 11 años, de una sustracción que hizo en Eroski de productos de belleza por un valor de 43 euros.

¿Es posible que una persona en su situación económica sea capaz de hacer algo así sin un trastorno psicológico? ¿Por qué precisamente ahora sale ese video? ¿Quién está detrás de la filtración? Especialmente contra una persona que parecía estar luchando por eliminar la corrupción del PP de Madrid. Demasiadas preguntas con difíciles respuestas.

Se va Cifuentes de esa manera y un suspiro de alivio ha recorrido las filas de Cs, que parecía abocado a apoyar una moción de censura contra ella que colocara al PSOE en la presidencia de la Comunidad de Madrid. Un apoyo que probablemente tendría consecuencias en un electorado de centro-derecha muy sensible a esas cuestiones.

Mala noticia para Rajoy en doble sentido, se va una de sus colaboradoras íntimas y Cs sale sin un solo rasguño, incluso fortalecido. Últimamente le crecen los enanos.

La siguiente noticia también ha salvado de un mal momento a Rajoy y su gobierno. Con el acuerdo presupuestario con PNV mata dos pájaros de un tiro, aplaca a su electorado pensionista en estado de rebelión y saca los presupuestos de este año. Jugada genial que ha dejado a la izquierda, como habitualmente en los últimos tiempos, en absoluto fuera de juego.

Resulta contradictorio y sorprendente que un partido nacionalista acabe resolviendo la situación de un colectivo de todo el estado.  Comparando con Catalunya, Euskadi parece un remanso de paz, con ETA desapareciendo para siempre y el PNV pactando con el PP. Quién nos lo iba de decir….

¿Producirá este acuerdo un efecto desmovilizador sobre los pensionistas? Es probable que sí, aunque queden otras reivindicaciones pendientes como la supresión de las dos reformas laborales, el blindaje de las pensiones en la Constitución, o la  cuantía mínima de 1.000 euros. Porque hay que tener en cuenta que la demanda más impactante, la revisión de acuerdo con el IPC, la acaban de resolver. Los próximos días se verá.

La última noticia de la semana que también ha producido un fuerte impacto, ha sido ver a los mandatarios de Corea del Norte y Sur, hasta hace apenas unos días enemigos irreconciliables, paseando de la mano como dos tortolitos por un lugar idílico de su frontera. Observar a ambos sentados en un banco mirándose embobados a sus antaño inescrutables ojos orientales, nos traía sensaciones de ternura y sensibilidad impropias de la política.

Ambos se han comprometido a desnuclearizar a sus respectivos países, de hecho Corea del Norte ha anunciado que comienza a hacerlo desde ya, lo que sin duda traerá tranquilidad y sosiego al resto del mundo.

En los próximos días veremos algo mucho más sorprendente, el no va más de la política internacional, a uno de esos personajes, Kim Jong-un estrechando su mano o algo más a su enemigo número uno, Donald Trump.

Qué veremos……..

Esta semana que entra también trae noticias históricas. Parece evidente que después de más de 50 años, el sábado 5 ETA va a “echar la persiana”. Al menos algunos nos alegramos sinceramente de ello, aunque en este tema quede mucho por hacer.

Pero eso ya será después…………

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − siete =