Susana Díaz lleva toda la legislatura vendiendo que sus Administración es la más igualitaria de todas, que toda acción de gobierno lleva las gafas moradas puestas, que no se puede dudar de su compromiso feminista… y no se puede dudar de su compromiso, pero sí de su efectividad. Ya descubrimos en estas mismas páginas que mentía respecto al gasto presupuestario con perspectiva de género, y alguna metedura de pata como presentar la Copa de España de fútbol sala femenino solo con hombres. Ayer era su día grande para presentar su gran ley de Igualdad y hacerse con el monopolio del feminismo. Sin embargo, lo aprobado parece más una ley de derechas que una representativa de la izquierda. Avances sí, pero muy lejos de las reclamaciones del feminismo. Por eso la ha aprobado con apoyo de la derecha y no de la izquierda.

Comenta la consejera María José Sánchez Rubio que la ley va a “reforzar el papel de los centros escolares como vehículos de transmisión de igualdad es vital y la reforma garantiza el desarrollo de planes de obligatorios en todos los centros docentes y detallando todas las funciones específicas que desempeñarán las personas responsables de coeducación, encargadas de velar por el cumplimiento de los mismos”. Un avance en Educación que ya se venía poniendo en práctica en sí con los textos transversales que disfruta el alumnado andaluz. Pero la ley no avanza donde realmente está el problema de la Igualdad mujer-hombre, en el terreno material. Y eso que como socialistas debería tener alguna rémora del materialismo histórico en sus venas, pero debían estar de botellón ese día de clase.

Adelante Andalucía (Podemos e IU) han querido destacar los porqués de su no apoyo, muchos de los cuales son parte del propio programa del PSOE a otros niveles y en otras regiones. Lo primero que destacan es que la Ley que han presentado desde el PSOE y la derecha no es más que “una modificación de la actual, que lleva 11 años en vigor sin que el gobierno andaluz haya hecho cumplimiento de ella”, como les ha recordado la diputada Elena Cortés. Desde Izquierda Unida explican que la Junta sigue contratando con empresas que han sido condenadas por discriminación, algo que prohíbe la ley anterior. Añaden que los Planes de Igualdad de las empresas permiten que se aprueben sin necesidad de marcar acciones eficaces contra la brecha salarial. Vamos lo que marca la legislación estatal y poco más.

Otra cuestión, que la Junta lleva realizando desde hace años, es que la interrupción voluntaria del embarazo se pueda llevar a cabo en la red pública de Hospitales del SAS, no como hasta la fecha que se producen en un 99% en clínicas privadas que viven de lo derivado de los público. Más que nada porque parece como señalar a la mujer como una apestada que no puede cumplir su derecho en lo público, sino que hay que esconderlo. También indican que no hay medidas para luchar y combatir el lucro con la prostitución ajena, no se sabe si por influencia de las putas pagadas con fondos de FAFFE. No apoya que sea el IAM quien verifique y dé el visto bueno a los planes de igualdad de las empresas públicas. Y, claro, que Canal Sur quede fuera del control de los estereotipos de la mujer, de los roles machista o sexistas, clama al cielo. Y, por último, entre otras cuestiones, piden que “el Consejo de Participación de las Mujeres merece tener personalidad jurídica propia y ser un consejo consultivo con capacidad de incidencia en las políticas públicas”.

Más contundente se ha mostrado Teresa Rodríguez. Pero mucho más contundente mostrando un gran enfado por lo que considera un verdadero engaño de Susana Díaz y la derecha azul y naranja. “Vuestro feminismo es para vosotras y las vuestras, para seguir viviendo del cuento. Mientras seguís llenando los bolsillos del Ibex a costa de la salud y los derechos de nuestras madres y hermanas. A hacer puñetas los lavados de cara. Con nosotras no” ha clamado la portavoz de Podemos. También ha insistido en alguno de los argumentos de IU: “Votamos que no porque se han negado a garantizar el aborto en la sanidad pública con total normalidad. Las señoras del PSOE obligan a las mujeres y a las chavalas a ir una clínica privada, muchas veces en otro municipio, con una sensación horrible de clandestinidad”.

Y luego ha pasado a criticar lo poco o nada que subirán las pensiones no contributivas con el extra que pretende la Junta: “El incremento del IPC a las pensiones no contributivas es un insulto. Se gastan 12 millones/año en pensiones y 14 millones en autobombo de una sola empresa pública. Es un insulto a nuestras madres y abuelas que se han partido el alma trabajando toda la vida sin ser reconocidas”. “Ellas cobrarán con el magnífico incremento previsto 386 € AL MES, lo mismo que algun@s diputad@s en dietas sin justificar A LA SEMANA porque se negaron a aprobar nuestra reforma de “privilegios cero” ¡¿Quién vive con 386 €?! Eso también es violencia machista” ha querido rematar en twitter. Muy enfadados en Adelante Andalucía porque la Ley propuesta no avanza mucho más allá de la legislación estatal en lo que entienden es una tomadura de pelo y propaganda de la presidenta de la Junta de Andalucía.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once − 5 =