Normalmente mirar los perfiles de Ciudadanos, da igual el lugar, la persona o los trolls, es acercarse a una realidad paralela donde sólo ellos y ellas están en posesión de la verdad. Una realidad donde todo lo bueno que surge en la política actual es gracias, y sólo gracias, a su acción política. Da igual que quince minutos antes estuviesen opinando y hablando en sentido contrario, al final todo es gracias a la formación naranja. España sería una ruina sin su intervención cuasi-divina. Un populismo sistémico, como he reflejado en otro lugar, mucho más peligroso que el populismo de centro del que hablase Alain Minc sobre Macron. Más peligroso porque el cuñadismo (versión sistémica del populismo) y la posverdad ocultan la verdad, acaban distorsionando la realidad para ocultar las propias carencias y los intereses ocultos de la formación naranja.

Así, llevan dos días los perfiles del Ciudadanos Madrid, con la inestimable ayuda de Albert Rivera (el hombre de la casa del millón de euros) lanzando diatribas contra PP y PSOE, olvidándose prácticamente de aquellos que eran sus antagonistas Podemos. Igual el pacto electoral, que se quedará en nada, porque no tienen claro qué quieren, y no saben cómo hacer lo que proponen, les hace ser “amiguitos” ahora (como los críos en el patio del colegio). El caso es que han debido observar la encuesta del CIS y se han lanzado a atizar a PP y PSOE, recuperando aquello de la vieja política y los pactos entre el bipartidismo. Excitados por la posibilidad de situarse los primeros en las encuestas y hacerse con el poder (por el simple poder), hacen del marketing político un mecanismo de posverdades. Que es lo mismo que decir que mienten a sabiendas.

Proposición No de Ley para la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil.

Comenzando por el mismo miércoles, Ignacio Aguado sonriente presentó una Proposición No de Ley (PNL) a fin de que el gobierno de la Comunidad de Madrid inste al Gobierno de M. Rajoy a equiparar los salarios de policías y guardias civiles a los de las policías autonómicas. Algo que llevan defendiendo desde que vieron que podían rascar votos, que les permitía sumar a su españolismo carpetovetónico tan utilizado con respecto a Cataluña, y que, no hay que olvidarlo, es de Justicia. Nuestros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado deben estar bien pagados y, que esto lo olvidan con frecuencia en Ciudadanos, trabajando con dignidad (el número de suicidios es preocupante).

Todo perfecto y un acto de Justicia, pero que sólo es puro marketing y populismo (cuñadismo). Es una utilización torticera de una reclamación digna ya que la Asamblea de Madrid debatió y aprobó hace cuatro meses eso mismo. Bueno igual no con las  mismas palabras, las mismas comas, las mismas tildes, pero sí lo mismo. La PNL 151/17 RGEP 10508 recogía en su punto número 4: “Instar al Gobierno de España a reconocer la labor que desarrollan el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, emprendiendo una estrategia clara para una equiparación de los salarios de estos dos cuerpos de Seguridad del Estado con otros cuerpos de seguridad pública”.

¿Por qué lo vuelven a solicitar? Primero por quedar bien con sus nuevos amiguitos del patio político (policías y guardias). Y, segundo, que es casi más importante, para que cuando se rechace puedan decir que PP, PSOE y/o Podemos niegan su apoyo a ese gran colectivo. En ningún momento se dirá que están duplicando el trabajo a la Asamblea madrileña, ni que no sabían. Siempre buscarán excusas para ser ellos y ellas los que queden bien y los demás mal. Y no es la primera vez que apoyan un proyecto sólo por apoyarlo, la diputada Susana Solis ya demostró que se puede hacer. Populismo, demagogia, generación de una realidad paralela para ganar votos a derecha e izquierda nada más.

Protección a los denunciantes por corrupción.

El jueves ya ha sido la completa plasmación de la posverdad naranja. De la utilización del cuñadismo, del populismo sistémico, para acabar con los contrarios. Y, por qué no decirlo, un ataque de cuernos del señor Aguado. Desde Ciudadanos habían presentado una Proposición de Ley de Enmienda Total a la Ley de Protección Integral de los Funcionarios Denunciantes de Corrupción de la Comunidad de Madrid, que ellos mismos apoyaron no hay que olvidar. Igual que había hecho el PSOE en términos similares. Un amor por los denunciantes que también es nuevo. En 2016 cuando el teniente Segura y Ana García acudieron al Congreso de los Diputados no les prestaron mucha atención, como pude comprobar in situ. Pero ahora también quieren ser amiguitos de estas personas.

