El servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico Universitario de Valencia ha incorporado a su cartera de servicios una técnica innovadora que permite la extracción de miomas uterinos por medio de laparoscopia de forma más segura. Los miomas uterinos son los tumores sólidos más frecuentes de la pelvis de la mujer. Se estima que el 70% de las mujeres desarrollan miomas a lo largo de la vida. Aunque frecuentemente asintomáticos, causan síntomas en el 25% de las mujeres en edad fértil (sangrado uterino anormal, presión pélvica y dolor, efectos sobre la reproducción etc.)

La miomectomía es el procedimiento quirúrgico de elección para mujeres sintomáticas que desean conservar su útero. El procedimiento se puede llevar a cabo mediante laparotomía, laparoscopia o histeroscopia. Tal y como ha explicado María José Fernández Ramírez, médica especialista en ginecología del Hospital Clínico de Valencia “la extracción de estos miomas por medio de laparoscópica está asociada con un menor sangrado intraoperatorio, menor descenso de los valores de hemoglobina, disminución del dolor postoperatorio y una mejor recuperación con altas hospitalarias más precoces, aunque el tiempo quirúrgico aumenta”.

“No obstante, para la extracción de dichos tumores extirpados vía laparoscópica, donde los puertos de acceso no superan los 12 mm es necesario la fragmentación del tumor previa extracción. Es lo que se conoce como morcelación del tumor” ha explicado la ginecóloga Fernández. Ha querido añadir que “en el año 2014 se cuestionó la seguridad del uso de la morcelación eléctrica en la cirugía laparoscópica debido al riesgo de diseminación fuera del útero de tejido canceroso inesperado, en especial en caso de sarcoma uterino”.

Siguiendo con la explicación del procedimiento, la doctora ha afirmado que “por ello, hemos introducido la novedad de que previo a la morcelación se introduce por el puerto umbilical una bolsa diseñada a tal efecto, que permite la contención del mioma. Una vez aislado completamente el mioma de la cavidad abdominal, se realiza la fragmentación del mismo, con morcelador eléctrico, para su posterior extracción”.

Hasta el momento la especialista en ginecología Fernández Ramírez ha intervenido a dos pacientes con esta técnica con excelentes resultadas y a las que ha sido posible dar el alta en menos de 24 horas. “Realizamos la miomectomía según la técnica estandarizada de laparoscópica” ha explicado la doctora. Quien ha añadido “con la morcelación en bolsa incrementamos apenas el tiempo quirúrgico 12-15 minutos, reduciendo el riesgo potencial de diseminación, los miomas parásitos y las lesiones viscerales”.

Recientemente la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha publicado un documento de consenso en el que concluye que dado que el hallazgo inesperado de lesión maligna oculta en el útero es extremadamente bajo, y según lo encontrado al revisar la literatura sobre morcelación uterina, se podría afirmar que la morcelación endoscópica, realizada en pacientes seleccionados y por cirujanos experimentados, puede ser hoy en día una opción válida para extracción de la pieza quirúrgica en miomectomías o histerectomías vía laparoscópica. “Siguiendo el consenso de la SEGO y las recomendaciones de la FDA, el servicio de Ginecología del Hospital Clínico de Valencia, ha retomado la morcelación de miomas uterinos vía laparoscópica pero con la incorporación de la técnica mejorada de morcelación en bolsa estanca” ha informado Fernández Ramírez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =