No hay nada como estar de campaña electoral y saber que no se va a gobernar para lanzar las más estrambóticas ofertas electorales. Exacto, no propuestas sino ofertas como en el bazar de Damasco o los anuncios de teletienda. Se prometen las mil maravillas y luego cuando se busca esa maravilla comprueba que había sido estafado. En esas está Juan Manuel Moreno Bonilla, candidato del PP andaluz a la presidencia de la Junta de Andalucía. Habrá visto por la mañana las encuestas electorales que pronostican que una vez más el PP andaluz no gobernará, ni con el apoyo de la extrema derecha de Ciudadanos y Vox, y se ha dicho que puestos a perder hacerlo mediante el espectáculo y las promesas más propias de un buhonero de los spaghetti western. Y no se la ha ocurrido nada mejor que prometer más puestos de trabajo que número de desempleados y desempleadas existen en Andalucía según datos de la última EPA.

Y todo esto lo va a conseguir mediante la apuesta por la innovación tecnológica y el mercado digital. Nada menos que un millón de empleos piensa crear el inefable Moreno Bonilla. ¿Cómo? Nadie lo sabe. Ni él mismo lo sabe pero queda bien decirlo porque no tendrá que ejecutar ninguna política en ese sentido. El maná del empleo vendrá, como nos cuentan casi todos los políticos, de lo tecnológico y digital sin prestar la atención a las estadísticas de que las nuevas tecnologías destruyen mucho más empleo del que crean. Eso son minucias que no importan y menos al presidente del PP andaluz, capaz de revertir el curso de la Historia si hace falta. Tampoco tiene en cuenta que Andalucía tiene una brecha digital, producto de las condiciones económicas que sufre la clase trabajadora, que impediría que ese millón de trabajos fuesen a parar a las personas sin empleo. Moreno Bonilla acabaría por crear más empleo que personas cualificadas existen.

¿No cree el candidato popular que si fuese tan sencillo generar trabajos mediante la tecnología ya lo hubiesen hecho otros gobiernos? Da igual eso porque además lo va a hacer bajando los impuestos. ¡Con chulería di que sí! A este millón de puestos de trabajo hay que sumar, no se debe olvidar, todos los puestos que ya ha prometido durante la campaña electoral. 10.000 médicos, 20.000 profesores, 100.000 nuevos empleos en el mundo de la industria agrícola y así hasta sumar casi medio millón más. En total, según los cálculos de Moreno Bonilla las personas emigrarán a Andalucía a trabajar porque habrá empleo para todo el mundo. De ser una región exportadora de mano de obra va a pasar a ser importadora. Después de más de siglo y medio de inmigraciones, Andalucía necesitará más personas para cubrir todos los trabajos.

Está muerto políticamente y lo sabe por eso no le importa vender humo mediante la ensoñación de una Andalucía pletórica y que podrá poner aceras de oro por la riqueza que él traería. Está dando las últimas boqueadas del cadáver político que es y por ello se lanza a la mentira más fantástica. Todo aquello que le sirva para que el PP le pueda colocar en algún lado, en alguna empresa pública, tras lograr no quedar por detrás de Ciudadanos (su única obsesión electoral), le vale al presidente popular. Demagogia electoralista para conseguir que no le aniquilen y no tener que buscar trabajo por primera vez en su vida. Claro que quien destruyó el sistema de Dependencia durante el gobierno de M. Rajoy tendrá difícil hacer un currículum presentable para muchas empresas. Siempre podrá pedir trabajo en Canal Sur como humorista o trabajo en alguna  de las 100 empresas familiares de Gabriel Amat.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × dos =