Bajo la presión de grupos sionistas pro-Israel, el Consejo de la Ciudad de Nueva Orleans rescindió el jueves la Resolución 18.5, aprobada solo dos semanas antes, lo que provocó que el Comité Antidiscriminatorio Árabe-Americano (ADC), una organización de derechos civiles y otros 20 grupos de defensa de los derechos humanos, condenara este hecho.

Aunque la Resolución 18.5 fue patrocinada por más de 20 organizaciones comunitarias y respaldada por varios grupos de derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, grupos sionistas pro-israelíes, como la Federación Judía de Greater New Orleans y la Liga Antidifamación, la atacaron porque el Comité de Solidaridad Palestina de Nueva Orleans fue uno de los patrocinadores.

La resolución no menciona ningún país por su nombre, sino que compromete a la ciudad de Nueva Orleans con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. También pidió el establecimiento de un comité para evaluar todos los contratos municipales y terminar con los que tienen empresas cómplices en abusos contra los derechos humanos.

En una carta dirigida a los funcionarios del Concejo Municipal de Nueva Orleans que habían patrocinado la resolución y luego volvieron a ella debido a la presión de los grupos pro-Israel, ADC y otras organizaciones instaron a los legisladores a «defender los principios de los derechos humanos universales».

A pesar de lo que los detractores sionistas hayan afirmado, la resolución no ordena ningún programa político ni se ocupa de asuntos exteriores. Es simplemente una expresión no vinculante del apoyo de Nueva Orleans a los derechos humanos en la ciudad.  Es muy alarmante el tono anti musulmán adoptado por los oponentes de 18-5 que no plantearon ninguna objeción al lenguaje de la resolución, pero que sucumbieron a la presión del lobby sionista.

Los funcionarios de Nueva Orleans «se acobardaron por la campaña de desprestigio de los grupos pro-Israel, que retrataban la Resolución 18.5 como una resolución anti-Israel, lo que quiere decir que los opositores inconscientemente reconocen un compromiso con los conflictos de derechos humanos con el apoyo a Israel», afirmó en un comunicado ADC, acusando también a los grupos pro-Israel de «prejuicio total» porque su oposición a la resolución se derivaba del hecho de que los musulmanes estadounidenses estaban involucrados en impulsarla.

La resolución fue publicada en el expediente público y varias organizaciones lo tramitaron de manera transparente. «Pero, aparentemente, todo eso es en vano cuando el tipo equivocado de personas defiende los derechos humanos. Es notable que una simple resolución no vinculante que exprese el principio fundacional de los derechos humanos de la ONU podría ser atacada como polémica y derogada. Y es un triste reflejo de la política reaccionaria de las organizaciones pro-Israel y de cuán lejos van a cerrar cualquier discusión sobre los derechos humanos por temor a que pueda incluir una toma de conciencia sobre las violaciones de los derechos humanos de Israel», dijo ADC.

En un momento en que diversos grupos se están alzando para construir un pueblo estadounidense más inclusivo, los grupos pro-Israel se han alineado en contra esta coalición. ADC afirmó que «se opone firmemente a esta abrogación excluyente y discriminatoria y a las tácticas políticas que la acompañaron». Solicitó al Consejo Municipal de Nueva Orleans «afirmar el apoyo a los derechos humanos».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 8 =