Mentir para generar un estado de opinión. Esto es lo que está haciendo el Partido Popular de Pablo Casado para hacer oposición al Gobierno. La última, además del bochornoso pleno en el Senado en el que se requería la presencia del presidente cuando éste se hallaba en Davos, ha venido en forma de tuit:

En ese mensaje el Partido Popular vuelve a sacar del baúl a ETA como elemento para desgastar al Gobierno: «Pedro Sánchez acepta una reivindicación histórica de ETA y cede prisiones al País Vasco». Este es un texto populista y la demostración clara de la bajeza moral que el partido que antes representó al centro derecha y que con Casado está escorándose hacia el posicionamiento ultra de Vox. Al igual que los de Abascal, el PP está utilizando los sistemas de propaganda populista basados en los principios de Joseph Goebbels, sobre todo, el de la orquestación, por el cual se lanza una mentira y se repite constantemente para que el pueblo lo convierta en verdad. Ahora, con las redes sociales y con las aplicaciones de mensajería, esto se simplifica ya que, en segundos, la mentira es recibida por millones de personas que, a su vez, la comparten y expanden su impacto.

Sin embargo, esta manipulación bastarda de una medida del Gobierno se cae por su propio peso, puesto que lo que ha hecho el Ejecutivo de Pedro Sánchez es cumplir con la ley. La competencia de prisiones está incluida en el Estatuto de Autonomía del País Vasco, al igual que en otras comunidades. Sólo Cataluña y Euskadi las reclamaron. La primera ya las tenía y ahora el Gobierno de Pedro Sánchez ha cumplido con una Ley Orgánica que fue votada en referéndum con un 90% de votos positivos y que fueron refrendados en el Congreso de los Diputados. Bueno, hay que recordar que el Partido Popular hizo campaña en aquel referéndum por el NO, como ya hizo Aznar con respecto a la Constitución.

El partido presidido por Pablo Casado, en su busca del voto de extrema derecha, utiliza la mentira y la manipulación aprovechando que la gran mayoría de los españoles desconoce que en el Estatuto de Autonomía de Euskadi estaba recogida la transferencia de las competencias penitenciarias. Por tanto, ¿qué tiene que ver ETA con esto? ¿Es censurable que un gobierno cumpla la ley?

Casado tiene la obligación de hacer oposición, es el papel que le toca. No se espera de él que utilice la táctica de «sana, sana, culito de rana» de Rubalcaba, pero lo que se le exige a un partido que ya ha gobernado y que debería conocer las leyes es lealtad y no utilizar la mentira y la manipulación, aunque, viendo la historia del Partido Popular, que ganó las elecciones con un programa falso o que metió a España en una guerra ilegal, ¿qué se puede esperar?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × dos =