Satse ha presentado en Murcia la campaña #StopAgresiones que han iniciado a nivel nacional durante el mes de marzo y con la que quieren llamar la atención sobre las agresiones a profesionales sanitarios y buscar soluciones a este problema.

Y es que esta lacra cada día se hace más patentes en los centros sanitarios murcianos, con un total de 38 enfermeros que denunciaron una agresión por parte de pacientes o familiares durante el pasado año. Desde el Sindicato de Enfermería señalan que entre 2009 y 2016 se registraron en la Región de Murcia un total de 1.939 agresiones a sanitarios de las que 958 se produjeron en Atención Primaria, 760 en Especializada y 144 en atenciones del servicio de emergencias del 061.No obstante, en 2017 se registró un descenso en el número de agresiones con respecto a ejercicios anteriores. En concreto, se notificaron 199 casos, una cifra que pese a todo sigue siendo alta y tras la que se esconden 16 episodios de violencia física, además de insultos, vejaciones y amenazas. Desde 2009, 837 enfermeros y 923 médicos han denunciado agresiones ante el SMS.

Así, según los datos recogidos en esta iniciativa las áreas de Salud donde existe más riesgo son la VIII (Mar Menor) y la VII (Reina Sofía), seguidas de Lorca y la Arrixaca.

Durante la presentación, el responsable de Prevención de Riesgos Laborales de Satse Murcia, Temístocles Sánchez, señaló que la solución “pasa por no limitar las contrataciones de vigilantes de seguridad, ya que su presencia disuade al agresor  y aumentar las plantillas. Hay que tener en cuenta que entre las causas más comunes de agresiones físicas o verbales al personal sanitario se encuentran las esperas para ser atendido debido a la sobrecarga de trabajo”.

Durante los últimos años, el SMS ha puesto en marcha protocolos, con asesoramiento jurídico y psicológico a las víctimas, y un registro de casos. Sin embargo, Satse denuncia que todavía muchas consultas carecen de medidas tan básicas como un botón que permita avisar a los vigilantes de seguridad en caso de peligro. En la actualidad, este mecanismo se encuentra instalado y operativo en el Morales Meseguer, Hospital Comarcal del Noroeste y Santa Lucía. En el resto de hospitales no está aún en funcionamiento por problemas con «la configuración de las redes informáticas», explican desde el Servicio Murciano de Salud.

Por último, durante la presentación también se hizo referencia a las agresiones en el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), donde el año pasado se contabilizaron 131 incidentes en las residencias, según explicó Mercedes García, delegada de Satse en estos centros.”Muchos de los pacientes a los que atendemos tienen enfermedad mental; no los responsabilizamos a ellos, sino a la falta de personal. En San Basilio, por poner un ejemplo, hay una sola profesional para atender por las noches a 140 personas”, denunció.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − 7 =