El caso es que el PP ha apoyado la propuesta de mejora de la Ley del PSOE y rechazar la propuesta de Ciudadanos. Claro, a Aguado y sus boys and girls no les ha sentado nada bien. Así, utilizando el poder mediático que les confieren sus lobbies y apoyos en la sombra, se han lanzado a difundir su posverdad de la vuelta de lo viejo. Cuando realmente, la propuesta del PSOE era mucho más garantista y protectora, según expertos consultados, que la de Ciudadanos. Incluso Albert Rivera ha salido a difundir las mentiras haciendo gala del populismo. Afirma en un tuit el Maestro de la Logia naranja que: PP y PSOE se unen para tumbar la ley de Cs para proteger a los funcionarios que denuncien casos de corrupción política”. Mentira.

En primer lugar, la propuesta de Cs no es una propuesta de Ley en sí, sino una enmienda a una ley existente. En segundo lugar, como Cs no ha gobernado nunca la ley no puede ser suya sino de otros. Y en tercer lugar esconde, como hacen los populistas y amantes de la posverdad, que se ha aprobado una enmienda a la ley que no es la suya. No comprenden en Cs que aunque las leyes. Mociones o propuestas no sean suyas también pueden ser buenas. Incluso pueden ser bastante mejores. Pero la verdad puede ser negada en favor de obtener más votos y engañar a la ciudadanía con frases sencillas. Raro es que no haya pedido ir a tomar café a Antena 3 para quejarse más.

La Cámara de Cuentas.

El último cabreo del día que les ha llevado a utilizar la máquina del fango, de la posverdad, del populismo naranja, ha sido el rechazo a su propuesta para cambiar la composición y forma de la Cámara de Cuentas madrileña. Al menos esta vez la defensora de la propuesta, Solis, sí conocía el proyecto. Un proyecto que, curiosamente, introducía algo incomprensible para un órgano que se pretende fiscalizador. Que la composición fuese unipersonal. Con el riesgo que ello supone. A una sola persona es más sencillo manipularla, que los lobbies puedan orientar su acción, o que sus preferencias partidistas queden patentes en sus resoluciones, por mucho que provenga del exterior de los partidos políticos. Pensar que hay personas santas, ni en la iglesia últimamente.

La falsedad en esta ocasión es la despolitización de la Cámara de Cuentas. Aducen que tiene que ser una persona de prestigio y demás cualidades que siempre indican todos los partidos y que nunca cumplen, pero ¿cómo se garantiza las despolitización? Es imposible. Es más, todos los grupos apoyan que los partidos políticos queden muy al margen. Pero quieren una dirección colegiada, en el buen sentido democrático. Piensan en Cs que una persona todo lo puede como sucede en el interior de su partido, donde mandan los menos y los demás callan y siguen sin opinión propia.

De hecho el rechazo se produce porque, de las propuestas que han manejado los distintos partidos, (el PSOE ha presentado su propia propuesta) lo que defendía Ciudadanos es con diferencia la más simple e ineficaz, al menos en papel, para que la Cámara de Cuentas funcione correctamente. Pero claro, esto no lo pueden decir. Ellos y ellas se limitan a mandar una propuesta, medianamente aceptable, para tener una justificación y decir que los demás partidos no luchan como ellos contra la corrupción, que los demás son malos por rechazar sus propuestas, y que la culpa de todo es de Cifuentes (y en otros lares de Rajoy, Puig o quien sea). Una propuesta de posverdad para poder seguir rascando votos. Aunque una propuesta bastante pobre técnicamente.

Pero toda la acción de Ciudadanos para lo que de verdad sirve no es para legislar sino para que Aguado pueda sacar un tuit contra Cifuentes y seguir con su campaña electoral perpetua contra el PP y, ahora, el PSOE. Ni las propuestas eran adecuadas, ni la maravilla más maravillosa de la legislación mundial, aunque ellos y ellas piensen que sí. Una oda a la posverdad de los niños y niñas mimadas del establishment.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 4 =