En campaña electoral diputados y diputadas suelen cometer los mayores errores discursivos de sus cortas o largas carreras. Es tiempo de conseguir votos y parece que a los políticos patrios se les calienta la tecla o la lengua y se lanzan a las bravuconadas o al cambio de la historia si hace falta. Lo malo es que los propios partidos en sus cuentas oficiales sigan la corriente a la diputada o el diputado lenguaraz o metepatas. Esos Gestores de la Comunidad digital en algunos casos tapan esos errores, especialmente si son los máximos dirigentes, pero en otros no piensan en la metedura de pata del político de turno y le siguen lo que piensan es una gracia y no es más que una incoherencia o directamente producto de la postverdad. Esto es, una mentira.

Esto le ha pasado al Gestor de la Comunidad de la cuenta de twitter del PSOE, que no sólo no ha evitado difundir la postverdad de un diputado suyo, sino que ha subido la apuesta haciendo parecer al PSOE un partido lleno de ignorantes. Que se esté en campaña no empece para sostenella y no enmendalla. Como ven en el tuit encima de este párrafo, la cuenta oficial del PSOE afirma lo siguiente: “¡Cómo duelen las verdades!”. 140 años de historia. Un único partido”. Esto sobre un tuit de Rafael Simancas que hay que analizar ya que es una gran postverdad, increíble en una persona que siempre se ha mostrado con un punto intelectual y conocedor de la historia, al menos la más reciente.

Veamos lo que escribe Simancas para comprobar el grave error que ha provocado alguna crítica en las redes sociales por ese motivo. Para mofarse de las escisiones que han surgido en el ámbito de Podemos, utiliza una especie de analogía para señalar que a la izquierda del PSOE siempre ha habido escisiones mientras que el PSOE jamás las ha tenido. Así Simancas dice: “Serra, escisión de Errejón. Errejón, escisión de Iglesias. Iglesias, escisión de Llamazares. Llamazares, escisión de Frutos. Frutos, escisión de Anguita. Anguita, escisión de Carrillo”. Muy gracioso pero falso. Clara Serra no se ha escindido sino que se ha marchado de un partido, como le ha pasado al PSOE en numerosas ocasiones, como la última de José Antonio Pérez Tapias. Ni Serra, ni el profesor son escisiones sino bajas individuales. Íñigo Errejón sí es una escisión de Podemos, como es posible encajar que Pablo Iglesias y toda su gente son una escisión de IU. Pero Iglesias no se escinde de Gaspar Llamazares, si acaso lo hace de Cayo Lara que era quien en 2014, tras no aceptar el encabezamiento de Iglesias de las listas al parlamento europeo que provocó la salida del actual secretario general de Podemos, estaba de coordinador general de Izquierda Unida.

Hasta ahí podría tener algún viso de verdad la afirmación de Simancas, que como hemos visto incurre en un error mayúsculo pues él era diputado en la época de Lara. Cuestión bien distinta es que quiera decir Llamazares para molestar por alguna cuita particular con él. A partir de ahí el tuit es un completo despropósito, porque ni Cayo Lara se escindió de Gaspar Llamazares, ni éste de Francisco Frutos, ni éste de Julio Anguita. Sino que fueron elegidos por las bases de IU en Congresos. Lo mismo que viene haciendo el PSOE en esos 140 años de historia. Lo curioso es que se olvida de Gerardo Iglesias, fundador de Izquierda Unida tras una primera iniciativa llamada Alternativa de Izquierdas que crearon en 1986 tras la campaña del referéndum de la OTAN. Así que Anguita, con suerte, habría sido una “escisión” de Gerardo Iglesias, no de Santiago Carrillo que fue el antecesor e histórico secretario general del PCE. Afirmar que las elecciones internas de un partido son escisiones supondría decir que Pedro Sánchez es una escisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, éste una escisión de José Luis Rodríguez Zapatero, éste de Joaquín Almunia, éste de Felipe González y éste de Rodolfo Llopis. ¡Uy, perdón! Que González sí es una escisión de Llopis.

Hay que remontarse hasta 1972, antes del famoso congreso de Surenes, para que la historia nos explique cómo se desligó del PSOE en el exterior, el PSOE en el interior, con apoyo de los militantes más jóvenes de ese exilio/exterior. El XII Congreso en el exilio fue convocado por la mayoría de miembros del interior que estaban en la Ejecutiva Federal del PSOE frente a la negativa de Llopis de convocarlo. De ahí salió una dirección colegiada que gracias a la labor de Francisco “Curro” López Leal y Pablo Castellano en la Internacional Socialista, en el SPD alemán y, dicen, en la masonería que fue legitimada como el verdadero PSOE, que hasta 1978 era considerado como PSOE renovado frente al PSOE histórico del secretario general más longevo en los 140 años de historia del partido (por cierto, ocultada su figura en la celebración de ese cumpleaños). La catedrática Paloma Román Marugán ha hablado de refundación, pero siguiendo la lógica simanquista se puede decir que fue una escisión que tuvo el refrendo de los grandes partidos de la época. A esto súmenle la escisión sufrida en tiempos de la II República que fue el comienzo del PCE. Por no hablar de todas las corrientes que ha tenido el PSOE a lo largo de la historio: prietistas, besteiristas, caballeristas, felipistas, guerristas, renovadores de la base, Izquierda Socialista, sector crítico hasta llegar a sanchistas.

El error del Gestor de la Comunidad del PSOE es reírle la gracia al diputado, el cual puede ser muy inculto, o puede mentir para dañar la imagen de los contrincantes, siguiendo la mentira. El PSOE como institución, con 140 años, debe estar por encima de las bromas de cualquiera de sus dirigentes. No puede quedar al albur de que alguien le señale o le indique la mentira que está sosteniendo, lo que acaba por dañar la imagen del propio partido. Difundir este tipo de mentiras y desprestigiar el modo de elección intrapartido supone mancillar la memoria de muchas y muchos militantes que pueden ver cómo desde un cargo de responsabilidad se dan muestras de infantilismo e incultura. Esa cuenta debería difundir noticias favorables al partido, las desfavorables de los demás, informar de decisiones tomadas y ya si, además, formase sería perfecta. El PSOE no es la ejecutiva federal, ni los numerosos cargos a lo largo y ancho de España, son sus militantes y la memoria de aquellos que lo fueron. Se desconoce si el Gestor o Gestora de la cuenta conoce la historia de España, o si es una persona de confianza de Simancas, pero hacer el ridículo sería mejor evitarlo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + dos =